La duda

Descartes llegó a la existencia por la duda. Puedo dudar de todo -pensó- menos del hecho de que dudo.

 

El personaje de "Memorias del subsuelo" está convencido de que el hombre ama el sufrimiento, pues éste es negación, duda, y la duda es el único motivo de la conciencia.

 

Sin la duda me puedo abandonar a los instintos.

 

Sin la duda todo es fácil y rectilineo.

 

Sin la duda la conciencia se hace innecesaria.

 

 

Y la conciencia ocupa -según Dostojewski- el rango más elevado en la escala de valores del hombre. Donde no hay duda no hay esperanza. Donde la duda acaba no solo no hay nada más que hacer, sino tampoco nada más que buscar.

 

Y eso nos atemoriza.

 

Pues el ser humano tiene un miedo instintivo, inherente a su naturaleza, a alcanzar la meta. A dejar de dudar.

 

Como ser imprudente que es, ama el proceso de aspirar pero le teme, como a ninguna otra cosa, a la llegada. Y puede que por ello el sentido de la vida humana no sea más que eso; un constante aspirar sin llegar nunca.

 

A aspirar dedicamos nuestra vida, por aspirar lo sacrificamos todo, pero encontrar, llegar... eso nos aterroriza. Puede que sospechemos que al final de la escalada no hay nada y que una vez ALLÍ nos encontraremos con que atisba muerte.

 

 

El hombre cínico de las profundidades se pregunta también porqué estamos -a pesar de la obviedad de nuestra querencia por el sufrimiento- tan irrevocanlemente convencidos de que sólo lo normal, lo positivo, solo la felicidad es ventajosa para nosotros.

 

Seguramente esta creencia que sigue las leyes de la lógica no sea aplicable a la naturaleza contradictoria del ser humano.

 

¿No ama el hombre, en la misma medida que la felicidad, el sufrimiento, el caos y la destrucción?

 

Sin ellos, sin la duda, sin el caos, sin la destrucción llegariamos a la meta y que allí nos encontrariamos con que 2+2 son 4 y ...

 

¿después?

 

 

Es por eso -nos dice el hombre de las profundidades- que nunca renunciaremos a nuestros males.

 


Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    juan luis (martes, 10 febrero 2015 08:02)

    Los hombres, ante la duda, lo tenemos claro........