Defensa de la tristeza

Hace diez años llego a mis manos un poema de Benedetti. Se llamaba Defensa de la alegria y era fácil identificarse con su mensaje. Decía cosas como:


Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
(...)

defender la alegría como un principio
defenderla (...) de los graves diagnósticos

(...) defender la alegría como una bandera

(...) defender la alegría como un destino

 

Terminaba con un verso enigmático que no llegue a entender (y  no encajaba en el poema!):


(defenderla) también de la alegría.

 

Han pasado diez años y la vida me ha abierto los ojos.

 

Hace unos días me mandaron este poema de Machado:

 
"Me dijo una tarde
de la primavera:
Si buscas caminos
en flor en la tierra,
mata tus palabras
y oye tu alma vieja.
Que el mismo albo lino
que te vista, sea
tu traje de duelo,
tu traje de fiesta.
Ama tu alegría
y ama tu tristeza,
si buscas caminos
en flor en la tierra.
Respondí a la tarde
de la primavera:
Tu has dicho el secreto
que en mi alma reza:
Yo odio la alegría,
por odio a la pena.
Mas antes que pise
tu florida senda,
quisiera traerte
muerta mi alma vieja."

Siempre pensé que los poetas eran los mejores psicólogos pues eran capaces de transmitir sin nombrar.

Los psicólogos a veces pecamos de aquello que asustaba a Rilke;

"me espantan las palabras de los hombres,

dicen todo con harta claridad:

esto se llama perro, aquello casa."

 

Esta segunda poesia (Machado) explica el último verso de Benedetti.

 

No hay alegría sin tristeza.

 

Tendemos a huir de la tristeza. Pensamos que si nos alcanza tomará posesión de nosotros y nunca más podremos librarnos de ella.

 

Nada más lejos.

 

La tristeza no es para siempre.

 

Lo que es para siempre es la huida.

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Ramon (sábado, 02 noviembre 2013 12:44)

    Tu frase final me trae a la memoria otra frase latina: "Tempus fugit". Esta expresión es más psicológica que lo que se entiende en física como "la flecha del tiempo". La huida del presente, en las personas que tienen memoria, no pierden la cola que constituye su pasado, y si ello ocurre a veces, ocurre con la cola como en las lagartijas, "vuelve a crecer".

  • #2

    Juan Luis (jueves, 07 noviembre 2013 11:55)

    Dices que la tristeza no es para siempre.....y lo dices con "alegria" (en su tercera acepcion de la RAE). La Tristeza -y esto es un descubrimiento total y contrastado- produce Satisfacción.....como un estupefaciente cualquiera, y de la misma manera que existe una adiccion hacia este tipo de sustancias, uno se vuelve adicto a ese tipo de emoción (¿recuerdas la septima acepcion de "sufrir" en la RAE?). Salir de esa Satisfacción que nos produce la Plena, Intima y Absoluta Exclusividad que genera la Tristeza, salir de eso como te digo exige cambiar ciertos aspectos de nuestras rutinas pensativas o reflexivas......vamos....digo yo.