Shades of Love

Es muy típico -dijo mi amiga; después de llevar años creyendo llevar una relación estable, (durante los cuales a la pareja se le suponen todas aquellas virtudes que uno desearía que tuviese o que creyó descubrir en él/ella durante los felices meses de enamoramiento) de pronto, casi siempre por tener que tomar una decisión un poco transcendental, empiezan la discusiones.

 

Y de un día para otro uno se da cuenta de que el cónyuge no es quien creíamos que era. Que tiene ideas propias. Y lo peor: que estas son incompatibles con las nuestras.

 

Ese el principio del fin.

 

No hay nada que indique que en épocas pasadas esto fuese de otro modo. Aunque puede que antes no esperásemos tanto de una pareja y los criterios para juzgar al otro fuesen menos inalcanzables. También cabe la posibilidad de que antes todo fuese incluso peor (y que la gente no fuese más feliz), pero que el sufrimiento se aceptase como parte de la vida. O tal vez lo que no sabíamos -al no existir los medios publicitarios que nos lo restriegan constantemente por la cara- era que las cosas podían ser distintas.

 

La socióloga hebrea Eva Illouz, tomando como referencia el Bestseller actual "50 Shades of Grey" analiza lo que ella llama el nuevo orden del amor.

 

Lo que me parece interesante de Illouz es que hace hincapié en la parte negativa de la asimilación de la doctrina del feminismo por la sociedad.

Comenzando por la constatación de que los hombres que han asimilado sus reglas (las del feminismo) pierden toda espontaneidad -y con ello trágicamente la iniciativa- para iniciar el contacto con una mujer, al verse obligados a disimular cualquier indicio de deseo sexual, hasta llegar a la añoranza de la mujer por el hombre masculino o quizás sólo lo masculino en el hombre-, con la cual Illouz explica el éxito de la novela.

 

Para quién no haya leído la trilogía, decir que el libro trata básicamente de las deliberaciones de Anastasia y su lucha por encontrar un equilibrio entre amor/compromiso y autonomía.

La protagonista se enamora de un hombre potente y atractivo, pero consciente de su incapacidad para comprometerse. La relación comienza siendo -y ahí radica el éxito aparente de la novela- una relación sadomasoquista en la cual la inocente Anastasia acepta someterse a toda clase de prácticas, en las cuales el propósito es satisfacer a Grey.

 

Según Illouz, el éxito de esta novela no se debe a su valor erótico, sino a la solución que ofrece a los dilemas de las parejas heterosexuales modernas.

 

¿Cuáles son estos dilemas?

Según Illouz:

  • La falta de claridad de los roles: hoy en día el hombre y a mujer intercambian cualidades masculinas y femeninas, convirtiendose en seres andróginos y produciendo con ello mucha inseguridad a la hora de saber como comportarse. La relación sadomasoquista que se muestra en el libro proporciona una solución a este dilema en tanto que muestra la capacidad potencial que tiene el hombre para evadirse de los roles y las posiciones sociales. Estudios que se han hecho sobre el tema muestran que muchas veces son justamente los hombres en posiciones de poder los que toman la parte masoquista cuando se aventuran en relaciones SM.
  • La contradicción entre la búsqueda de autonomía por una parte y compromiso por otra produce inseguridad y miedos difusos. La relación SM permitiría transformar estos miedos e inseguridades difusos en dolor físico concreto y controlable. Además si uno logra extraer de este dolor tambien cierto placer, podrá dotar de sentido a la experiencia. 
  • El aspecto consensuado de la relación. Las relaciones heterosexuales modernas se basan en un consenso mutuo, en negociaciones constantes, esperar que de este proceso tan poco sexy surja, y se mantenga el deseo sexual se ha desenmascarado como una ilusión.

La relación SM en la novela se presenta como un compromiso entre los roles tradicionales (machistas) y los modernos, que nos permitiría aprovechar las ventajas de ambos.

 

Qué es lo que añoramos pues de los viejos roles, machistas, tradicionales y desiguales por definición.

Según Illouz:

  • La claridad de los roles y con ello la seguridad que ofrecían. Igualdad significa más libertad pero tambien más inseguridad. 
  • El compromiso emergente, al necesitar cada uno del otro por poseer cualidades complementarias. Por el contrario de la igualdad emergería más bien la conciencia de las propias necesidades y derechos, lo cual no sería una buena base para que aparezca el compromiso.
  • Y por último, unos roles definidos que no precisan de negociaciones constantes, con lo cual la relación ganaría en espontaneidad (y perdería en necesidad de negociación constante).

 

Illouz explica el éxito del libro con la existencia de un inconsciente social que esta novela articula:

el desconcierto de las parejas heterosexuales actuales.

 

Y parece que ha la solución- al menos su parte sexual - que ofrece ha hecho mella en la sociedad pues la venta de juguetes sexuales que aparecen en el libro ha explotado en EEUU.

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Llauisset (domingo, 25 agosto 2013 19:25)

    Yo creo que es más de no entender lo que es la libertad. Estoy empezando "el miedo a la libertad" de From, y trata lo mismo, pero aterrizándolo más en las relaciones político-sociales. Todo conlleva responsabilidades; a mayor poder de acción (libertad), mayor responsabilidad. Por ejemplo , si hay libertad de hablar, cosa que la dependencia machista restringía mucho, pues se puede experimentar muchos más; cosa que muchos hombres machistas no utilizaban, sin pasar del misionero...
    Ahora en el terreno íntimo que cada cual juegue el papel que quiera, eso sí lo comparto.

  • #2

    Georgia Ribes Zankl (lunes, 26 agosto 2013 15:18)

    y que es exactamente lo que no compartes?

  • #3

    Llauisset (martes, 27 agosto 2013 17:11)

    La añoranza por el machismo; la comodidad de los papeles preestablecidos.

  • #4

    georgiaribes (martes, 27 agosto 2013 21:59)

    quien anora el machismo? ninguna mujer en su sano juicio querría volver atrás, ni renunciar a todo lo positivo que trajo la revolución feminista consigo, pero, y esa es la tesis, la resonancia del libro no puede ser casualidad, y que algo sea positivo no quiere decir que no tenga una parte negativa y que se nombre esta parte no quiere decir que se anore todo el pack.

  • #5

    Ramón (jueves, 29 agosto 2013 12:46)

    La veleta es libre para orientarse horizontalmente frente al viento a condición de minimizar la resistencia vertical. Este ejemplo, lo aducía mi primer profesor de filosofía, para apoyar la tesis de que la "libertad total no existe". Después he leído mucho y re-flexionado más. De Fromm, además del que cita Llauisset, tengo un librito "Marx y su concepto del hombre" del que recomiendo el Cap. 8 (3 páginas) "Marx, el hombre" que termina así: "Representaba (Marx) ese mismo concepto del hombre que constituía el centro de su pensamiento. El hombre que "es" mucho y "tiene" poco; el hombre que es rico porque tiene la necesidad de sus semejantes". Esto lo desarrolla, no en una novela, como Illouz, sino como una tesis Agnes Heller en su libro "Teoría de las necesidades en Marx".
    La complementariedad entre las necesidades del hombre y la mujer no consigo reducirlas al circulo que forman el "yin y el yang". Tampoco a la explicación platónica del demiurgo. Al hombre, como sistema complejo, y a la mujer como sistema "más" complejo aun, (por poseer sistemas que en el hombre no funcionan) creo que les son aplicables algunas de las ideas de Ortega y Gasset, como la que dice que "el hombre es un animal para quien lo superfluo también es necesario". O sea que los seres vivos son "sistemas abiertos". Cerrarse es ser "cerril" (ver Real Academia Española)