Tabu

Un tabu es una conducta moralmente inaceptada por la comunidad.

 

Los tabus cumplían en las sociedades primitivas -y lo siguen haciendo en la actual- funciones importantes de cohesión social e identidad grupal. Son los antecedentes a las leyes y su incumplimiento, hoy como ayer, es severamente castigado.

 

Cada grupo social tiene sus tabus, aquellos aspectos sobre los que no se puede hablar. Estos se transmiten de generación en generación de forma indirecta y casi siempre inconsciente.

 

El lenguaje es un vehículo potentísimo de transmisión de tabus, su potencia radica en que no somos consciente de esa función suya.

 

Que el lenguaje sirve para comunicarnos lo sabemos, pero que tambien acota aquello de lo que se puede hablar no es tan obvio.

 

 

Cuando un niño comienza a hablar muere un poco, pues acepta este marco.

 

Wittgenstein decía aquello de que "de lo que no se puede hablar hay que callar"; hay aspectos vivenciales que por motivos no siempre inocentes no tiene cabida en el lenguaje.

 

A menudo se podría decir que "de lo que no se puede hablar no existe". Oficialmente. Y cuando los niños, o los esquizofrénicos comienzan a nombralo -para lo cual a menudo necesitan inventar un lenguaje- se les penaliza; se les tapa la boca literalmente.

 


Hay un tabu muy potente que ni la secularidad ni la psicología ha conseguido romper.

 

El tabu del cuarto mandamiento: Honraras a tu padre y a tu madre.

 

Parece sobreentenderse que los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos. En mi trabajo con niños he aprendido que esto no es cierto. 

 

 A veces los padres no quieren lo mejor para sus hijos, a veces quieren lo mejor pero hacen otra cosa, a veces están ocupados en sobrevivir y no tienen tiempo de querer nada para ellos....se dan todas las posibilidades.


Y si es cierto que homo homini lupus, las personas que más capacidad tienen de hacernos daño -por obra u omisión- son los padres. Simplemente porque están ahí -o no- en nuestra etapa más vulnerable. En la etapa en la que más indefensos e impotentes somos.

 

Pero la rebelión contra los padres rara vez ocurre, y cuando ocurre va acompañada de fuertes sentimientos de culpa -que suelen sofocarla rapidamente.

 

 

Y la naturaleza parece ser sabia y haberse ocupado de que no tengamos conciencia de nuestra época más vulnerable, de nuestros primeros años de vida. En los primeros tres años de vida se desarrolla, en interacción con el medio, nuestro cerebro, se sientan los cimientos de nuestra personalidad.

 

Estos son, en realidad, los años más importantes de nuestro desarrollo.

 

Quién sabe si seguiriamos existiendo como especie si fuesemos conscientes de ellos.

 

 

Pero menos mal: de lo que no se puede hablar no existe.

En esta noche en este mundo

 


Las palabras del sueño de la infancia de la muerte
nunca es eso lo que uno quiere decir
la lengua natal castra
la lengua es un órgano de conocimiento
del fracaso de todo poema
castrado por su propia lengua
que es el órgano de la re-creación
del re-conocimiento
pero no el de la resurrección
de algo a modo de negación
de mi horizonte de maldoror con su perro
y nada es promesa
entre lo decible
que equivale a mentir
(todo lo que se puede decir es mentira)
el resto es silencio
sólo que el silencio no existe


II

no
las palabras
no hacen el amor
hacen la ausencia
si digo agua ¿beberé?
si digo pan ¿comeré?


III

en esta noche en este mundo
extraordinario silencio el de esta noche
lo que pasa con el alma es que no se ve
lo que pasa con la mente es que no se ve
lo que pasa con el espíritu es que no se ve
¿de dónde viene esta conspiración de invisibilidades?
ninguna palabra es visible

sombras
recintos viscosos donde se oculta
la piedra de la locura
corredores negros
los he recorrido todos
¡oh quédate un poco más entre nosotros!

mi persona está herida
mi primera persona del singular

escribo como quien con un cuchillo alzado en la oscuridad
escribo como estoy diciendo
la sinceridad absoluta continuaría siendo lo imposible
¡oh quédate un poco más entre nosotros!


IV

los deterioros de las palabras
deshabitando el palacio del lenguaje
el conocimiento entre las piernas
¿qué hiciste del don del sexo?
oh mis muertos
me los comí me atraganté
no puedo más de no poder más
palabras embozadas
todo se desliza
hacia la negra licuefacción


V

y el perro de maldoror
en esta noche en este mundo
donde todo es posible
salvo
el poema


VI

hablo en fácil hablo en difícil
sabiendo que no se trata de eso
siempre no se trata de eso
oh ayúdame a escribir el poema más prescindible
               el que no sirva ni para
               ser inservible
ayúdame a escribir palabras
en esta noche en este mundo

Escribir comentario

Comentarios: 0