El salto cuántico

La locura todo lo cura, dice la canción.

 

La locura- y su forma socialmente aceptada, la fe (en la politica, la economia, la religión, el estado o en lo que sea) tiene al menos dos funciones:

  • nos protegen de una realidad que sospechamos no podemos soportar (penas, conflictos, tristezas, pérdidas, finales, traumas....)
  • y nos libra de  responsabilidades (por no verlas o por delegarlas).



El ser humano sólo soporta la realidad dosificada; dónde comienza su impotencia suele terminar su realidad.

 

Nuestra mente se encarga de gestionar estos conflictos con independecia de nuestra voluntad. Las soluciones pueden verse como saltos cuánticos del pensamiento:  abandonamos una realidad para pasar a otra.

 

Veamos algunas de las estrategias de nuestra mente.



Estrategias para no sufrir (o sufrir menos):

 

1) La Fe

 

Seguramente la más extendida y sana. Se trata de adherirse a cualquier locura colectiva. Así nos dotamos de identidad y delegamos responsabilidades.

 

La fe es ese punto donde nuestro cerebro decide dejar de pensar y comienza a confiar.

 

2) La locura(o delirio personal)


Cuanto más individualizada menos efectiva pues más trabajo nos supondrá defenderla de ataques externos (psiquiatricos, por ejemplo, pues la sociedad teme las locuras personales y prefiere a un individuo triste antes que a uno loco)

 

 

La fe es más recomendable pues si es verdadera nos permite confiar plenamente.


 

Estrategias contra el miedo:

 

Tener miedo es necesario para nuestra supervivencia. El miedo nos avisa de que hay peligro. Pero el miedo como estado nos hace enfermar.

 

El miedo tiene que estar localizado pues es más soportable tener miedo a algo concreto. Quizás la forma más sana de miedo sea la llamada fobia simple.

 

1) Las fobias simple



La sensación vaga de amenaza se concentra en un objeto o una situación, objeto o animal, algo que sea localizable, tangible, concreto. Algo que podamos temer y evitar. Por ejemplo una lagartija.

 

Las fobias simples son fáciles y rápidas de tratar, pero estas terapias cortas y sencillas tienen un problema; al eliminar la solución aparece el problema; cuando el miedo a lo concreto desaparece, el miedo en abstracto vuelve.

 

2) Las obsesiones

 

Una obsesión es una idea fija alrededor de la cual giran todos nuestros pensamientos.

 

A diferencia de las estrategias para no sufrir, las estrategias contra el miedo son más flexibles, todavía no se ha producido el salto cuántico, se mueven un punto crítico, un punto de inflexión. Desde la obsesión tenemos varias opciones; volver a la realidad, saltar a la locura -o a la fe- o permanecer, aunque esta última sea quizás la opción más dura y la que más energía consume.

 


La obsesión tambien frena el pensamiento, pero tiene la desventaja de que no nos tranquiliza pues este no para sino que comienza a girar en espiral.


La fe cura y la obsesión enferma, agota.

 

Por eso los locos no van a terapia y los obsesivos si.

Las obsesiones pueden deshumanizarnos. En la película "La vida es bella" de Roberto Benigni hay un nazi obsesionado con los acertijos. Tán centrado está en intentar resolverlos que deja de  percatarse de lo que pasa a su alrededor; no percibe el gesto sulicante del judio - atónito ante su ceguera. Su obsesión le impide pensar, que es lo más práctico que puede hacer en su situación.

 

La obsesión no solo puede despojarnos del sentido de la realidad sino tambien de toda empatía.

 

 

En la película de John Carpenter "They live" el protagonista encuentra en un descampado de Los Angeles unas gafas que permiten al que las lleva ver la esencia. Las gafas despojan al mundo de mentiras, falsedades y demagogias. 

 

El mundo a traves de estas gafas es aterrador y la resistencia a ponerselas -el miedo a la libertad- queda patente en la escena en la que John Nada intenta convencer a su amigo de que se las ponga y se ve obligado a utilizar la violencia.

 

Puede que ponernos las gafas no sea la mejor solución,  no nos aportaran consuelo ni tranquilidad, pero es la única opción que podemos elegir libremente.

 

Y sobre todo es la única que nos permitira movernos.

 


Escribir comentario

Comentarios: 0