Berlín: ciudad de goces y sombras

En la intimidad de la consulta la gente habla de cosas, que en su rutina diaria -por diversos motivos- no tienen cabida.

 

De las sombra, del lado oscuro, de lo ocultable.

 

En mi opinión deberiamos hablar más y más abiertamente de esa parte de la realidad, que tan poco nos gusta mostrar.


Tomemos el caso de Berlín. En principio la ciudad sorprende por la gran tolerancia de sus barrios mas concurridos: toda variedad de estilos y culturas parecen tener cabida aquí.


Cuando llegas a Berlín una sensación de libertad se apodera de tí; piercing, tatuajes, drogas todo parece ser normal y estar aceptado aquí.

 

En Berlín nadie se sorprende -ni te mira- por llevar el pelo fuxia o la cara perforada.Aquí puedes vivir, por fin, tu lado más loco.

 

Sin embargo, andando el tiempo te vas percatando de que esta tolerancia no es otra cosa que indiferencia.


En Berlín la gente no se comunica en los espacios públicos y hay mucha gente muy sola.

 

Y esto explica en parte que ésta ciudad, llena de jovenes, sea una ciudad de singels. 

 

Encontrar pareja puede convertirse en un trabajo fatigante, y eso a pesar de la proliferación de programas como Tinder, destinados a facilitar los contactos.


En una ciudad como Berlín, los temas más existenciales -como la soledad- afloran al cabo de poco tiempo a la superficie. Incluso la libertad, puede acabar siendo un fastidio.

Berlín puede acabar metamorfoseada en una ciudad hostil dónde, a pesar de la enorme oferta cultural y social, te acabes sintiendo más solo que nunca.

Y encima esta soledad te puede doler doblemente pues puede que acabes pensando:

 

- Algo falla conmigo, estoy en Berlin (!) y no disfruto.


Zizek, el polifacético filósofo habla de un sufrimiento genuino en las sociedades modernas. 

 

En un lugar donde las restricciones tradicionalistas (morales y religiosas) han perdido gran parte de su peso, las redes sociales -Faceboock y demás- han asumido sigilosamente su función, y sus códigos morales son tan difíciles de eludir como los de antaño, o más.


El más importante es: Goza, Disfruta, Diviertete.


-Goza!, nos dice nuestra voz más íntima. Y como no lo conseguimos, al menos intentamos aparentarlo.

Escribir comentario

Comentarios: 0