Psicoblog

sáb

17

jun

2017

Leyendas

Decía Leopoldo Panero en "El desencanto" que hay dos versiones del pasado, la leyenda épica y la verdad. El psicoanalista Lacan hacía una diferenciación aun más precisa cuando hablaba de lo real (lo que ocurrió), lo simbólico (lo verbalizable) y lo imaginario (el espacio que queda para la fantasia).

 

Y es que el pasado nos afecta no únicamente como pasado, sino también como versión del pasado que cada uno de nosotros lleva consigo, su mitología personal.

 

Que al los padres les debemos la vida y mucho más es algo lo suficientemente machacado socialmente e interiorizado por la mayoría de nosotros como para que sea necesario hablar de ello.

 

Pero toda historia tiene un negativo, y de ese negativo sí tiene sentido hablar.

 

Y esto que parece tan sencillo resulta ser practicamente imposible de llevar a la práctica, por las consecuencias que se derivan de ello. Pues al cuestionar nuestro pasado no solo cambiar nuestra versión de él sino, también la versión de los seres que a él pertenecieron; nuestros padres, por ejemplo. 

 

Y la mayoría de los hijos vivimos aferrados a una visión idealizada de ellos o cuanto menos sesgada en positivo.

 

Mientras dependemos de ellos tiene sentido que sea así pues, por mal que nos traten, de ellos dependen nuestras vida y esto es algo que todo niño sabe intuitivamente pero.. ¿y después? Podríamos ser libres para eligir nuestra versión, incluso la naturaleza parece empujarnos hacia ello!, ¿no es el sentido de la adolescencia cuestionar a los padres?.

 

Pero siempre volvemos a ella, a la leyenda épica, pues todo nos empuja hacia allí. La sociedad solo nos ofrece una versión de la paternidad, la del padre/madre amante, solicito y que se desvive por sus hijos.

Eso es un padre.

Un hijo es, sin embargo, un ser más ambigüo, con más matices.

Los hay malos, desagradecidos y que hacen sufrir a sus padres.

 

Los Panero se hicieron leyenda a partir del Desencanto. Casi sin pretenderlo la película cuestionaba algunos de los mitos sociales inamobibles, entre otros los asociados a la familia.

Pero el Desencanto -como todo- tiene muchas lecturas y cada uno de nosotros ve lo que la venda que nos cubre los ojos nos deja ver.  Y la mayoria de las vendas solo dejan ver el positivo. Tendría que agrietarse para que pudiesemos ver también el lado oscuro.

 

Casi al final de su vida, destrozado por el sufrimiento y rematado por lla psiquiatria, Leopoldo Panero fue entrevistado por Sanchez Dragó. En un acto de crueldad sin parangon este le tira una foto de su madre y le pregunta: ¿usted mato a esta mujer?

 

No cabe duda; la venda de Sanchez Drago no tiene grietas.

 

Ni la de la mayoría. He visto casos extremos, casos en los que habría que cerrar los ojos para no ver causas, casos de maltrato infantil obvio y he visto también como la sociedad cierra los ojos (o no los abre) y sigue buscando el origen de las neurosis infantiles en los genes o en un cerebro maltrecho.

 

Es inútil buscar ahí, nuestras neurosis más profundas no vienen de dentro sino de fuera- aunque no de lejos: los conflictos del padre/madre, más o menos graves y más o menos resueltos, recaeran sobre el hijo convirtiendose en sus trastornos.

 

En la familia Panero el padre es condenado unanimamente (aunque post mortem) y el único delito de la madre parece ser su interés mórbido por las encinas. No somos responsables de nuestras locuras (aunque si de resolverlas), llegaron a nosotros cuando aun no podiamos defendernos.

Pero si lo somos de nuestros hijos.

Por suerte no todos somos padres, pero todos somos hijos. Y como hijos no podemos cambiar el pasado, solo podemos cambiar el enfoque. Y asumir las consecuencias que de este cambio se deriva.

Este acto nos haría más libres. Como individuos y como sociedad. Pero no podemos hacerlo solos, necesitamos apoyo.

Y este apoyo por desgracia no suele existir y seguramente nunca existirá pues el ser humano es cobarde por naturaleza y prefiere tomar partido por la mayoría. Aun a su costa.

 

Y el lado de la mayoría es siempre el positivo de la historia.

1 comentarios

jue

25

may

2017

El día que te olvide...

Cuando reflexionamos acerca de la memoria casi de forma inconsciente partimos de la base de que recordar debería ser positivo y olvidar negativo.

 

Aunque algunas veces deseariamos olvidar y no podemos.

 

Olvidar es necesario, y no es la mejor memoria la más adaptativa sino la más adaptativa, la mejor memoria.

 

Es decir, la memoria -como el resto de las funciones- esta subordinada a la supervivencia -que no a la felicidad. Y para sobrevivir es necesario seleccionar entre el alud de información que constantemente avasalla nuestros sentidos. Algunas de estas informaciones ni siquiera pasan la primera criba y nunca se convierten en recuerdos. Otras quedan en forma de impresiones más o menos conscientes y tan solo unas pocas son seleccionadas para formar parte de nuestra memoria biográfica (los científicos la llaman episódica). Esa narrativa que da sentido a  nuestras vidas y que luego adornaremos para rellenar incómodos huecos y adaptarla a la idea que tenemos y deseamos mantener de nosotros mismos. A eso nos solemos referir cuando hablamos coloquialmente de recuerdos.

 

El filtro que nos protege del aluvión de impresiones no esta desarrollado cuando nacemos y tendrá que hacerlo, con la ayuda activa de nuestros padres, que son los que nos protegerán -o no- de esta invasión.

Ellos son los responsables de dar forma al caos que invade al recién nacido y esta protección es incluso más importante que la estimulación.

 

Precisamente de un filtro eficiente es de lo que parecen carecer los niños que sufren de los "modernos" trastornos infantiles, como el autismo o el deficit de atención.

 

En cuanto a la memoria, las personas de memoria extraordinaria, como algunos savants, suelen tener déficits en otros ámbitos y estos suelen ser tan graves que los incapacitan como seres independientes. Pudiera ser que con su "no olvidar nada" pretendiesen entender algo que se les antoja básico para su supervivencia. Y que esa misma intención fuese responsable de su trágico destino, pues el cerebro, por si solo, posee un mecanismo -contrario- más efectivo: el olvido selectivo.

Asi lo expresaba Tammet, un savant de memoria extraordinaria:

 

"de pequeño resolví que si conseguía reunir suficientes recuerdos y someterlos a un patrón estadístico, podría predecir el comportamiento de mi madre"

 

La estrategia se puede dar por fracasada pues parece ser que la capacidad de procesamiento de nuestro cerebro es enorme, pero no infinita. Y este intento lleva al inevitable colapso.

 

Por otra parte, están apareciendo los primeros estudios científicos en los que se plantea si el olvido selectivo podría ser una buena forma de deshacernos de recuerdos dolorosos. Esa persona que nos amargó la vida, aquella situación en la que nos sentimos tán humillados...si puediesemos olvidarlo...seriamos más felices -pensamos.

 

Pero el efecto Cleparade dice, que para que una información nos afecte negativamente e influya potentemente en nuestro comportamiento no es necesario que seamos conscientes de ella. Esto Freud ya lo sabia, y postulaba que lo contrario era cierto.

 

Lo inconsciente nos mueve.

 

La lúcida e inteligente pelicula de Michel Gondry "No me olvides" nos da una idea de lo que podría pasar si borrasemos selectivamente nuestros recuerdos más tormentosos.

 

Y es que...¿con que rellenariamos los espacios vacios?

 

¿Nos condenaría, su ausencia, al eterno retorno?

 

3 comentarios

sáb

20

may

2017

El deseo femenino

"A diferencia del animal, el ser humano no posee un instinto que dirija su comportamiento, al contrario que en el pasado, ya no hay UNA tradición que le diga, que debe hacer, y así, actualmente, el hombre, parece no saber lo que en realidad quiere"

V. Frankl

 

Estamos desorientados.

 

Prueba de ello es la proliferación de programas con algoritmos que adivinan -se adelantan incluso- nuestros deseos. Estos apps nos dicen qué necesitamos, incluso antes de que seamos consicientes de ello. Gracias a sus espias -los coockies por ejemplo- leen nuestro inconsciente con una fiabilidad mayor que la nuestra, amenazando con darles la razón a neurocientíficos negacionistas del libre albedrio, al arrebatarnos la útima de nuestras libertades: la de desear.

 

La desorientación es un rasgo característicamente humano y abarca cada vez más ámbitos. Uno de ellos es el de la sexualidad.  Y me atrevería a decir que la femenina en mayor medida, pues parece ser que se confirma que, con respecto al sexo, el macho tiene un instinto más potente, lo cual también significa una guia más clara.

 

La pregunta sería, ¿qué desea realmente la mujer?

 

A los científicos les interesa el tema. Ya inventaron la viagra femenina. Mejorando la irrigación esperaban convertir a las mujeres en máquinas deseadoras. Llego la decepción; parece ser que por muy irrigados que esten los genitales femeninos, el deseo no aparecía.

 

El deseo femenino estaba pues en otra parte.

 

¿En el cerebro? se preguntaron a continuación y aprovecharon para intentar descifrar uno de los grandes dilemas de la humanidad: ¿cómo saber si una mujer finje el orgasmo?

 

Y es que se ha descubierto que el orgasmo femenino tiene un correlato cerebral distinto al del hombre. Durante el órgasmo a la mujer se le "desconectan" los centros responsables del control de conducta, dejándola totalmente fuera de control (esto podría ser el motivo por el cual la mujer, según Teresias, siente más placer).

Qué hacer, la solución, que a priori parece absurda, meter a la mujer en un escaner, no creo que lo sea tanto. Imagino allá en Silicon Valley muchos cerebros masculinos preparando un app para maridos celosos, que sería verdaderamente revolucionario.

 

Otra pregunta de interés: ¿Qué lleva a la mujer a buscar ayuda profesional ren el terreno sexual?

 

En el pasado, antes de la emancipació el motivo principal era la anorgasmia -que no hay que confundir con la falta de placer sexual. Hoy -ya emancipadas- es la falta de deseo sexual, lo que nos lleva a buscar ayuda.

 

Pero ¿qué significa exactamente "falta de deseo sexual". ¿Dónde está la linea roja?

Puede que midamosnuestro deseo con el masculino y sintamos que, de alguna manera, no llegamos.

Aunque independientemente del sexo de nuestra pareja lo normal es que las dos partes no seen lo mismo. No se si habrá muchas mujeres sin pareja que busquen ayuda por este motivo, pero quizás sea la parte dominante de la pareja la que le decida que es y que no normal, y la parte más débil acate y consulte a un especialista en busca de orientación y soluciones.

 

Personalmente no creo en los algoritmos del deseo y pienso que no hay nada más individual que aquello qué realmente deseamos. Y que el verdadero deseo rara vez es politicamente correcto.

 

En este sentido pienso que la mujer emancipada (sexualmente) no es la feminista, ni la que muestra sus pechos para protestar por cualquier causa, sino aquella que -en la intimidad de su dormitorio- se atreve a formular sus deseos sexuales más auténticos, aun cuando estos sean tan banales como la falta de deseo.

 

2 comentarios

mié

03

may

2017

El poder y la muerte

 

¡La muerte me cabrea!” exclama indignado un multimillonario.

Y para combatir el cabreo hace una transferencia generosa a una organización especializada en inmortalidad. 

 

 

Ni el miedo, ni la busqueda de soluciones a este problema son nuevos.

 

Filogeneticamente, desde que el hombre es hombre -y puede que sea precisamente eso lo que le hace humano- y ontogeneticamente desde que el niño toma conciencia de ella, la humanidad teme a la muerte.

 

Pero temer y confesar nuestros temores nos hace vulnerables y ningún poderoso quiere ser vulnerable.

 

Es mejor enfadarse y emprender, es decir, montar una start-up!

 

Las religiones, que viven del miedo de sus fieles, ya tenían el problema cubierto; la vida eterna, el paraiso virginal, la reencarnación...soluciones al gusto.

 

Pero eso era antes. Ahora nos saben a poco, ya no nos convencen, entre otras cosas porque en todas ellas hay que pasar por el incomodo tramite de morir antes.  Además ¿quién nos ofrece garantias?

 

Pero como decia un filosofo; donde está el problema, se vislumbra la solución. Y ahí la tenemos, la nueva religión, especial para nuestros tiempos, con garantia; la ciencia. Con fama de seria, durante mucho tiempo no se ocupo abiertamente de este problema, se fue acercando poco a poco... superar el cancer, curar el Alzheimer y, ahora ya sin tapujos: "VIDA ETERNA PARA TODOS!!", se leia en un serio semanario alemán. A la carta.

 

 

 

Ha caido el último tabu y los adeptos a la inmortalidad van saliendo del armario. Transhumanistas, tecnólogos, médicos, informáticos o simplemente millonarios: nadie quiere perderse esto.

 

 

Y no son los científicos los que han dado el último impulso a esta idea, sino, como no podría ser de otra forma, los informáticos. Están en Sillicon Valley. Silicon Valley es el paraiso de la tecnología. Son los pioneros. Acostumbrados a trabajar con máquinas y en un mundo virtual, ha acabado sacando conclusiones; si todo es posible en el mundo virtual, si no hay límites, ¿por qué va a haberlos en la realidad?, si podemos controlar las máquinas, ¿por qué no vamos a poder controlar la Naturaleza?.

 

 

Y como todo depende del contexto, lo que en algunos lugares sería calificado de delirio (de grandeza) es en Sillicon Valley -y de ahí al mundo entero- un proyecto multimillonario. Y es que ya hay más de 200 americanos -y otros tantos rusos- congelados (crionizados) esperando la resurrección y cada vez más personas respetables que afirman que ELLOS no van a morir.

 

Dicen que el hombre se caracteriza por no aceptar límites, pero..¿qué hombre?, ¿ese que se arrastra cada día a su trabajo absurdo y alienante que le hace infeliz? Ese hombre más que aceptar límites se conforma con cualquier cosa. La humanidad, acepta límites sin tan siquiera plantearse las posibilidades.

 

¿Quién es, pues, ECCE HOMO que no acepta límites?

 

Continuará.

0 comentarios

jue

20

abr

2017

El paciente

Etimologicamente la palabra paciente viene de paciencia, que era -y sigue siendo- una cualidad fundamental que uno debe llevar a la consulta del médico si no quiere desesperarse. En Berlín la secretaria ya nos previene; "venga a tal hora, pero traiga paciencia...".

 

En estos tiempos, tendentes a la corrección politica, en los que cada día nos sorprendemos con un nuevo eufemismo -ya casi cualquier término es susceptible de ofender la sensibilidad de algún colectivo- la palabra paciente ha caido en descrédito.

 

No son los pacientes los que se han quejado.

 

La iniciativa ha surgido de los profesionales, en contextos determinados; cliente, usuario...de momento no hay un sustitutivo convincente.

 

Y es que el término paciente alumbra los aspectos negativos de la condición de serlo; la paciencia, pero tambien la pasividad de la persona que está a merced del profesional.

 

Personalmente no veo ninguna necesidad de sustituir el término. Al contrario, en mi opinión, no solo sigue siendo acertado, sino que incluso se podría extender a otros ámbitos y engullir otras palabras que sí van quedado obsoletas; ciudadano, por ejemplo.

 

Pues cada vez va quedando más patente que la gran mayoría de la humanidad está, en cuestión de decisiones políticas, a merced de los políticos, valga la redundancia. El efecto de nuestro voto individual, del cual tanto nos enorgullecemos y al cual defenderemos con uñas y dientes - precisamente por ser lo único que tenemos- se diluye en un mundo anestesiado, manipulado y con un reparto de poder tan claro como siempre.

 

Dicho esto y en vista del panorama político -mundial y nacional- el eufemismo vendría a ser llamarnos ciudadanos.

 

Pero sustituir ciudadano por paciente sería un ejercicio eufemístico negativo. De pronto tomariamos conciencia de aspectos negativos de nuestra condición, lo cual nos cortaría bastante el rollo. La negatividad está mal vista y los eufemismos son, y deben ser, buenrollistas.

 

Y cuando no se puede -o no se quiere- cambiar las cosas, se comienza a jugar con el lenguaje.

 

 

1 comentarios

jue

02

mar

2017

El sueño de Kafka

 

"Erase un buitre que me picoteaba los pies. Ya había desgarrado los zapatos y las medias y ahora me picoteaba los pies. Siempre tiraba un picotazo, volaba en círculos inquietos alrededor y luego proseguía la obra. Pasó un señor, nos miró un rato y me preguntó porqué toleraba yo al buitre.

 

"-Estoy indefenso- le dije-, vino y empezó a picotearme, yo lo quise espantar y hasta pensé en torcerle el pescuezo, pero estos animales son muy fuertes y quería saltarme a la cara. Preferí sacrificar los pies, ahora están casi hecho pedazos.

 

"-No se deje atormentar- dijo el señor-, un tiro y el buitre se acabó.

 

"-¿Le parece?- pregunté -. ¿Quiere encargarse del asunto?

 

"-Encantado- dijo el señor-; no tengo más que ir a casa a buscar el fusil, ¿puede esperar media hora más?

 

"-No sé- le respondí, y por un instante me quedé rígido de dolor; después añadí-: por favor, pruebe de todos modos.

 

"-Bueno- dijo el señor- voy a apurarme.

 

"El buitre había escuchado tranquilamente nuestro diálogo y había dejado errar la mirada entre el señor y yo. Ahora vi que había comprendido todo: voló un poco lejos, retrocedió para lograr el ímpetu necesario y como un atleta que arroja la jabalina encajó el pico en mi boca, profundamente. Al caer de espaldas sentí como una liberación que en mi sangre, que colmaba todas las profundidades y que inundaba todas las riberas, el buitre irremediablemente se ahogaba"

F. Kafka

0 comentarios

sáb

11

feb

2017

El lado oscuro de la matriz

Tendemos a pensar que nuestra sociedad liberal y moderna se está liberando también de los tabús. pareciera que ya podemos hablar de cualquier cosa, que ya no hay nada sagrado.

 

Nada más lejos. Los tabús, aún con otro traje, siguen estando ahí. Intactos. Y siguen estando ahí, porque cumplen una función social.

 

Nos protegen de nosotros mismos.

 

¿Qué pasaría si desmantelasemos los tabús?

 

No lo sabemos, pero tememos, que el frágil equilibro sobre el que se sostiene nuestra sociedad, pudiese desmoronarse de golpe.

 

Dostojevski hacía decir a uno de sus personajes;

 

si Dios no existe, todo está permitido.

 

 

Los tabús funcionan como la fe. Una fe organizada alrededor de un vacio. El temor a lo que podría ocurrirnos si nos atreviesemos a acercarnos al vacio nos hace moveros a su alrededor.

 

La maternidad es un aspecto tabuizado en la mayoría (me atrevería a decir en todas) de las sociedades.

 

 

Pero... ¿cuál es el TABÙ?.

 

Desde hace algún tiempo se viene tematizando lo que podríamos llamar el lado oscuro de la maternidad.

 

Madres arrepentidas o desencantados comienzan a salir del armario y a contar sus experiencias. Quieren acabar, dicen, con la falacia de que la maternidad produce LA FELICIDAD (en concreto una felicidad que ni las noches insomnes, ni las nauseas, ni las tetas caidas puedan empañar).

 

Se han sentido engañadas por la sociedad, por no haberles contado lo que les esperaba.  Esperaban la plenitud y se encontraron con el desencanto - y con el doble sufrimiento que produce sufrir y tener que fingir felicidad.

 

Y es sobre todo por esto último por lo que hay que hablar del tema.

 

Pero no es del tabu de la maternidad de lo que estamos hablando, a pesar de las apariencias.

 

La maternidad feliz es tan sólo otro aspecto de un tabú mucho más profundo; el de una vida feliz y plena que se alcanza de repente y sin esfuerzo (en esta caso teniendo un hijo).

 

El desencanto, el pesimismo, la tristeza, la negatividad inevitable e inherente a la vida. Ese es el verdadero tabú.

 

No esta mal visto que las madres se quejen. Lo que esta mal visto es quejarse, pues hoy en día estamos obligados a ser felices y decir que no lo somos despertará en el otro reacciones similares a decir que no somos (madres) felices.

Con respecto a la maternidad...no hay dos maternidades iguales. Existen, esas madres que encuentran la plenitud con sus hijos. Existen también, las madres que rebosan felicidad en el embarazo. Y esas las que disfrutan de la lactancia tanto (o más) que del acto sexual.

 

Pero, también están las otras.

 

Hay mujeres a las que la maternidad las va sumergiendo en una depresión que va creciendo junto a sus vientres y culmina (pero no termina) con el parto. Y con el hijo, en lugar de la dicha y el conjurado sentimiento maternal, aparece a veces justo lo contrario; la tristeza, la negatividad, el miedo.

 

Y un sentimiento hacia el niño que puede ir desde el fastido pasando por el rechazo más o menos autoconfesado hasta el filicidio.

 

Filicido... ¿cuántas veces has escuchado esa palabra?

 

Helo ahí: el tabú de la maternidad.

 

El verdadero tabu de la maternidad es que no todas las madres quieren a sus hijos (como se supone que debieran de quererlos).

 

Y es que no hay vidas generales, como la ciencia quiere hacernos creer, solo hay vidas particulares, y de nuestra biografia dependerá el tipo de sentimiento que tengamos hacía nuestros hijos.

 

LA MADRE no existe: hay madres que aman a sus hijos, otras les envidian, a algunas les caen mal sus hijos, otras los adoran...de todo hay, en la maternidad, como en el mundo.

 

Y como bien dice el prólogo de "Madres arrepentidas":

En vez de preguntarse ¿cómo es posible que esto sea cierto?, podríamos preguntar ¿y si esto fuera cierto? ¿Qué pasaría entonces?

1 comentarios

jue

02

feb

2017

Las palabras

"con las palabras todas las precauciones son pocas, parecen mosquitas muertas, las palabras, no parecen peligrosas, desde luego, vientecillos más bien, ruiditos vocales, ni chicha ni limoná, y fáciles de recoger, en cuanto llegan a través del oido, por el enorme hastío, gris y difuso, del cerebro.

 

No desconfiamos de las palabras y llega la desgracia.

 

Palabras hay escondidas, entre las otras, como guijarros. No se reconocen en especial y después va, sin embargo, y te hacen temblar la vida entera, en su fuerza y en su debilidad...

 

Entonces viene el pánico, una avalancha...Te quedas ahí, como un ahorcado, por encima de las emociones...Una tormenta que ha llegado, que ha pasado demasiado fuerte para uno, tan violenta que nunca hubiera uno imaginado sólo con sentimientos...

 

Así pues, todas las precauciones son pocas con las palabras, está es mi conclusión"

Viaje al fin de la noche. Celine

1 comentarios

jue

26

ene

2017

¿Por que los psiquiatras deberían leer ficción?

  • Porque a falta de tiempo para escuchar a sus pacientes van cayendo en la tentación de pensar que están reparando máquinas defectuosas
  • Porque el sufrimiento no se encuentra en los neurotransmisores
  • Porque nadie describe la culpa como Kafka
  • Porque la melancolia de Hamlet no es endógena
  • Porque se aprende más en una página de Dostojevski que en un manual entero de epilepsia
  • Porque los compedios de psiquiatría se van pareciendo peligrosamente a los manuales de instrucciones de electrodomésticos
  • Porque la amígdala nunca explicará el horror como Poe
  • Porque su trabajo no es enseñarles su idioma a los pacientes sino entender el de estos
  • Porque leyendo a Celine, la amargura cobra sentido
  • Porque los diagnósticos clasifican, pero no explican
  • Porque el quijote es loco por (demasiado) humano y la locura una forma de protesta
  • Porque a veces hay que descender al infierno del otro
  • Porque si algún día llegasemos a entender el funcionamiento del cerebro seguiriamos sin entender nada sobre la mente
  • Porque la depresión no es falta de serotonina
  • Porque se les están acabando los recursos
  • Porque la locura es una protección contra la crueldad, el conformismo y la anestesia de la sociedad
  • Porque como decia Eliot "leemos libros porque no podemos conocer a tantas personas"
  • Porque "En busca del tiempo perdido" es mejor el mejor libro sobre la memoria
  • Porque el sufrimiento tiene una historia
  • Porque leer aumenta la empatía
  • Porque para las afecciones del cerebro ya están los neurólogos y si todo es cerebro... entonces ellos sobran
0 comentarios

sáb

07

ene

2017

Cronofenomenología

Existe una relación mágica ente la velocidad y el olvido... entre la memoria y la lentitud, afirma Kundera.

 

Puede que la clave de nuestra personalidad radique ahí, en la relación que mantenemos con nuestro tiempo. No el tiempo objetivo, el cronológico, el que mide la física sino el subjetivo, el personal, el que emerge de nuestra memoria y nuestras vivencias, ese que tiene más de una dirección. Ese que Henri Bergson denominaba duración.

 

El que quiere olvidar se apresura...el que quiere recordar relentiza el paso, es esta una experiencia cotidiana.

 

¿Te has preguntado alguna vez como te relacionas con tu tiempo?

 

Se puede vivir apresurado.

 

El que vive apresurado tiene la sensación crónica de olvidar algo, de tener algo pendiente.

 

Es ambivalente ese algo, es quizás algo que no queremos saber.

Casi nunca algo concreto; vivencias que después fueron recuerdos y finalmente se volvieron sentimientos.  Y es a esos sentimiento a los que tememos. Tememos mirarlos a la cara: podrían envalentonarse y crecer. Crecer hasta acabar invadiéndolo todo, hasta acabar apoderándose de nosotros.

 

Kutabuks se les llama, a los que viven así. El nombre se inspira en un animal que salta -sin parar nunca- sobre la superficie del agua, inquieto. 

 

Es el paseante que no encuentra la paz; anda, viaja, busca.... sin querer encontrar.  Le impulsa la sospecha de que su (precaria) paz está en el movimiento. El movimiento es su sosiego -y el reposo su condena letal.

 

Viajar... sin pausa... hasta el final de la noche. Viajar, correr, acelerar la vida... hasta que ese movimiento se convierte en ti y como dice Celine, llega un momento en el que

 

"notas que has aprendido a amar tu desgracia, a tu pesar. Es la naturaleza, que es más fuerte que tú, y se acabó. Nos ensaya en un género y luego no podemos salir de él. Yo había seguido la dirección de la inquietud. Te tomas en serio tu papel y tu destino poco a poco y luego, cuando te quieres dar cuenta, es demasiado tarde para cambiarlos. Te has vuelto inquieto y así te quedas para siempre"

 

1 comentarios

mié

07

dic

2016

El culo rosa

1 comentarios

sáb

26

nov

2016

La némesis del humillado

Hay un personaje secundario recurrente en los Westerns y otras películas sobre la venganza. El hijo. El malvado apenas se percata de su presencia (y de no ser porque el cámara dirige nuestra mirada a su rostro, tampoco el espectador lo haría).

 

El hijo permanece en un segundo plano. Observa. No dice nada pero su rostro habla. Sus ojos tienen un brillo especial; son los ojos de la humillación y la impotencia.

 

El malvado, inconsciente, no se molesta en eliminarlo. No reconoce el peligro en su mirada. El niño es débil y el malo cortoplacista.

Y la justicia no existe (eso el malo lo sabe).

 

...pero existe la sed de venganza.

 

Politicamente correctos como somos, hemos convenido en llamar sentido de la justicia a la sed de venganza.

 

Los humillados e impotentes tienes este sentido más desarrollado. Hablan de él a menudo.... mientras esperan que suene su hora.

 

Los favorecidos lo saben y han tomado medidas; han inventado a Dios e institucionalizado la justicia. Saben que la sed de venganza tiene que estar controlada pues, desatada, sería peligrosa. Pero actuan como si no supieran que, cuando la gota colma el vaso, la gente se olvida de Dios (y de la justicia).

 

Hay que volver a los Westerns.

1 comentarios

dom

30

oct

2016

Activismo infantil

"Del dicho al hecho hay un buen trecho" dice el refrán.

 

No así en el caso de los niños.

 

Si en lugar de castigar su impulsividad con anfetaminas decidiesemos escucharlos, otro gallo cantara.

 

Después de pasar dos semanas (vacaciones de otoño) en el "Hort" (una especie de guardería en la que los niños pueden disponer, bajo la supervisión de educadores, de su tiempo con libertad) a mi hijo se le ocurrió que el "Hort" era mucho mejor que la escuela y decidió manifestarse a favor de la abolición de las clases.

 

Entre la idea y esta pancarta (mensaje escueto "solo guarderia") no paso ni media hora.

 

Al enterarse de que necesitaba apoyo para que su idea fuese tomada en serio se puso manos a la obra; recogida de firmas.

 

Resultado: en dos días más de treinta (entre ellas la de algún educador).

Dice que quiere seguir recogiendo. Quiere tener "minimo 200", pues a él le gustaría que le tomasen en serio.

 

No creo que funcione, pero a mi me ha hecho pensar y, una semana después, su idea no me parece tan absurda; lo he visto más contento y creativo.

 

Nur Hort! Yo también voy a firmar.

 

4 comentarios

dom

23

oct

2016

Esperando a Godot

Las experiencias traumáticas más nefastas y que producen una mayor cantidad de síntomas, llegando a transformar (en el caso de los niños sería más acertado decir formar) nuestra personalidad y a convertirnos en personas desconfiadas y amargadas son los traumas provocados por el hombre.

 

Cuanto más cercana la relación entre agresor y víctima más negativos serán los efectos. Los traumas familiares, que además suelen suceder en una edad en la que la personalidad se está formando, son los que dejan una huella más profunda.

 

Cuando hemos sido decepcionados desde edades muy tempranas tendemos a descofiar de las personas.

 

No nos fiamos de ellas y con buen motivo; no hemos tenido buena experiencia.

 

Decepcionados de la humanidad contamos con un amplio abanico de reacciones posibles:

  • seguir relacionandonos con humanos pero asumiendo siempre la culpa de todo lo que nos sucede convirtiendonos en depresivos crónicos
  • encontrar una víctima a la que echarle la culpa (normalmente una pareja o un hijo), esto nos proporcionará un alivio momentaneo, eso si, a costa de traumatizar a otros
  • también la paranoia es una solución; nos protegeremos estando alerta; cualquiera es un potencial enemigo
  • sustituir nuestras relaciones emocionales con humanos por relaciones con animales o con la naturaleza, en quienes proyectaremos cualidades más nobles.

 

Pero atención, la ciencia ya tiene una solución más efectiva ante nuestra creciente desconfianza mutua:

 

Dejemos ya de intentarlo con los seres humanos y depositemos nuestra confianza en las máquinas; Hagase con el último modelo de ipod, iphone o lo que sea e instale cuantos más apps mejor.

 

Y es que, ignorando deliberadamente que detrás de un ordenador, un robot o un app hay (todavía) una persona (o colectivo) con intenciones (no siempre buenas), ya hemos comenzado a confiar ciegamente en ellos.

 

Comenzamos prefiriendo relacionarnos a través de las redes sociales y poco a poco, los más modernos y decepcionados, van optando por la relación directa hombre-máquina.

 

Nuestra confianza en la tecnologia es tan ciega que ya nos fiamos más de ella que de nosotros mismos.

 

En el sistema sanitario hace tiempo que esto es así: cualquier médico moderno dará mayor crédito a un resultado arrojado por un aparato ultramoderno que a lo que el paciente le intente contar (para esto último ya no hay tiempo).

 

Y tambien en nuestra vida diaria esto es así; atribuimos mayor fiabilidad a los apps que cuentan nuestros pasos o miden nuestros parámentros vitales que a nuestro sentido común, del cual -las últimas investigaciones lo muestran- pronto podremos prescindir.

 

¿Para que queremos sentido común si tenemos Apps?

En breve estará en el mecado el "EnkeApp" (llamado así en honor al futbolista suicida). Se trata de un chip que registrara todos y cada uno de nuestros cambios de humor, informandonos cada cierto tiempo de si estamos tristes o contentos y de si nuestra tristeza es ya digna de considerarse patológica, en cuyo caso nos ofrecerá una lista con psicólogos a lo que podremos llamar.

 

Todavía. Pronto tambien de estos podremos prescindir. Recientes investigaciones con pacientes con trastorno por estrés postraumático han encontrado, sorpresa!, que estos se abrén más facilmente ante un ordenador (empático y neutral) que ante un terapeuta real.

 

Parece ser que pronto, a parte de nacer y esperar a morir, habrá poco que hacer.

 

De vivir nuestra vida ya podrán encargarse los ordenadores. Mientras nosotros les observamos tranquilamente recostados en el sofa.

0 comentarios

jue

22

sep

2016

Retrato de mujer (con familia al fondo)

Anoche me sobrevino una alegria casi temeraria.

 

Por primera vez en este año volví a sentir de nuevo la alegria de vivir.

 

El deseo y la curiosidad de saber, lo que el nuevo día me depara.

 

De pronto me gire y vi el retrato antigüo de mi clase.

Tenía diez años...y de pronto tuve certeza de algo que siempre había estado ahí, pero yo no había sido consciente.

 

Para mi sorpresa tengo que admitir,

que no se quién soy.

 

no tengo ni la más remota idea.

 

Siempre hice lo que la gente me decía.

Hasta donde alcanza mi memoria veo que siempre fuí obediente, acomodable...casi humilde.

 

Ahora que lo pienso, recuerdo que de niña intenté, una o dos veces, imponer mi opinión. También recuerdo como mi madre castigaba, con una dureza ejemplar, estas salidas de tono.

 

Para mi y para mis hermanas la educación tenía una sola meta: hacer de nosotras mujeres amables.

 

Yo era bastante fea y eso se me recordaba constantemente. Y poco a poco fui dándome cuenta de que se me recompensaba, cuando me guardaba mis pensamientos. Y cuando me comportaba de forma discreta.

 

 

Pero el gran engaño a mi entorno ocurrió durante mi adolescencia. Todos mis pensamientos, sentimientos y actos giraban en torno a lo erótico.

 

A mis padres no les deje notar nada. Ni tampoco a nadie.

 

El fingir se convirtió en mi segunda naturaleza.

Me convertí en una persona introvertida.

Todo lo que hacia, lo hacia a escondidas.

 

Mi padre deseaba que estudiase, como el mismo, abogacía. Una vez insinue que preferiría ser actriz, en todo caso estudiar algo relacionado con el teatro.

Todavía recuerdo como se rieron de mi.

 

Así que continue engañando a mi entorno.

Fingiendo en mis relaciones con los demás, en mis relaciones con los hombres.

 

Siempre ese mismo; "hacer como si", los constantes intentos frustrantes de contentar a todo el mundo.

 

Nunca he pensado en mi

 

Pensaba, "que quiere él que yo quiera?".

 

Y eso no era abnegación, como solia pensar,

sino pura y llana cobardia.

Y lo que es peor, absoluta inconsciencia de quién era yo.

 

En mi vida no ha habido momentos dramáticos, para eso no debo de estar dotada...

 

Pero hoy, por primera vez en mi existencia, siento una emoción intensa cuando pienso en qué quiero hacer realmente con mi vida.

 

En el pequeño mundo en el que Johann y yo habitabamos, sin ser plenamente consciente de él, aceptándolo, como se acepta el destiono, había tanta crueldad y brutalidad que se me eriza la piel cuando miro hacia atrás.

 

El precio a pagar por la seguridad es muy alto: la destrucción permanente de la personalidad.

 

Es muy fácil, deformar de raiz los deseos de los niños, sus intentos de autoafirmarción.

 

Conmigo lo consiguieron con un método que es cien por cien seguro: la mala conciencia.

 

Mala conciencia hacia mi madre,

mala conciencia hacia el resto de la gente

y por ende, y esto con firmeza,

mala conciencia hacia Jesus y Dios.

 

De pronto me doy cuenta de cuan diferente hubiese sido si no hubiese dejado que me lavasen el cerebro.

 

Y hoy me pregunto, si no estaré perdida para siempre

si no estaré incapacitada para la alegria

alegria sobre mi y sobre otros.

Si esa capacidad innata de sentir alegria habrá muerto en mí o si está solamente dormida, esperando a ser despertada.

 

Hoy me pregunto qué esposa, que mujer, que persona hubiese sido, si hubiese escuchado mis instintos."

Fragmento de "Secretos de un matrimonio" Ingmar Bergman

0 comentarios

dom

18

sep

2016

Stravinsky, las matematicas y la muerte

"Quién no esta ocupado naciendo, está ocupado muriendo" B.Dylan

 

 

La principal tarea del cerebro, el órgano encargado de coordinar nuestro comportamiento, es encontrar patrones que le permitan predecir el futuro. La meta inmediata es sobrevivir y evitar el dolor.

 

Esta búsqueda de patrones comienza ya en la infancia y continua durante el resto de la vida. Observando nuestro entorno, en especial a nuestros padres, intentamos encontrar fórmulas del tipo

 

"si A entonces B".

 

Estas fórmulas, y eso nos diferencia de los ordenadores, no son matemáticas, es decir, no son perfectamente contingentes; no siempre que se da A lo siguiente es B.

 

Pues más que fórmulas son hipótesis de trabajo y los humanos nos vemos obligados no solamente a desarrollar estos modelos sino además a aprender a tolerar esta falta de contingencia.

 

Y a ir adaptando y desarrollando nuestras hipotesis de trabajo a las diferentes situaciones de la vida.

 

Sin esta tolerancia al error, sin esta flexibilidad, nuestro comportamiento se volvería autista (el autista esta empeñado en aplicar rigidamente su fórmula que acaba fallando y frustrandole indefectiblemente. Su solución; evitar a los humanos -no predecibles- en la medida de lo posible y centrar su atención en las máquinas -predecibles).

 

Ejemplo. Un bebe. De diez veces que llora, porque tiene hambre, consigue que en ocho ocasiones la madre aparezca. Aprende que llorar (su conducta) tiene un efecto sobre el medio ambiente (su madre). Aunque a veces falle, vale la pena intentarlo.

 

Fórmula: Si lloro mi madre aparece.

 

Si por el contrario de las diez veces que llora, su madre solo aparece en tres ocasiones, entonces interiorizará lo siguiente: llorar (su conducta) no tiene efecto sobre el medio (la madre). O sea que tampoco tiene sentido seguir llorando. Se volverá un niño muy bueno (hacia afuera) y resignado o desesperado (interiormente)

 

Formula: Para qué llorar (pedir, opinar...) si no me hacen caso.

 

A esta actitud en psicología se le llama indefensión aprendida y está directamente relacionada con el autoconcepto y la autoestima.

Pero el error es necesario.

 

Si la fórmula funcionase matematicamente (como el empeño autista pretende) no habría ninguna necesidad de avanzar hacia ningún lado.

 

Seguiriamos llorando y nuestra madre seguiria amamantandonos plácidamente hasta la senectud.

 

Sin embargo llega un momento en que nuestra madre ya no viene sino que nos obliga a que, al menos, pongamos la mesa.

 

Gracias a este error de predicción aprendemos. Y nos desarrollamos.

 

 

Lo de buscar patrones es algo tan básico y automático para nuestro cerebro que nunca deja de hacerlo, ni siquiera cuando estamos dedicados a actividades relajantes, como por ejemplo escuchar música.

 

También en la música buscamos patrones y experimentamos satisfacción cuando acertamos en nuestras predicciones. Pero el nivel de disfrute depende de la relación entre lo que esperamos y lo que obtenemos. Si los patrones musicales son demasiado predecibles, la sensación de seguridad será tal que acabe aburriendonos. No nos estimulará. La formula está funcionando a la perfección.

 

Cuando A entonces B. No hay error.

 

Si por el contrario nuestas espectativas se ven frustradas, es decir, no solo no obtenemos lo que nuestro cerebro venía prediciendo, sino por el contrario algo totalmente distinto (o nada) nos quedaremos con una sensación de irritación, incomodidad y frustración.

 

La historia del arte y de la música (pero tambien de la política, la ciencia, la cocina y en general de la humanidad) está llena de este tipo de choques en los que un artista No ofrece a su cómodo público lo que este desea y lo frustra.

 

Cuando Stravinski presentó por primera vez su Sacre de Printemps a un público burgués y acomodado (como es siempre el público), la agitación en la sala fue tan extrema (abucheos, gritos) que, apenas podía oirse la música. Stravinsky se había pasado de la ralla.

 

Poco a poco y gracias a a persistencia del autor, el amor al riesgo de unos pocos y, sobre todo, al paso del tiempo, las masas se acostumbraron a su música y la aplaudieron. Ahora ya se sentían cómodos y tranquilos en ella.

 

Stravinsky tuvo la suerte de poder vivir su éxito. El ritmo de la humanidad suele ser tal, que lo bueno, lo novedoso, triunfa -si lo hace- post mortem.

 

Los que arriesgan estan condenados a ser los mártires de la historia, con raras excepciones, pues la humanidad tiende al autismo.

0 comentarios

dom

11

sep

2016

La torre de Babel

El ser humano es el animal menos predeterminado por sus instintos.

 

Viene al mundo con una enorme capacidad de adaptación. Así por ejemplo, un niño cubano que fuese adoptado por una familia finlandesa, aprendería sin grandes problemas su idioma y se adaptaría al clima y a la cultura con la misma facilidad/dificultad que un nativo.

 

Hasta una determinada edad los bebes son capaces de reconocer y diferenciar un mayor número de fonemas que los adultos. Vienen al mundo preparados para aprender cualquier lengua.

Poco a poco esta gama se va reduciendo a los de su idioma.

 

Además de los fonemas, cada lengua cuenta con un vocabulario que abarca aquello que la cultura considera relevante nombrar (y carece de otras que por el contario no lo son).

 

Y a un nivel superior está la gramática, que limita y dicta como y qué podemos decir y de qué manera, si queremos ser comprendidos.

 

 

El lenguaje es una de las formas más importantes de socialización; al aprender una lengua estamos aceptando inconscientemente e implicitamente las reglas más básicas de nuestra sociedad.

 

Cuando un niño "decide" aprender su idioma esta aceptando -inconscientemente- también una limitación, está renunciando a la comunicación de una parte de sí; la más individual.

 

Dependerá entre otras cosas de si percibe el entorno como "amable, tolerante y coherente" o por el contrario "hostil e incoherente" que le cueste más o menos hacer esta renuncia y aceptar las reglas que se le imponen.

 

Pues asi como al aprender una lengua el niño ve reducida su gama de fonemas tambien renuncia a ciertas percepciones "personales" a cambio de una percepción más consensuada y comunicable.

Este proceso de aprendizaje está tan automatizado que no somos consicentes de él, ni de lo que significa.

 

Y sin embargo gran parte de "eso" no comunicable nos acompañará el resto de nuestras vidas, aunque el grado de conciencia que tengamos de ello es muy individual. Hay gente que no es consciente y a la cual aparentemente le basta este lenguaje social para comunicarse. Es la gente más gris y más adaptada.

 

Otros -algo más valientes- han encontrado una via; la poesia, el arte o conversaciones consigo mismos son algunas posibilidades.

 

 

El cómico Miguel Noguera se ha armado de valor y ha dado el salto social. Se ha atrevido a transportar su individualidad al exterior e inexplicablemente.... ha triunfado.

 

Su humor se basa en la comunicación de este lenguaje privado.  El milagro se ha producido y Noguera ha encontrado suficiente curiosidad, por parte de un grupo de gente lo suficientemente grande como para ser calificado de genio -y no de loco. 

 

La gente rie -una risa tímida, perpleja y fascinada- ante sus comentarios y dibujos.

 

Noguera a tenido suerte, pues no existe ningún criterio objetivo que diferencie su "humor"  del discurso de un enfermo mental.

 

Su éxito o condena dependían tan solo de hacia dónde inclinase la sociedad su pulgar. 

 

Noguera es muy consciente de ello, sabe que le ha ocurrido un milagro y es el primer sorprendido.

 

Y es que el hombre piensa en analogías.

 

La analogía actual para los trastornos mentales es la de las enfermedades del cuerpo.

 

Presas de esta analogía -y sin ser conscientes de ello- lintentamos curar la mente como curamos el cuerpo: con pastillitas y operaciones.

 

Pero ya por los años 70 psiquiatras inadaptados y visionarios, proponían otra: La analogía de los lenguajes.

 

Si un trastorno mental fuese tan solo otro idioma, entonces estaríamos cometiendo un error (casi un crimen!) al intentar silenciar estos lenguajes con argumentos y pastillas. Estariamos obligando a la gente a hablar el lenguaje consensuado, renunciando a una mayor variedad linguística.

 

Si tomasemos a los "locos" tan en serio como algunos tomamos a Noguera puede que incluso aprendiesemos algo de estos inadaptados y que fuesen ellos los que nos ayudasen a liberar nuestras mentes.

 

Aunque entonces el mundo se llenaría de individuos y seguramente la especie humana no esté preparada para ello.

sáb

27

ago

2016

El grito

No es raro hoy en día escuchar a la gente explicar sus dolencias y tormentos en términos médicos, incluso neurológicos.

 

Achacan, por ejemplo, sus cambios de humor a un desarreglo hormonal o su tristeza a una falta de serotonina. De esta forma parecen dar a sus dolencias el estatus de real y objetivo, comunicable, asépticamente curable.

 

Hemos interiorizado el mantra de la Medicina que, con ayuda de la tecnología, pretende encontrar un correlato físico para todos nuestros síntomas o sentimientos, tambien para los mentales.

 

Alega que de esta forma podremos prescindir de la subjetividad que implica el juicio humano.

 

Pero al atribuirle a ese correlato fisico, que obviamente debe existir, el estatus de Causa última estamos despojando a nuestros síntomas de significado, ignorando activamente la posible existencia de causas externas...a veces lejanas.

 

Pessoa, el gran introspector, decía que "todo lo que había de duro y disperso en él nacia de la ausencia de calor de una madre a la que no conoció, que la saudade de no ser hijo era en gran parte responsable de su indiferencia sentimental".

 

La ciencia actual pretende negar la verdad de estas reflexiones.

 

Recurriremos a la serotonina para curarnos de nuestra falta de madre. Nos negaremos a aceptar que no todo es curable; que no es curable la muerte, ni el sufrimiento y que lo único que podemos hacer es idear formas de convivir con ellos. El arte es una de estas formas.

 

La historia de la psiquiatria es la (tiránica) historia de una única manera de convivir con el dolor; la sedación.

Doping vrs. pedagogía, antidepresivos vrs. reflexión.

 

Anestesia para el alma como única solución a nuestras melancolias.

 

 

Evitar el grito a toda costa.

 

Pues subjetivo y desnudo, el grito representa una amenaza para la colectividad.

 

He oido ese grito pocas veces en mi vida cotidiana. Más veces lo he leido o lo he visto, ya muerto, colgado en la pared de un museo.

 

Hemos aprendido a gritar hacia dentro. Ahogamos el grito con pastillas -o con argumentos- aplastamos nuestra verdad y aceptamos agradecidos el huequecito que la sociedad ha creado expresamente para nosotros.

2 comentarios

lun

22

ago

2016

Torso arcaico de Apolo


No conocimos su inaudita cabeza,
en la que maduraron los frutos de sus ojos.

Pero su torso arde aún cual candelabro,
cuyo mirar, tan sólo atenuado,

perdura y resplandece.

 

De otro modo la saliente
de su pecho no podría deslumbrarte, ni podría avanzar
una sonrisa por la silenciosa curva del lomo

hacia aquel centro de la procreación.

 

 

De otro modo esta piedra deformada y truncada
no se erguiría bajo la transparente caída de los hombros
ni centellearía como el pelaje de una fiera salvaje;

ni estallaría desde todos sus bordes como una estrella,


pues no hay en ella un sólo lugar que no te vea.


Debes cambiar tu vida.

 

R.M.Rilke

0 comentarios

lun

15

ago

2016

La flexió y su simulacro

Alguien decía que el arte sucede; o sucede o no sucede.

 

A proposito de arte hay un evento que se celebra en Denia desde hace veinte años. Este año, uno de los carteles presentados -ver arriba- desató una pequeña (y rápidamente aplacada) polémica.

 

Se rumorea que fueron unas madres, las que se quejaron, aunque uno quiere resistirse a creer que, que a estas alturas del SXXI, todavía quede alguién que pueda escandalizarse con algo así. Y menos un niño.

 

El cartel debe haber tocado otro tipo de fibra sensible, más intima y personal.

 

Una de las primeras cosas que los bebes aprenden -y de las últimas que los ancianos pierden- es a simular. Los bebes imitan gestos de los adultos aún antes de saber lo que estos significan.

 

A los adultos -ingenuos de nosotros- nos hace gracia. Hemos desaprendido esta gran verdad; que las formas importan más que los contenidos. Pero que lo hayamos desaprendido no quiere decir que hayamos dejado de practicarlo; nos pasamos la vida simulando, interpretando, fingiendo. Es indispensable dominar este arte para sobrevivir en sociedad, de otro modo nos convertiriamos en unos incomprendidos, que es precisamente lo que son los artistas.

 

Una de la premisas de la posmodernidad postulaba que no existe diferencia alguna entre la vida y su simulacro. Y lo que consagró a Warhol o Duchamp fue su capacidad de convencernos de que ellos eran ARTISTAS y que bastaba con que estampasen su firma en un objeto para que éste quedase elevado a la categoría de arte.

 

Extraño es que nos fascine más un bote de tomate o un WC que el proceso por el cual estos objetos cotidianos llegaron a fascinarnos; la mayoría picamos y, ya puestos, antes de admitir que fuimos engañados, preferimos seguir manteniendo la farsa, pues si hay algo peor que ser engañados es admitir que no tenemos ni idea.

 

Que no sabemos que coño es el arte, o peor aun; quizás ni siquiera sabemos lo que es la vida.

 

Pero el arte ha sucedido y algunos de los carteles politicamente correctos y admisibles muestran a un pollo (debe de ser la mascota de la flexió), algunos lo muestran incluso enjaulado (!).

 

Eso es -desde hace ya un tiempo- la flexió (por mucho que se intente mirar a otra parte, aunque esa otra parte sea tan interesante como muestra el polémico cartel); desplazada por las mesas de nuestro Starbucks autóctono, la flexió ha quedado relegada a un pequeño espacio vallado, en una plaza que antaño fue punk y hoy acoge a turistas encantados de poder observar a estos extravagantes pollos, mientras disfrutan - y eso es lo fundamental- de su gambita de Denia a la plancha.

vie

22

jul

2016

Poesia

En un fragmento de "Los apuntes" Rilke se pregunta qué pueden valer los versos escritos demasiado pronto. He aquí la mejor definición de poesia que conozco, y sin embargo, pienso que se equivocaba. Del Rilke, joven, emergía ya la mejor poesia.

 

La infancia es la gran subestimada, las experiencias allí valen infinitamente más que todo lo posterior, que se convierte en una mera repetición.

 

Eso si, para escribir hay que aprender a ver, como él mismo advierte:

 

"Qué son aquellos versos escritos demásiado pronto...

Habría que esperar y recopilar sentido y dulzura. Toda una vida, y a ser posible una vida larga y entonces, sólo entonces, quizás consiguiesemos escribir algunos pocos que valiesen la pena.

 

Y es que los versos no son, como la gente suele creer, sentimientos. No, sentimientos tenemos ya suficientemente pronto, los

versos son experiencias.

 

Para escribir un solo verso, es necesario haber visto muchas ciudades, hombres y cosas;

 

hace falta conocer a los animales, hay que sentir cómo vuelan los pájaros y saber qué movimiento hacen las pequeñas flores al abrirse por la mañana.

 

Es necesario poder pensar en caminos de regiones desconocidas, en encuentros inesperados, en despedidas que hacía tiempo se veían llegar; en días de infancia cuyo misterio no está aún aclarado; [...]

 

en mañanas al borde del mar, en la mar misma, en mares, en noches de viaje que temblaban muy alto y volaban con todas las estrellas -y no es suficiente incluso saber pensar en todo esto. Es necesario tener recuerdos de muchas noches de amor, en las que ninguna se parece a la otra.

 

Es necesario aún haber estado al lado de los moribundos, haber permanecido sentado junto a los muertos, en la habitación, con la ventana abierta y los ruidos que vienen a golpes. Y tampoco basta tener recuerdos.

 

 

Es necesario saber olvidarlos cuando son muchos, y hay que tener la paciencia de esperar que vuelvan. Pues, no los recuerdos mismos, no son aún esto. Hasta que no se encarnan en nosotros, sangre, mirada, gesto, cuando ya no tienen nombre y no se les distingue de nosotros mismos, hasta entonces no puede suceder que en una hora muy rara, del centro de ellos se eleve la primera palabra de un verso"

 

R.M. Rilke "Los apuntes de Malte Lauren Brigge"

0 comentarios

dom

03

jul

2016

Honra a tus superiores

En el relato de Kafka "En la colonia penitenciaria" han condenado a un rebelde. Su delito es el de todo rebelde: ha desobedecido a sus superiores. La condena es, como procede en estos casos, pedagógica: con ayuda de una máquina perversamente diseñada por un superior se le tatuará su falta en la piel.

 

Sorprende la pasividad con la que el condenado acepta su castigo.

 

El tatuaje dice: HONRA A TUS SUPERIORES.

 

La condena no provoca la muerte inmediata del infractor. Durante las primeras seis horas, el condenado se mantiene vivo y sólo sufre dolores. Después de dos horas, se le quita la mordaza de fieltro; ya no tiene fuerzas para gritar.

 

Ha entendido el mensaje.

 

 

Gracias a ultramodernos aparatos capaces de detectar las más  insignificantes anomalias en cualquier lugar del interior de nuestro cuerpo, la medicina moderna ha descubierto, que la causa de todos nuestros males radica en nuestras entrañas y es de naturaleza orgánica.

 

Este descubrimiento ha provocado la euforia de muchos colectivos, en especial de aquellos aquejados de enfermedades sospechosas de tener causas psicológicas o - peor aun- psicosomaticas.

A partir de ahora podrán declararse enfermos con la frente alta y sin sentir el peso del recelo ajeno. Hay pruebas.

 

El alivio es generalizado y concierne también a muchos profesionales de la salud que, gracias a estas pruebas irrefutables, se librarán de tener que escuchar las torturantes historias de sus pacientes. Ahora ya pueden recetar medicamentos o, en caso de ser necesario, operaciones con la conciencia tranquila. Además, ahora serán ellos los que hablen y les expliquen a sus solícitos pacientes los misterios de las micromoleculas corporales y sus desequilibrios.

 

La comunidad de afectados por la fibromialgia también respiró aliviada ante esta noticia y celebrá el progreso de los aparatos, que cada vez detectan más moleculas enfermas. Y es que por algún motivo, estos pacientes estaban mal vistos. Fastidiaban con sus quejas constantes, que no parecían tener fundamento. 

 

Los humanos parecemos tener la tendencia a dudar de lo subjetivo. Y el dolor es demasiado subjetivo como para ser comunicado. Del dolor ajeno tenemos que fiarnos. El propio es lo más real que hay.

 

El dolor nos hace percatarnos de que algo va mal. Tiene un significado.

 

 

Y provocar dolor (físico o psicológico) en el otro es la mejor forma de coaccionarle -esto lo saben bien los que se encargan de desarrollar, mejorar y aplicar técnicas de tortura.

 

El dolor y el miedo son los maestros más efectivos: hago algo que no debo, me castigan con dolor y el miedo a volver a sentir dolor se encarga de que no lo vuelva a hacer.

 

El dolor nos hace tomar conciencia de la frontera entre yo y el otro. Y de nuestra necesidad de protegernos del mundo, del otro. Nos muestra la necesidad de ser conscientes y respetar nuestras fronteras -físicas y psicológicas.

 

Cuanto peor nos traten, más necesidad de protegernos tendremos.

 

 

Pero estar de guardia, sólos frente al mundo, requiere demasiada energia y es casi inevitable sucumbir.... y cambiar de bando. Aceptar la condena, bajar la guardia e integrarnos en la comunidad. Y es que hay algo peor que sentir dolor; el ostracismo.

 

Antes de quedarnos solos resistiremos todo el dolor que sea necesario.

 

El cuerpo tiene una memoria preverbal que almacena nuestras experiencias dolorosas- tanto las físicas como las psicológicas.

Mucha gente con fibromialgia sufrió maltrato -físico o psicológico- o negligencia en la infancia - o experiencias traumáticas más adelante. 

 

En la colonia penitenciaria los tatuajes eran jeroglificos difíciles de descifrar: solo los entendia el verdugo, el condenado parecía asimilarlos más que entenderlos.

 

Ese es el único fallo de los aparatos ultramodernos: no saben descifrar los mensajes de las moléculas en desequilibrio de los pacientes. Ven algo, pero no entienden nada y ese es el motivo por el cual - más allá del alivio de legitimar su enfermedad- no les pueden ayudar.

0 comentarios

dom

22

may

2016

La amigdala y los refugiados

La amígdala es una estructura cerebral que se encuentra (por partida doble) en los lobulos temporal de los seres vertebrados complejos. La amígdala es la estructura más importante del sistema límbico; un conjunto de estructuras y nucleos cerebrales que se encargan del procesamiento de las emociones, en especial del miedo.

 

El miedo es una de las emociones más básicas y fundamentales para la supervivencia (tira a la basura todos esos manuales de autoayuda que te prometen una vida sin miedo).

 

Cuando un niño tiene una experiencia negativa (dolorosa) su cuerpo memoriza esta información de modo que la próxima vez que se encuentre en una situación similar sentirá miedo, lo cual le protegerá de repetir el gesto, evitándole la experiencia dolorosa.

 

Hasta aquí todo bien.

 

Pero el ser humano es un ser antinómico, o lo que es lo mismo; está lleno de contradicciones irresolubles.

 

Su naturaleza antinómica puede explicarse desde muchas perspectivas. Para los creyentes comenzó con la expulsión de Adan y Eva del paraiso. A partir de ahí dejaron de vivir en un estado de felicidad y armonia y pasaron a una vida llena de sufrimientos que culmina con la muerte ineludible.

 

La naturaleza antinómica del hombre también se puede abordar desde la neuroanatomia.

 

En algún momento al cerebro humano se le comenzó a hipertrofiar una estructura y ahí comenzaron los problemas típicamente humanos o el progreso, que es lo mismo. Simplificando se puede decir que el cerebro se desarrolla de dentro hacia afuera. Las estructuras más primitivas las compartimos con el resto de las especies y las más nuevas son más genuinamente humanas.

 

La más nueva es el lóbulo (pre)frontal.

 

El lóbulo (pre)frontal es todo nuestro orgullo. Al menos hasta la aparición de móviles y los ordenadores le atribuíamos las funciones ejecutivas, es decir, la capacidad de coordinar y organizar nuestro comportamiento. (y si al lóbulo prefrontal que es una estructura natural ya se le iba la humanidad de las manos, imaginemos lo que ocurrirá cuando sea la tecnología, artificial, la que tenga que encargarse de esta función. Ya lo estamos viendo).

 

Lo dicho, el hombre estaba tan orgulloso de su lobulo prefrontal, que mejoraba sus condiciones de vida sin cesar, que comenzó a olvidarse del resto de las estructuras y pensó que su importancia era despreciable.

 

Resolvió que todos nuestros problemas surgían del lobulo frontal y se podían resolver desde ahí. Los miedos se superarían controlando los pensamientos, los conflictos con una mejor comunicación etc, etc, etc.......

Y ahi comenzaron nuestras grandes contradicciones y se fueron acentuando con el tiempo.

 

A pesar del progreso no tenemos solución para las grandes cuestiones de la humanidad. En ese sentido no hemos progresado.

 

El progreso no ha podido evitar el racismo, es más, se ha puesto a su servicio cuando ha sido necesario.

Pero puede que el racismo no sea el problema. Puede que incluso sea una solución. Una solución inteligente y maquinada por el lóbulo frontal de los poderosos para desviar la atención de los sometidos.

 

El "problema de los refugiados" está ahi para evitar que veamos otro problema mucho más ancestral y real: el de los ricos y los pobres o mejor dicho: el de los poderosos y los sometidos.

 

Por eso nunca llegaremos a una "solución de los refugiados". Pues es éste un pseudoproblema, un pretexto, una excusa.

 

Y es que somos orgullosos y nos negamos a admitir que el lóbulo frontal, la ciencia y la razón siempre tuvieron un papel secundario en la historia de la humanidad. Siempre estuvieron sometidos a nuestras emociones- mucho mas antiguas y reales. (Aunque no medibles estadísticamente).

 

Nuestra guía de comportamiento está en la amigdala y escucharla nos ayudaría, pero nos da miedo....Pero dónde estan nuestros miedos estan nuestras soluciones y como decía álguien:"arreglate tu, es lo mejor que puedes hacer por la humanidad".

 

O como dijo ayer en un concierto el mejor crítico político que conozco (el cantante Hans Eckert Wenzel): "intenté poner orden en mi escritorio y no pude, me marché a la cocina y tampoco pude, así que decidí dedicarme a arreglar el mundo."

 

Merkel no lo habría dicho mejor.

1 comentarios

sáb

14

may

2016

Hembrismo

No soy femista.

 

Supongo que habrá otras mujeres como yo, pero lo cierto es, que cuando una mujer se declara no feminista es automaticamente atacada de insolidaria, cuando no de ignorante. Y es que si feminismo es por definición de la RAE la ideología que defiende que las mujeres y los hombres deben tener los mismos derechos, cómo puede una mujer no comulgar con tal doctrina.

 

Suele ocurrir que ideas intachables y aparentemente humanistas derivan en lo contrario a la hora de ser puestas en práctica. Es lo que paso con la filosofía de Nietzsche o con el comunismo.

 

Es el sino del ser humano. Somos seres contradictorios y la historia nos lo ha mostrado en muchas ocasiones. 

 

 

Lea con atención el siguiente artículo ("11 frases machistas que seguro has oido y son mentira") que bien podría llamarse los 11 mandamientos (del feminismo) y piense sobre el. Le ahorro mis comentarios.

 

No me considero femista, porque no me gusta la retórica de sus miembras.

 

Eso no quiere decir que no este a favor de la igualdad: aquí las feministas cometen un error lógico, cuando no tendencioso; se puede estar a favor de la igualdad de derechos de hombres y mujeres sin necesidad de ser feminista. Se puede condenar la violencia de género -en los dos sentidos- sin necesidad de ser feminista -que por cierto sólo condena la del varón a la mujer.

 

 

Una amiga, feminista declarada, me dijo el otro día que lo contrario al machismo no existe. Porque al hombre no se le discrimina o maltrata por el hecho de ser hombre.

 

Puede que aquí las femistas cometan el error de argumentar desde el desconocimiento. No toda la violencia es visible y puede que los hombres no sean capaces de denunciar la violencia por miedo a que se rian de ellos.

 

En mi trabajo de terapeuta me he encontrado con maltrato tanto femenino como masculino. Puede que el tipo de violencia sea distinta, pero es que cada uno utiliza los instrumentos que posee. La violencia física de la mujer al hombre existe. Por mucho que les pese a algunas.

 

Suma sumarum: lo contrario al machismo sí existe y lo encontramos precisamente en el punto ciego del feminismo. Se le ha llamado hembrismo, una palabra construida en analogia al machismo y que puede gustar más o menos, pero ahí está.

 

Una de las acepciones de hembrismo es la "tendencia de victimismo femenino institucionalizado en el Estado y cultura contemporáneas, que se asocia al ascenso de la perpectiva de género y al feminismo radical  y que difunde la idea de que el varón es privilegiado y domina todas las esferas sociales para de este modo justificar que este sea «discriminado por el creciente poder del feminismo institucional» o «dictadura del feminismo institucional de género".

 

Pero como dice Enrique Serna, uno de los pocos hombres que se atreven a pronunciarse verbalmente contra los ataques de las feministas, " las feministas creen que pueden reprogramar el cerebro del varón para ajustarlo a sus necesidades, como si la voluntad de poder y otros defectos de la naturaleza humana fueran una malformación del caracter masculino".

 

 

Cuando una persona o una minoria ha sido biográfica/historicamente sometida, humillada o traumatizada corre el peligro de quedarse anclada en su posición de víctima, de forma que acabe siendo ciega para su presente y argumente y actue siempre desde su pasado traumático.

 

El resultado no suele ser bueno. Vease el pueblo de Israel.

 

El hombre parece haber contraido con la mujer una deuda que nunca va a poder sufragar. Es la sensación que uno tiene al escuchar a algunas feministas radicales, cuyos males parecen derivar única y exclusivamente de la existencia del varón.

 

Quizás convendría que se pronunciasen más de otro modo cada crimen  o incluso cada piropo de un hombre hacia una mujer es suscetible de ser sumado a la causa.

Como decía cierta escritora aguda "me encuentro cada vez más perpleja ante el irreflexivo y automático vilipendio de los varones. Ya ni siquiera prestamos atención a este fenómeno porque forma parte de nuestra cultura (occidental). Los hombres parecen doblegados, no pueden regresar a la pelea y es tiempo de que lo hagan."

 

Alguién decía que la igualdad llegará el día en la que tengamos mujeres incompetentes en puestos de poder. Una mirada al panorama político podría insuflarnos una dosis de presente.

 

Aunque puede que no hayamos alcanzado las cuotas necesarias para percatarnos.

 


1 comentarios

sáb

07

may

2016

Todo es mentira....

A Dios no le gusta que el hombre mienta.

 

Y eso que Èl tiene la facultad de ver nuestro interior, es decir, a Él en realidad poco debería importarle. Se encuentra en la misma posición de ventaja que un padre ante su hijo de dos años, que todavía no posee esta capacidad, tan humana y tan necesaria para sobrevivir en sociedad.

 

A pesar de esto la mentira es castigada severamente por Dios, por nuestros padres y por todo representante del poder.

 

No mentiras en uno de los dogmas que hemos ido interiorizando y que guian nuestro comportamiento...aparentemente.

 

Pues por otra parte socializarse consiste exactamente en lo contrario; en aprender a mentir. Aprender a ocultar nuestros deseos y pensamientos. A agradar al otro. La cortesia, el protocolo, la educación, son formas de mentiras necesarias para sobrevivir en sociedad. Hay que aprender a encajar.

Cuanto mejor sepas mentir, mejor te irá (en sociedad).

 

Esa persona tan encantadora, que tan bien cae a todo el mundo.... Miente bien.

 

Por el contrario, los autistas, que no saben mentir, son unos inadaptados. Y cuanto peor mientan, peor les irá.

 

Sergi Pamis, el gran humorista catalán, analizaba en una tertulia radiofonica qué ocurriría si fuesemos siempre sinceros. En pocos días nos quedariamos sin amigos. Incluso los más intimos nos abandonarian. Y es que ni siquiera nosotros mismos somos capaces de soportar algunas verdades. Nos mentimos constante y despiadadamente.

 

De hecho, la mayoría de nosotros ni siquiera seríamos capaces de hacer este experimento pues nos faltaría valor para la sinceridad total. Temenos al castigo social como a ningún otro.

También la sociedad miente al individuo. De forma todavía más despiadada.

 

Nos mienten para evitar rebeliones, para que seamos conformistas, para inocularnos necesidades, para evitar que cuestionemos nuestras vidas, para manipular nuestro comportamiento o para evitar que lleguemos a conclusiones peligrosas. Estas mentiras benefician sólo a unos pocos - concretamente a los de siempre- y en este caso el valor nos falta para cuestionarlas.

 

También mienten los manuales de autoayuda. Dicen que tenemos que pensar en positivo. Y no nos advierten que pensar en positivo, cuando se está deprimido que es cuando haría falta, no es posible. Pensar en positivo cuando estamos tristes es como intentar no pensar cuando estamos en plena voragine de pensamientos obsesivos.

 

 

El resultado vendría a ser éste: "No pensar. No pensar. No pienses. No pienses en nada. Tranquilo, estoy tranquilo. No me pasa nada. Estoy tranquilo. Me quedo así quieto. Estoy esperando. No tengo que pensar. No me pasa nada. Estoy así tranquilo, el tiempo pasa y yo estoy tranquilo porque no pienso en nada. Es cuestión de aprender a no pensar en nada, de fijar la mirada en la pared, de hacer otro dibujo con el hierrecito del zapato, un dibujo cualquiera, no tiene que ser una muchacha, puedes hacer un dibujo distinto aunque siempre hayas dibujado mal. Tienes libertad para elejir el dibujo que tu quieras hacer, porque tu libertad sigue existiendo tambien ahora....."...y así hasta que álguien o algo nos saque de esa espiral que intentamos controlar.

 

Autoengañarnos en lugar de pensar. Pensar en positivo en lugar de mirar.

 

En Corea del sur hay un puente que se hizo famoso porque muchos coreanos iban a suicidarse desde allí.

El gobierno tomo medidas. La primera fue rebautizarlo; "Bridge of life". Ahora el que paseé por allí será bombardeado por luces de neón con frases positivas del tipo: "el mejor día de tu vida esta por llegar" y fotos de platos suculentos o de gente feliz.

 

Ya ni siquiera el suicida se libra del pensamiento positivo.

 

Supongo que la medida es efectiva. Al menos yo, si fuese suicida, me buscaría otro puente. Dejennos al menos morir en paz.

Tips de lectura:

La sociedad del cansancio, de Byun-Chul Han

Genesis, Robert Crumb

 

Tips cinematográficos:

They live, de John Carpenter

The pervert guide to ideology, de Slavoj Zizek

1 comentarios

sáb

16

abr

2016

La arruga

Hay comentarios, aparentemente banales, que por algún motivo se graban en nuestra mente. 

 

Recuerdo esta escena. Veintipocos años, verano, comiendo en casa de unos amigos. De pronto, no recuerdo ya el contexto, uno de ellos exclama: "las mujeres hasta los treinta y muchos se mantienen bien, pero a partir de los cuarenta el declive es implacable".

 

Puede que fuese la sospecha de que yo tambien llegaría algún dia a los cuarenta -con veinte uno suele creer tan poco en la edad como en la muerte, el mecanismo se llama represión y es sanísimo; ay de aquel que no lo cultive!- lo que hizo permanecer, durante casi veinte años, esta sentencia en mi cabeza. Aunque entonces no le prestase demasiada atención.

 

Ahora que me acerco a los cuarenta, vuelve a mí con toda su crueldad.

Ahora me doy cuenta de la sabiduria que había en ella y constato que reprimir (un arte muy denostado en mi profesión) es algo que vamos desaprendiendo con los años y que deberiamos cultivar. 

 

No es sencillo, pero tampoco imposible y en cualquier caso es una buena alternativa a la cirugia. Y, porqué no, quizás el verdadero secreto de la felicidad.

Voy a contar como se puede hacer.

 

Voy a revelar un secreto de belleza psicológica.

 

 

Un mal día te miras al espejo y descubres algo que no te gusta, digamos una arruga (puede ser cualquier otro defecto que te displazca).

 

Empieza el proceso. Primero hay que saber si se puede descartar (con lo cual se retrasaría el proceso un tiempo). Mira bien y cerciorate de que no es una ilusión perceptiva.

 

Una vez convencida de que no lo es, mirate en todos los espejos que tengas a mano y selecciona aquel en el que se vea menos (la arruga). Captura esa imagen e integrala en tu autoimagen.

 

Así de sencillo.

 

Llegará un momento en el que ya no habrá forma de deshacerte de ella (de la arruga) porque aparece en todos los espejos, bajo cualquier iluminación y desde todos los ángulos. Entonces es momento de aceptarla. Eso si, no lo hagas a la ligera, atribuyendole alguna caracteristica psicológica positiva, por ejemplo, "la arruga de la risa".

 

Salvada.

 

Un proceso menos seguro es buscarla (la arruga) entre tus amigas y conocidas. Te tranquilizará mucho encontrarla, eso si, corres el riesgo de que no esté, en cuyo caso te sentiras peor. He de matizar que no te consolará que tus amigas tengan otras arrugas, a ti sólo puede consolarte ESA.

 

 

p.d. cuando estes sentada en el quirófano piensa en esto. Hay alternativa!!!

 

p.d.2 Si piensas que este artículo es machista recapacita sobre ello.....

2 comentarios

lun

04

abr

2016

Estrategias para detener el tiempo

Desde hace unos años me ocurre siempre en vacaciones que en algún momento me viene a la memoria una viñeta de Mafalda.

 

Mafalda está en la playa comentando lo difícil que es sujetar la arena con el puño cerado. Por mucho que uno apriete el puño -y ella lo intenta una y otra vez- la arena se escurre entre los dedos hasta no quedar ni un granito. De pronto el padre interrumpe a la absorta niña con un gemido; no puede soportar más lo que para él es una clara alegoría del paso del tiempo.

 

El primer día de mis vacaciones me siento como Mafalda en la viñeta: con el puño cerrado y repleto de tiempo con el que podré hacer tantas cosas. "Esta vez no se me va a escapar ni un granito", pienso convencida. Y de pronto me veo a mi misma, incredula y decepcionada, en el aeropuerto de vuelta y me pregunto cómo es posible, que, a pesar de mi empeño me encuentre ya allí.

 

En esos momentos entiendo a aquel estudiante que, falto de posesiones y de sueños, decidió un día calcular los segundos de vida que podían quedarle. Embriagado por lo exorbitante de la cifra se sintió enormemente afortunado. Tanto es así que comenzó a temer por su fortuna.

Pasó una semana y el pobre infeliz que, consciente de su patrimonio, no podía ya pensar en otra cosa, calculó cuánto tiempo había consumido.

 

Esta vez le invadió un miedo atroz; si seguia así despilfarraría todo su precioso tiempo! Decidió tomar medidas. Durante la semana siguiente estuvo ahorrando tiempo allá donde pudo; llegaba a casa antes, se acostaba pronto, hacia los recados con la mayor rapidez y precisión posible... El domingo, lleno de ansia, volvió a calcular y el espanto se apoderó de él.

 

A pesar de sus esfuerzos no había conseguido ahorrar ni un segundo!.

 

El tiempo se le escapaba de las manos como la arena a Mafalda.

 

De repente le pareció que incluso lo sentía pasar. Incapaz de soportarlo se tumbó en el sofa y decidió que lo mejor era no moverse de allí y recitar poemas, para eludir al menos la conciencia de la hecatombe....

Pero el tiempo es memoria, y la memoria no se esfuma. El pasado esta en nosotros y siempre vuelve a emerger, a veces con ayuda de nuestra conciencia, a veces en sueños y otras de forma proustiana.

 

Esto me tranquiliza. Mi puño está ahora más lleno; conserva el sabor de los erizos, el olor del mar al atardecer, el sonido de las olas y el calor del sol en mis mejillas.

Pues como decía Faulkner: "el pasado no ha muerto, ni siquiera ha pasado".

1 comentarios

mar

15

mar

2016

Parejas de élite

María tiene un coeficiente intelectual de 87 (la normalidad empieza en 85). Hace dos años era de 97, es decir, ha bajado en 10 puntos.

Si sigue bajando la niña corre el peligro (aquí se considera una ayuda, y efectivamente, a corto plazo lo es) de recibir un programa educativo adaptado a sus capacidades.

Esta medida liberaría a María momentaneamente de la presión escolar pero a la vez estaría marcando su carrera académica; es prácticamente seguro que no irá a la universidad.

Nunca será, lo que aquí en Alemania llaman una Academica. La madre tampoco lo es y el padre brilla por su ausencia.

 

El sistema educativo alemán segrega a los alumnos en base a su rendimiento desde una edad muy temprana.

Los más listos -generalmente hijos de academicos- visitarán la universidad. Para los menos inteligentes (los que menos rindan en el colegio) existen un sinfin de planes hacia abajo, que les irán acotando las opciones profesionales. Al final de la pirámide apenas quedan opciones.

Este proceso de selección artificial comienza cuando los niños son demasiado pequeños para poder reflexionar sobre ello. El resultado es que a los que van mejor, aquellos a los que se recomienda una carrera académica, acabarán creyendo que son realmente más listos. Y lo mismo -y esto es lo fatal- ocurrirá con los menos exitosos; cargarán ya desde muy pequeños con un complejo de inferioridad intelectual. Se creeran menos inteligentes.

 

Mi trabajo con niños consiste, entre otras cosas, en evaluarles con tests de rendimiento psicológico. Poco a poco me he ido dando cuenta de que -con algunas excepciones- la mayoría de los problemas de aprendizaje (o atención) que tienen los niños en el colegio no son consecuencia de su menor inteligencia (ni de su código genético).

 

Existen otras variables con más peso, pero reconocerlas exige algo más de esfuerzo y de perspectiva por parte de los educadores.

 

Uno es el miedo. El miedo bloquea e impide el aprendizaje. La mayoria de los niños con problemas de aprendizaje tienen preocupaciones existenciales más importantes que aprender a restar o dividir. Y como seres inteligentes que son priorizan. Suelen venir de hogares con menos renta media, en los que los progenitores tampoco han estudiado (con lo cual las expectativas que tienen puestas en sus hijos son menores). En algunos hogares los problemas son mucho más graves (violencia, problemas psicológicos de los padres, alcoholismo etc...). María echa de menos a su padre y se pregunta constantemente, porqué no va a visitarla.

 

Al final la profecia se autocumple. Estos niños con preocupaciones especiales no van a estudiar.

 

Escapar a este sistema de selección no es imposible -como dicen los defensores- pero si extremadamente difícil. Pocos lo consiguen.

 

El otro día escuché la historia de una chica, que de pequeña fue considerada no suficientemente inteligente como para estudiar y una vez adulta, quería estudiar sobre todo para superar su complejo de inferioridad.

 

Esperando el metro veo el anuncio de una agencia de contactos conocida: "Elitepartnerschaft (parejas de élite): para académicos y singels con nivel" y no se si me parece más absurdo el comlejo de superioridad de los academicos o triste el de inferioridad de los que no lo son.

1 comentarios

vie

04

mar

2016

I would prefer not to

Joy, uno de los personajes de "Happines" (Todd Solondz), tiene un problema; por más que se esfuerza en ver siempre el lado positivo de las cosas, en perdonar los desplantes, en no ser rencorosa, en ser servicial y amable (etc) no consigue ser feliz.

¿Dónde fallo?- se pregunta ella misma mientras compone una canción tan ñoña como existencial. 

 

Joy no entiende que a pesar de todos sus esfuerzos -que parecen sacados de un manual de autoayuda- la felicidad se empeñe en alejarse de ella.

Joy dice si a la vida y ésta se rie de ella.

 

Es amable con sus hermanas; la toman por tonta. Es amable con los hombres: la humillan.

 

Joy no sabe decir que no.

 

La sociedad no educa a decir que si; el si es social.

El no, sin embargo, es anti-social, en tanto en cuanto es personal, individual. Sin si no nos integramos, sin no no existimos como individuos. El si nos disuelve, nos tranquiliza. El no marca nuestros límites.

 

Encontrar el equilibro entre estos extremos es complicado de forma que la mayoria de la gente vive arropada en el sí, pagando el (alto) precio de una identidad propia.

El sí es recompensado, el no castigado. Cuando decimos sí nos unificamos, negando nos diferenciamos.

 

Nos perfilamos.

 

Cuando los niños empiezan a tomar conciencia de su individualidad, a percatarse de que no son una prologanción de sus madres, empiezan a encontrar placer en decir que no.

 

Hay una etapa en la que dicen que no a todo, para desesperación de sus padres empeñados en encontrar una lógica a estas negativas, sin entender que no hay nada más allá del no. Lo que nuestro hijo realmente quiere no es que su padre y sólo el le ponga la chaqueta verde, lo que realmente quiere es mandar. Decir que no a todo lo que no sean sus propias decisiones.

 

La adolescencia es la siguiente etapa del no. Los padres tememos la llegada de este momento. Sabemos que a muy tardar cuando esta llegue nuestros hijos dejarán de idealizarnos (con lo bonito que es que alguién te idealice).

 

Aunque por otro lado también sepamos que es necesario que lo hagan para que puedan elegir su camino, abandonando el que nosotros más o menos conscientemente habiamos planeado para ellos.

 

Pues ay de aquel niño al que no permitieron decir que no!. Ay de aquel joven que, poco después, no tuvo adolescencia!. Puede que durante un tiempo parezca normal, pero en algún momento comenzaremos a escuchar el pitido de su olla a presión. Y estallará sin piedad y sin que los padres podamos hacer nada por evitarlo.

 

No se puede decir siempre si.

 

Seguramente es lo que estuvo haciendo Bartleby, el escribiente, hasta que un día, exahusto y casi sin fuerza, dijo que no y ese no se convirtió, de pronto en lo más importante de su vida.

 

En más importante que su propia vida.

2 comentarios

sáb

20

feb

2016

¿Soy normal?

Tenemos un manual de diagnósticos psiquiátricos que nos explica más de 300 formas de estar trastornados y sin embargo carecemos de una guía sobre la normalidad.

 

Basándome en ese manual voy a intentar definir la normalidad. Una persona normal (psicológicamente hablando) sería más o menos así:

 

Su CI es de alrededor de 100, si es más mejor.

 


Es feliz. No sufre. No tiene neurosis, es decir, los pocos miedos que tiene son todos racionales. No ha sufrido ningún trauma y si lo ha hecho lo ha superado resilientemente, es decir, no solo sin secuelas, sino extrayendo un aprendizaje vital de ellos. Nunca esta triste. Sus duelos no duran más de dos semanas (esto es importante). Su estado de ánimo es estable no tiene subidas ni bajadas fuertes. No tiene adicciones y su relación con la comida es sana.


La persona normal no es impulsiva pero tampoco se obsesiona con nada. Le gusta estar con gente pero tambien sabe estar sola, es decir, nunca se agobia por no tener plan el fin de semana, ni con no tener amigos, ni siquiera cuando es cierto. Piensa y actua de forma lógica y coherente. Es sociable, en todo caso prefiere las personas a los objetos inanimados (como los ordenadores o los móviles).

 

Nunca pierde el control. No es agresiva.

 


Duerme bien, entre siete y ocho horas y por las noches no mueve las piernas, no se levanta a comer ni a fumar, pues tampoco esta  nunca ansioso.
No tiene problemas de concentración, es decir, se concentra en lapsos de 45 minutos, entre ocho y doce horas al día, depende del pais.


Tiene una relación con su pareja de igual a igual; no es dependiente emocionalmente, es decir, no tiene ningún problema en imaginarse la vida sin él/ella. Eso si; tiene pareja. Tiene un deseo sexual estable y monógamo, independientemente de los años que lleve con su pareja.

Tiene sexo regularmente es decir, entre 3 y 4 veces por semana.

No idealiza a nadie y tiene un autoconcepto totalmente sano y acorde con la realidad, pero sin ser narcisista. Acepta las críticas y aprende de sus errores. No tiene complejos ni se compara con el resto de la gente. Le encanta su cuerpo, con todas y cada una de sus partes. Su autoestima es alta. Nunca exagera sus emociones. Nunca se siente culpable, a no ser que lo sea, cosa que reconoce inmediatamente y sin problemas.


No tiene dolores. No teme al futuro ni a la vejez ni a la muerte (aunque a juzgar por sus seguros, de vida, de invalidez, de jubilación etc… pudiese parecerlo).

 

Si no cumples todos estos requisitos es que no eres normal. Consultalo con un psicólogo o -si eres de soluciones rápidas- un psiquiatra.

0 comentarios

sáb

13

feb

2016

Inquietud

Al igual que los médicos durante los estudios se vuelven hipocondriacos, los psicológos aprendemos a patologizar nuestro comportamiento.

 

Además, los síndromes proliferan. Hemos pasado de 106 formas de locura en el primer manual diagnóstico a 374 en el actual. Es decir, se han triplicado los trastornos (!). Y esto no se debe a que cada vez estemos más locos -que también- sino a que cada síndrome tiene síntomas y estos pueden en un momento dado -por ejemplo cuando las farmaceuticas lo crean conveniente- subir de categoria.

 

Un ejemplo. La depresión o ansiedad infantil. Uno de sus síntomas eran los problemas de atención; se les aisló y se convirtieron en un síndrome propio (y moderno). Y sigue. La ansiedad y la inquietud son a la vez síntomas del deficit de atención (y de la depresión/ansiedad infantil).

¿Y que hace uno cuando uno está inquieto? Pues se mueve. Más que nada porque alivia. Pues ahí lo tenemos: el síndrome de las piernas inquietas, que ahora también se diagnóstica en niños y cuyo tratamiento es nada menos que el mismo con el que se trata el Parkinson (con potentes efectos secundarios a largo plazo).

 

Y es que los síndromes proliferan a una velocidad superior a la de los psicofármacos, con lo cual estos se ven obligados a repartirse el trabajo, para regocijo de algunos beneficiados.

 

Yo de pequeña debía de sufrir de déficit de atención y también de lo de las piernas inquietas (sigo sufriendo ambos). Por suerte nadie se dió cuenta o pensó que pudiese ser un problema grave. Ni siquiera los profesores que se limitaban a poner notas inocuas cómo: es despistada.

 

En cuanto al primero, me he dado cuenta que si uno aprende a dominarlo un poco tiene sus ventajas. Lo de las piernas la verdad

es que nunca me supuso ningún problema (ni se me hubiese ocurrido darle un nombre); cuando estaba nerviosa movia las piernas, cuando me acostaba, las movia también. A los únicos que les molestaba era a los demás (a los que dormian conmigo y a mi padre que le ponia nervioso).

Para mi, ahora lo veo todavía más claro, era placentero.

 

Me gusta mover las piernas y me alegro de que a nadie se le ocurriese medicarme por eso.

El laboratorio del sueño es la nueva fábrica de enfermedades.

 

De pronto los expertos se han dado cuenta de que por las noches hacemos cosas casi tan raras como de día. Unos hablan, otros comen (nocturnal sleep eating disorder), otros tienen espasmos (mioclonias del sueño), otros mueven las piernas (ressles legs syndrom) y otros incluso fuman (el otro día asistí a una conferencia dedicada a este síndrome en proceso de gestación: nocturnal sleep smoking syndrom, solo pude soportarla porque no soy fumadora, pero moviendo las piernas).

 

Estos síntomas tiene en común que suelen molestarles a los demás, no al que los sufre (o en menor medida).

 

¿Que hemos ganado con todos esto trastornos nuevos? A los que trabajamos en el ámbito de la salud nos proporcionan más trabajo, a las farmaceuticas más dinero, pero... ¿y a los afectados? ¿Hay alguna ventaja para ellos?

 

Si, aunque haya que rebuscar un poco. Para la mayoria de estos síndromes se postulan causas genéticas. De momento no se han encontrado, pero da lo mismo, en ello están.

 

A mi me hubiese venido muy bien este conocimiento para aplacar la ira de mi hermana cuando quería dormir y no podía (por culpa de mis piernas inquietas).

 

-Lo siento, le hubiese dicho, pero es genético.

2 comentarios

mié

10

feb

2016

Fugacidad

Las "memoires involuntaires" son recuerdos altamente emocionales que se apoderan de nosotros de forma inesperada.

Olores y sabores las desencadenan constantemente pero también la vista de un paisaje e incluso la conciencia de un movimiento pueden provocarlas. Las que evocan una experiencia traumatica  -"flash backs"-  son altamente desagradables, pues nos hacen revivir literalmente la situación.

 

pero lo mismo puede decirse de las positivas; estos momentos son seguramente lo más parecido a la felicidad que existe.

 

Decía Proust que cuando se apoderaba de nosotros un recuerdo involuntario las preocupaciones, que hasta ese momento ocupaban nuestra mente, se nos aparecían de pronto como carentes de importancia. El tiempo como tal desaparecía (pues nuestro tiempo subjetivo está estrechamente ligado a nuestra memoria) y nos instalabamos en un presente liviano y atemporal.

 

Incluso el miedo a la muerte que -ahora sentimos- había estado ahí en todo momento no conseguiría arrancarnos más que una sonrisa condescendiente.

 

Friedrichshain, el barrio de Berlín en el que me instalé cuando llegué a la ciudad tiene cientos de esquinas que evocan en mí estas memorias involuntarias. Volviendo del trabajo el otro día me percaté de que sin darme cuenta había viajado en el tiempo. De pronto sentí con una certeza propia de un sueño que podía dirigirme a mi casa de la Wühlischstr. Y que allí, mi compañera Joanna -la de entonces- me estaría esperando y nos tomariamos un café polaco. Cogeriamos las bicis e iriamos a la Americangedenk, como antes era y nos parariamos en cualquier cafe de la Skalitzer. Y el futuro -ahora presente- sería todavía agradablemente incierto. Todo posibilidades.

 

 

Seguí en bici un rato sin poder (ni pretender) desprenderme de esta sensación y de pronto pensé que el tiempo sí había pasado y aunque yo siguiese sintiendome igual, tenia otra vida, completamente distinta y que me esperaba en la otra parte de la ciudad.

 

Al llegar a Schöneberg todo había terminado.

 

 

El tiempo y la memoria habían vuelto a su sitio. Snif. Volver tambien duele.

1 comentarios

vie

29

ene

2016

La leyenda épica

La leyenda épica familiar es el mito de nuestra familia.

 

Lo que nos cuentan que es -o fué- nuestra historia.

 

Y si nadie nos cuenta nada -lo cual puede ser aun peor- la que nos contamos nosotros mismos a partir de los fragmentos de que disponemos.

 

Todos tenemos una, pero las familias con nombre y aquellas que cargan con algún estigma sufren el doble lastre de que el suyo no es tan sólo un mito familiar sino a la vez público. Es decir, la leyenda no acaba donde termina la familia sino que sigue -persiguéndolo a uno allí dónde va.

 

La persona puede acabar aplastada por el peso de su propia mitología, o, peor aún, puede que no encuentre el espacio (¿o el valor?) para devenir en persona.

 

La distancia que hay entre la leyenda épica y la realidad -lo vivido- es la morada de la fantasía. El lugar donde se gestan nuestros conflictos y dónde se intentan resolver.

 

Es la fábrica de nuestros sueños más intensos y recurrentes. Y de nuestros síntomas psicológicos -pero tambien físicos. Pues allí donde no alcanzan las palabras es el cuerpo el que debe implicarse.

 

 

Por ejemplo:

 

 

<<Fuimos una familia muy feliz (aunque por las noches mi padre se metiese en mi cama)

 

<<Por culpa de mis problemas mis padres sufrieron mucho (pero de donde vendrá Mi sufrimiento)

 

 

¿Cómo resuelvo estos dilema? Cuando se vuelven dilemas (conscientes) es que hemos recorrido ya la mitad del camino.

 

Pero mientras permanecen ocultos, mientras sigamos creyendo que hay alguna manera de compatibilizar estas dos versiones de la historia (y evitar el conflicto a toda costa) nuestra psique y nuestro cuerpo se encargará de demostrarnos lo contrario.

 

Nos recuerdan lo que no deberiamos olvidar.

Nos instan a tomar partido por nosotros.

0 comentarios

mié

20

ene

2016

Ser o no ser....¿feliz?

Simplificando se podría decir que el secreto de la felicidad depende de como hayamos resulto tres problemas existenciales, todos ellos en el fondo interdependientes.

 

El primero es común a todos los humanos, conocemos -y no podemos cambiar- nuestro final, con lo cual somos seres más bien trágicos que felices por naturaleza. Esto solo podemos aceptarlo (o adscribirnos al transhumanismo).

El segundo son nuestros conflictos biográficos personales, el grado de felicidad que emane de aquí dependerá de lo graves que hayan sido y de como los hayamos afrontado-resuelto. Y lo sigamos haciendo. Aquí puede ayudar la terapia.

 

Y el tercer problema ya lo planteaba Schakespeare. ¿Queremos ser?

 

"Ser o no ser, esa es la cuestión. ¿Qué es más noble para el alma sufrir los golpes y las flechas de la injusta fortuna o tomar las armas contra un mar de adversidades y oponiéndose a ella, encontrar el fin? se preguntaba Hamlet.

 

¿Es solo el miedo a que haya algo más -peor- después de la muerte lo que evita que nos suicidemos en masa?

 

 "Morir, dormir… nada más; y con un sueño poder decir que acabamos con el sufrimiento del corazón y los mil choques que por naturaleza son herencia de la carne… Es un final piadosamente deseable. Morir, dormir, dormir… quizá soñar. Ahí está la dificultad. Ya que en ese sueño de muerte, los sueños que pueden venir cuando nos hayamos despojado de la confusión de esta vida mortal, nos hace frenar el impulso. Ahí está el respeto que hace de tan larga vida una calamidad. Pues quien soportaría los latigazos y los insultos del tiempo, la injusticia del opresor, el desprecio del orgulloso, el dolor penetrante de un amor despreciado, la tardanza de la ley, la insolencia del poder, y los insultos que el mérito paciente recibe del indigno cuando él mismo podría desquitarse de ellos con un puñal. Quejarse y sudar bajo una vida cansada, por el temor a algo después de la muerte – El país sin descubrir de cuya frontera ningún viajero vuelve- aturde la voluntad y nos hace soportar los males que sentimos en vez de volar a otros que desconocemos. La conciencia nos hace cobardes a todos. Y así el nativo color de la resolución enferma por el hechizo pálido del pensamiento y empresas de gran importancia y peso con lo que a esto se refiere, sus corrientes se desbordan y pierden el nombre de acción."

 

 

 

Hoy en día, más que el miedo a la muerte es una especie de curiosidad mórbida lo que parece mantener a algunas almas adormecidas en este mundo. Esperar que pase algo, lo que sea!, una hecatombe si hace falta!, pero por Dios, ALGO!!!! Aunque sea en la televisión o en casa del vecino.

 

 

Según Castillo del pino:

 

 

¿Qué es, en qué consiste ser feliz? Sólo quien da un sentido a la vida, quien esta decidido a dotarla de sentido contra viento y marea puede ser feliz, y hace y tiene en realidad biografia. Es decir, es alguien.

 

Parece que eso ha debido de ocurrir siempre, en cualquier parte, dondequiera que sea. En La Mancha de los siglos XVI y XVII sabemos de alguno - no tenemos porqué dudar que existiera- que se empeño en hacerse su vida y ser feliz, en medio de tanta gente resignada a no serlo, en medio de esta inmensa llanura en la que la sorpresa era imposible, porque no termina sino en el horizonte, y se continúa después de éste. Esa fue su genialidad; esa fue su postrera e  imperecedera enseñanza: encontró el sentido de su propia vida, se empeño denodadamente en hacerlo realidad, y de aquí que nos diera la pauta de los que significa tratar de vivir de acuerdo a su idea de él y del mundo.

sáb

16

ene

2016

Locos

Es curioso que fuese Jaspers, un psiquiatra fenomenólogo, es decir, interesado en la "experiencia del sujeto", el que pusiera una traba más a la compresión del delirio, al definirlo como incomprensible desde el punto de vista psicológico.

 

Esto le viene muy bien a la psiquiatria actual, poco interesada en cómo sienten sus pacientes y dedicada a analizar genes y neurotransmisores, acuñar nuevas enfermedades, además de estar vendida a la industria farmacéutica.

 

Los que sufren de esquizofrenia son una clientela fiel y que da pocos quebraderos de cabeza. No porque se tenga un buen tratamiento para ellos, sino porque con este tipo de locos -los delirantes, los esquizofrénicos- no hay que dialogar (lo cual solo es cierto para la fase de delirio agudo).

 

La esquizofrenia es la locura. Loco es aquel a quién los demás no comprenden.

 

 

Los esquizofrénicos deliran, los delirios no son comprensibles y lo único que podemos hacer por ellos es medicarles. La medicación les impide pensar con claridad de forma que los delirios se reducen (al igual que el resto de los pensamientos). Y si bien a corto plazo el efecto es aliviante, a medio plazo acaban pagando el precio de una melancolia que además les priva de la posibilidad de entenderse ellos mismos.

 

La pildora del olvido.

La segregación de las disciplinas nos ha hecho que hoy nos encontremos en la absurda situación en la cual los psiquiatras

(mainstream) y químicos esán convencidos de que la causa de la esquizofrenia se encuentra en el desequilibro de los neurotransmisores, los genetistas en un gen alterado, los virólogos en un virus que afecta al cerebro etc...Las teorias psicosociales ya no están en boga, la terapia es "demasiado lenta y carece de estudios que demuestren sus efectos" (y si no se hacen nunca va a haber). El modelo bio-psico-social es decir, el que dice que la esquizofrenia no tiene una única causa, de facto solo sirve para mantener el estatus quo.

 

Y buscando la piedra roseta van apareciendo cada vez más datos que nos van alejando lenta pero sistemáticamente del supuesto objetivo que sería mejorar la calidad de vida del paciente. 

 

La mejora en su calidad de vida está más relacionada con el avance cultural -hoy no sería ético, en nuestra sociedad occidental atar a los locos- que con el de la psiquiatria propiamente dichos.  Y este avance cultural tambien tuvo un motivo utilitarista, la revolución industrial precisaba de mano de obra lo cual obligo a recalificar a algunos locos como capacitados para trabajar, y  de ese modo salieron del manicomio. Para ponerse a trabajar. Y si, quizás sea mejor medicarles que extirparles una parte del cerebro.

 

Decía Thomas Bernhard, y sabía de lo que hablaba ""de las catástrofes ocurridas a un hombre más tarde se podía dedicir la existencia de daños tempranos, a veces muy tempranos, en su cuerpo y en su alma. Sin embargo la medicina actual seguía aprovechando demasiado poco esos conocimientos. La mayoria de los médicos siguen sin investigar los motivos y se limitan a los esquemas de tratamiento más rudimentarios. Farsantes expedetores de recetas que rehusan ocuparse del estudio del alma de aquellos que, siguiendo una tradición funesta, se confiaban totalmente a ellos en su desvalimiento. Vagos y cobardes eran los médicos y confiarse a ellos significaba confiarse al azar y la insensibilidad total; a una pseudociencia. La mayoria de los médicos eran hoy "trabajadores no calificados de la medicina" y "los mayores mixtificadores".

 

 

Si te interesas, lector, por la mente humana no busques respuestas en los "Manuales psiquiatricos", en los cuales el saber se agota en el bautismo de los síndromes y la enumeración de sus síntomas.

 

Si quiere saber qué se esconde tras las autolesiones, los tics, la culpa, el suicidio y muchos más síntomas leete "Instrumental" de James Rodhes, un superviviente, como tambien los esquizofrénicos lo son.

 

Además Rodhes -a diferencia de los psiquiatras- ofrece una salida, que si bien no va a hacer desaparecer todos tus problemas, si puede dotar de sentido tu vida y hacer que valga la pena vivirla.

 

Y sin efectos secundarios.

 

 

0 comentarios

mié

30

dic

2015

Esto no es un Selfie

¿Qué cabe esperar de una sociedad -se preguntaba estos días una revista de arte alemana- en la que el honor de ser la escultura mejor pagada de la historia lo ostenta un perro gigante, igual a esos que se hace con globos para entretener a los niños?

 

Según el  profesor de filosofia Byung-Chul en nuestra época digital impera una estética que él denomina la estética de lo liso, lo terso, lo sin cisuras.

 

No hace falta irse a los quirófanos para comprobarlo, ya que creo que se queda corto al denominarla estética. Este movimiento lo abarca todo es también la ética que abrazamos, la encontramos en todos y cada uno de los estratos de nuestra sociedad.

 

El "positivismo" es la filosofia -y la actitud- imperante. En la ciencia este positivismo se expresa en un pseudooptimismo grandilocuente que aspira, o eso dice, a conocer la verdad a base de diseccionar estructuras, olvidando inmediatamente después que alguna vez formaron parte de un mismo Todo. El momento de la unificación de estos saberes - única forma legitima de conocimiento- nunca llegará pues ya no le interesa a nadie.

 

Si nos centramos en la actitud todo esto podría parecernos hasta bien, pues ¿que hay de malo en ser positivos? ¿hay algo más inocuo que el Faceboock?  ¿Algo mejor que una cultura del buen rollo, representada por los Likes? Unos likes por lo demás totalmente vaciados de contenido y significado -ya lo dejo claro su fundador, nunca habrá dislikes- hasta un punto grotesco y cuya única función parece ser alimentar unos egos realmente pobres- al menos en apariencia. Y es que la autoestima que se apoya en estos likes es frágil y se sostiene únicamente porque es, el nuestro, un narcisismo interdependiente.

El único problema de esta cultura positivista es que a consecuencia de su obsesión por lo uniforme, lo perfecto, ha ido relegando a la cuneta (quizás siempre lo estuvo, pero la presión nunca fue tan grande) lo único que no puede uniformarse, lo subjetivo, el sujeto al fin.

 

Lo malo del positivismo es la negación del sujeto.

 

Lo subjetivo podría definirse actualmente como aquello que ya no importa, lo que ya a nadie le interesa -por desconcertante y porque poco a poco nos vamos quedando sin lenguaje para expresarlo.

 

El arte -lo subjetivo por antonomasia- ha devenido en un mero intercambio comercial, en una farsa colectiva y el muñeco de Koons, detrás del cual no hay nada, que no significa nada y no deja ningún lugar a la interpretación ha venido -cual mesias- para tranquilizarnos.

 

Ante el Ballon Dog al menos no es necesario impostar (lo cual no es poco). Ante el Ballon Dog podemos relajarnos y contemplar extasiados nuestro reflejo, que, para que nos vamos a engañar, es lo único que parece preocuparnos.

 

En el poder redentor del arte ya nadie parece creer. Y es que hemos vendido por menos de nada nuestra alma al Gran Hermano, al fantasma del otro, que se ha ecargado de vaciarnos de pasiones, proyectos o sueños que no interesen a la colectividad.

 

Ya lo decía Musil; de todas las personalidades que conforman al ser humano (y el enumeraba al menos 8 o 9) renunciamos a la única auténtica, la única capaz de apasionarnos y hacernos gozar. Y lo hacemos sin ningún tipo de resistencia. Por nada.

 

¿Qué esperar de una sociedad en la que los políticos más votados carecen de discurso, la belleza se parece peligrosamente a la de una muñeca hinchable y las nuevas estrellas pop se caracterizan por no hacer nada (aparte de gritar y gesticular histericamente delante de una cámara?

0 comentarios

lun

28

dic

2015

Propósitos 2016

Este año tengo solo un propósito en mi lista:

 

  1. Homenaje al hedonismo

 

Pues del trabajo, de la declaración de la renta, de los madrugones, del frio matinal, de la oscuridad, del largo invierno, de los interminables viajes en metro, de los incidentes y accidentes, de la depresión de finales de febrero etc... no nos libra nadie. Así es que, después de pensar un rato, aquí tengo una primera versión. (Voy a colgarla en la nevera)

 

  • Comer ostras con vino blanco en el KDW
  • Visitar Bartleby and co. (Boppstraße 2.) y agenciarme un buen libro
  • Alzar la vista y contemplar los espectaculares cielos
  • Cena en coreano de la Gneisenauerstr.
  • Mucho cine
  • New Yorker Cheese Cake en "The Bird" (Kottbusser Damm 95)
  • Viaje con Isa
  • Almuerzo con Yvonne & family en "La mar salá"
  • Escapada a Rügen a ver los acantilados blancos
  • Erizos con Roberto
  • Verano en Denia
  • Más música
  • Disfrazarme e ir a bailar al Ballhaus (con quién se quiera apuntar)
  • Jugar con mis hijos y revivir la infancia...
1 comentarios

sáb

05

dic

2015

El secreto de la felicidad

Es personal e intransferible, pero siempre sencillo...Este es uno

 

Tomar café

Levantarte por la mañana y ver que va a salir el sol

Mirarte en el espejo, ver que casi llegas a los 40...y que no pasa nada

Comenzar el libro de Rafael Argullol

Reirte con tu hermana sobre las rarezas de tus padres

Tomar café

Mandar una postal

Compartir unas ostras

Ir a cenar con tus amigas

Un vaso de vino tinto

Una sopa Thai

Constatar que tu trabajo tiene sentido

Decirle a tu jefe que no

Tomar café

Ver la última pelicula de Paolo Sorrentino

Dormir

Que suene el despertador y sea sábado

Tomar café

Jugar con tus hijos al memory y ver que te ganan (los dos!)

Comenzar un proyecto

El primer dia de vacaciones

Oir a Zizek

El olor a mar

Compartir una pata de pulpo

El olor a invierno

El primer Glüwein del año (y solo el primero)

Que los dias se hagan más largos

Tomar café

La risa de tus hijos

Tumbarte en el cesped con un libro y pensar que tienes dos semanas para no hacer nada

Terminar un proyecto

Hablar con los pacientes

Pan con Nutella

Tomar café

Proponerte algo nuevo y ver que puedes hacerlo

Elegir los pendientes

Releer "Los apuntes de Malte Lauren Bridgge"

Descubrir una cafeteria y sentarte a tomar un café

Escribir

Ir al coreano

Ver Star Wars con tus hijos y que te contagien su entusiasmo

Dejar de confiar en los politicos

Comer con tus amigas de toda la vida y ver que aun os reis juntas

Hablar con tu pareja y sentir que lo entiende todo

El olor a cloro de la piscina

Pasear

Comer marisco

Ir a ver "Fanny och Alexander" y acabar viendo "The Party" de Peter Sellers

Leer

Beber martini

Llegar a Denia

El olor a pachuli

Comer paella y que cada vez sea algo extraordinario

Ir a Madrid y encontrarte con camareros amables

Dormir

Mirar el cielo por la mañana y ver que es rosa

Un plato de espaguetti

1 comentarios

dom

22

nov

2015

El oráculo

Los clásicos nunca pasan de moda porque las preguntas que plantean siempre son actuales. Central en "El hombre sin atributos" de Robert Musil, es el eterno conflicto entre científicos y humanistas. Según él, el problema podría resumirse como sigue: los científicos siempre reprocharán a los humanistas que sus ideas no son ciertas a lo que estos les replicarán que las suyas no son relevantes. 

 

En 1996 Kari Stefansson, und neurólogo (y científico) islandes, fundó la firma deCODE Genetics en Islandia. Sus contactos con el gobierno le proporcionaron acceso a las actas de los pacientes islandeses y con muestras orgánicas -que muchos de ellos proporcionaron voluntariamente- se decodificaron sus genomas.

 

Decir que Islandia es un pais interesantísimo para los genetistas por su particular historia; en el año 900, Celtas y Vikingos se establecieron allí y han permanecido, aislados del resto del mundo y sin mezclarse, prácticamente hasta el día de hoy.

 

DeCODE lanzó al mercado uno de los primeros tests genéticos personales. La empresa cuenta con el código genético de miles de islandeses. La idea prometía; encontrar los genes responsables de todo tipo de enfermedades y desarrollar los medicamentos específicos para tratarlas. Pronto se vió que la relación gen-enfermedad estaba bastante menos clara de lo que hubieses sido deseable y -peor aun- las posibilidades de desarrollar un tratamiento específico eran prácticamente nulas.


 

Hoy en día los tests genéticos sirven para poco más que para esto: saber que algunos de nuestros genes se diferencian de los de otras personas y que esto podría tener alguna relación con alguna de las cosas que nos pasan. Podría.

 

Steffersson -de pensamiento pragmático- ha sabido redirigir su empresa hacia el terreno del diagnóstico (los marcadores geneticos). Intenta convencer al gobierno islandes de la existencia de una obligación ética de conocer nuestro código genético. Por suerte el gobierno se sigue resistiendo.

Steffensson -dando ejemplo- contaba en una entrevista que él mismo constato, al repasar su código personal, que tenía un riesgo elevado de padecer esquizofrenia (entre otras enfermedades terroríficas). Todo quedó en un susto -por el momento- pero que a él le valió la pena.


Asumamoslo: la técnica hace tiempo que ha superado nuestra capacidad de interpretación.  Arroja datos que no sabemos interpretar (y mucho menos tratar) es decir que hoy por hoy no son relevantes y si hay algo que no es ético es querer sacar partido económico.


Cualquiera de nosotros es susceptible de padecer muchas enfermedades -y accidentes- pero este hecho no debería convertirse en nuestro timón.


Cuando uno consulta al oráculo puede ocurrirle como a Edipo que intentando huir de la profecía lo que hizo fue precipitar su cumplimiento.


El futuro es incierto por definición, y si tanto nos preocupa quizás es que algo falla en el presente.


2 comentarios

dom

15

nov

2015

De buenos y malos

Ayer vi Star Wars con mis hijos. Justo el día de antes fueron los atentados de París; consecuencia lógica de la actitud imperialista y arrogante de occidente.

 

En Star Wars -una pelicula para niños- hay una separación clara entre buenos y malos. Los malos son los imperialistas: occidente. Y los buenos los rebeldes.

Por desgracia la analogía no es extrapolable a la vida real. Pues, si los malos somos los occidentales, entonces ¿quiénes son los buenos?

 

Lo más parecido a un rebelde que existe hoy en día es un terrorista (y no creo que haya mucha gente que considere que los terroristas son los buenos). Otra cosa es tachar sus actos de imcomprensibles. Eso es cinismo. Son actos lógicos. Cuando a uno le han quitado todo, ya no tiene nada que perder.

 

Pero entonces, ¿dónde están los buenos en la vida real?

 

¿Qué es el bien? ¿Quién se atreve a definirlo? ¿No es más fácil definir el mal?. El mal (o los malos) es aquel o aquello que me hace daño, a mi y a los mios. El mal es una categoria relativa.

 

Los rebeldes en Star Wars quieren aniquilar el arma omnipotente que está en manos de los imperialistas y que les aseguraría la dominancia del mundo. Ese arma si tiene analogo en la vida real y su eficacia -a corto plazo- esta probada empiricamente. Y los rebeldes más que buenos son valientes. Y quizás lo que falta en el mundo más que bondad o buenos sentimientos sea justamente eso; valor.

 

Me preguntó a que se deberá que visto en la pantalla la maldad de los imperialistas sea tan obvia y en la vida real, a pesar de ser los mismos, y de que no nos falta de infomación -aunque quizás nos llega demasiado manipulada- es tan difícil vernos como tales. ¿Será  que el grado de complejidad de la realidad nos abruma y nos paraliza? ¿Será que formamos parte de él y darnos cuenta implicaría cuestionarnos a nosotros mismos? ¿Es la sobrecarga de información lo nos impide ver con claridad? ¿Nos desconcierta que los malos hagan actos de caridad? ¿O es sólo cuestión de imagen?; que llevan traje y no van tatuados.

 


Aunque quizás no estemos tan ciegos y sepamos todo esto pero nos de todo una infinita pereza. Pereza a pensar. Pereza a renunciar. Pereza a actuar. Miedo a vernos con todas nuestras contradicciones.

 

Pereza a enfrentarnos con el mal banal y cotidiano. El mal que hacemos cuando vamos de shopping sin pensar de dónde viene la ropa. Y la cobardía. Cobardía a la hora de plantearnos para quién trabajamos y a qué se dedica la empresa a la que hemos vendido nuestra alma.

 

¿Por qué nos fascina tanto Dark Vader? ¿Qué diferencia hay exactamente entre él y nosotros?

 

¿Y el mal? No es ningún misterio que forenses o psiquiatras vayan a desvelarnos un día, no hay ningún gen por elucidar, debajo de la coraza de Vader no hay nada que explique el misterio.

 

El mal está a la vista, solo hay que querer ver.


Y Star Wars es sólo una película- les decimos a nuestros hijos.

1 comentarios

dom

08

nov

2015

El infinito y la mujer

Genio: ¿Qué cosa crees más dulce: ver a la mujer amada o pensar en ella?

Tasso:No lo sé. Cierto que cuando estaba presente, me parecía una mujer; lejana, me parecía -y me parece- una diosa.

Genio: Estas diosas son tan benignas, que cuando alguien se les acerca, repentinamente guardan su divinidad, sueltan los rayos a su alrededor y se los guardan en el bolsillo, para no deslumbrar al mortal que se les pone delante.

Tasso: Dices la verdad. ¿Pero no te parece un gran pecado de las mujeres el hecho de que, ante la comprobación, ellas resultan tan diversas de cuanto las imaginábamos?

Leopardi

 

El romanticismo surgió como reacción a los movimientos dominantes de la época que habían apostado todas las cartas a la razón. Los románticos devuelven al sentimiento un papel central, abandonando la grandilocuencia de sus contemporaneos que pretendían el conocimiento pleno y la dominancia de la naturaleza.

 

La naturaleza como última vencedora es motivo común de esta época. La naturaleza recuperando el espacio que los hombres habían creido conquistar para siempre.

 

Este pesimismo a la hora de entender el mundo no tiene porque desembocar en resignación. Por contra los románticos predicaban una actitud heroico-trágica, que consistía en seguir manifestándose y vivir con alevosia, siendo plenamente conscientes del sinsentido de la empresa, de su fracaso inexorable.

 

Cierto filósofo aleman lo expresaba así, "si al avanzar la meta va alejándose, será que la meta es el camino". Aunque al final nos espere -segura de si misma- la muerte.

 

 

Aspirar a la plenitud, al TODO aún conscientes de la inutilidad del acto es una actitud romántica. La felicidad plena es imposible y este hecho hace que la vida en sí sea un estado violento. En su libro "El heroe y el único" Rafael Argullol concluye que "el poeta, el superhombre, por aspirar a la plenitud más que ningún otro, sufren esta violencia con más fuerza."

El hombre es un ser trágico y escindido porque en él habitan impulsos opuestos de los que nunca conseguirá librarse; la consciencia de la imposibilidad de la plenitud (razón) y el potente deseo de conseguirla (sentimiento). De esta contradicción emana una fuerza violenta que el poeta proyecta en los hombres, a los que acaba despreciando por su inconsciencia, resignación -tambien los optimistas pueden ser seres profundamente resignados- y cobardia ante la vida.

 

Y en medio de todo esto aparece la mujer como Diosa, promesa de plenitud (que nunca llega, ni llegará). Y el poeta, incapaz de conformarse con la mediocridad toma, con respecto a ella, una actitud que Nietschze -gran anhelador de la mujer- llamó el "Pathos de la distancia".


"Todo gran tumulto hace que concibamos la felicidad en el silencio y la lejanía. Si un hombre está en el centro de su tumulto, en medio de su resaca de opciones y proyectos, he ahí que ve pasar, deslizándose bajo sus ojos pálidos, encantadores seres, de los cuales anhela la beatitud y el descanso:son las mujeres. (...) El encanto y el más potente efecto de las mujeres es, por usar el lenguaje del filósofo, una actio in distans: es decir requiere -por encima de todo- distancia!".

F. Nietzsche

 

Hoy en día nos quejamos de nuestra soledad y de no encontrar la pareja ideal, ¿será que nos hemos convertido, a pesar de vivir en una sociedad mecánica y racionalista, en románticos?

1 comentarios

mié

04

nov

2015

Divagación

Hace unos meses se publicó un estudio en la revista Science según el cual las personas tendriamos tanto miedo a quedarnos a solas con nuestros pensamientos que preferiríamos hacer cualquier cosa, aunque fuese autolesionarnos (en el estudio en forma de descarga eléctrica) antes que enfrentarnos a nuestra mente.


Preferimos una descarga eléctrica antes que pensar. Pensar en nosotros y nuestras vidas.


De hecho las descargas eléctricas siguen constituyendo un tratamiento para las depresiones graves. Cuando el médico ya no sabe que hacer (y a falta de tiempo para hablar).


No me parece descabellado pensar que cierto tipo de ataque epiléptico sea provocado por el cuerpo como defensa ante un miedo existencial apremiante. Objetivo: dejar de pensar.  Y es que aunque no parezca lógico -la realidad rara vez lo es-  no todas las personas que sufren ataques epilepticos y tiene la suerte de librarse de ellos se sienten mejor. Algunas personas se deprimen. Quizás la falta de esos ataques los obliguen a pensar en otra cosa.


Tambien las enfermedades nos libran de pensar.


Hay un problema: la mente no para. Y hay también una solución (rápida): la podemos llenar de tonterias, de ruido de fondo, para que al menos no piense nada incómodo o transcendente, nada capaz de llevarnos a cuestionar aquello que preferimos dar por sentado.


Hoy en día, y gracias a las nuevas tecnologias, no hay porque preocuparse; es posible estar todo el día ocupado sin pensar en nada, o no pensando más de 4 minutos seguidos en algo concreto. Pero esto no es nuevo, hace ya años que la televisión se encarga de dictarnos que pensar, que desear etc..

Hace poco leí un reportaje en una revista. Hablaba de un joven emprendedor que un día cayó en la cuenta de que estaba peligrosamente enganchado a su móvil: éste se había convertido en una prolongación de su personalidad que amenazaba con tomar el poder y sustituir a su corteza prefrontal, esa zona del cerebro donde se alojan las llamadas "funciones ejecutivas". Decidió cortar por lo sano y además, quiso ayudar a otros como él. Se le ocurrió ofrecer convivencias de abstinencia tecnológica. Fué un fracaso... la mayoría de los participantes abandonaron el seminario decepcionados. Aburridos y enfadados. No se sabe muy bien si con ellos mismos o con el idiota que les convenció de tamaña barbaridad.


Y es que después de tantos años de dejar que nos entretengan puede que ya no seamos capaces de hacerlo por nuestra cuenta. Podría llegar un momento en el que las personas de carne y hueso nos aburran (y nos cabreen).


Y es que - no sabemos muy bien porqué- pero habiamos llegado a creer que les interesabamos de verdad!!

0 comentarios

dom

25

oct

2015

La autoridad

Puede que los no creyentes lo tengamos un poco más fácil, aunque no estoy muy segura. En mi caso durante mucho tiempo tuve mi Dios particular (aunque poco original): mi padre. Sus sentencias sentaban cátedra y tuvieron que pasar muchos, muchos años y unas cuantas decepciones para que al fin me atreviese a cuestionarlo. 

 

Los padres son los primeros representantes de la autoridad en nuestras vidas. De ellos, no de la tan conjurada educación sino de lo que a ella escapa -el ejemplo entre otras cosas- aprenderemos a cuestionar, respetar o temer a la autoridad.

 

¿Qué significa respetar a la autoridad?

 

En un libro para niños alemán (Pedro el melenas), recientemente reeditado en español, un médico alemán de mediados del SXIX, nos explica que ocurre cuando los niños se portan mal y no obedecen a sus progenitores; perdida de miembros, ostracismo y muerte son algunas de las consecuencias.

 

Un inteligente ilustrador, casi un siglo después y en vista del éxito apoteósico que tuvo esta pedagogía en Alemania, se atrevió a replicarle. En un verso de su anti-libro resume lo que les ocurre a los niños que NO cuestionan a sus padres y les obedecen ciegamente.

"Si tragas toda la comida del plato -dice-, sin importar que tengas hambre o no, si te olvidas de jugar -para no molestar- si, en definitiva, haces todo lo que tus padres te digan sin cuestionarlo, años después, siendo ya un hombre, seguirás temiendo  y obedeciendo de igual modo a las autoridades, que para esas fechas -por suerte o por desgracia- ya no serán tus padres sino tu marido (o tu mujer), tu jefe, los políticos, tu médico, tu psiquiatra, tu jefe etc...

 

Si alguna vez, con mucho esfuerzo por tu parte -o después de una gran caída- consigues cuestionar tus autoridades, te darás cuenta de que has comenzado un camino interminable y angosto. 


De pronto todo puede parecerte una tomadura de pelo:

  • el amor romántico es para siempre
  • la televisión informa
  • la depresión tiene una causa orgánica
  • la esquizofrenia hay que tratarla con medicación
  • los ricos son más listos
  • los políticos trabajan para mejorar nuestra situación
  • las nuevas tecnologías nos ayudan a socializarnos
  • sin móvil no se puede vivir
  • los académicos son más inteligentes

 

Y además, con asombro observarás que ni siquiera los que podrían beneficiarse de esta actitud crítica, van a embarcarse en algo tan descabellado: por pereza e inercia pero sobre todo por miedo (ese miedo tan viejo y familiar). Y es que no hay nada que de más miedo que la libertad, aunque sea la de pensamiento.

 

 

Todo esto para alivio de las propias autoridades. Y es que si no les obedeciésemos ciegamente no podrían manipularnos con tan poco esfuerzo.

1 comentarios

mié

23

sep

2015

Fobia social: el infierno son los otros.

Cuando tengo que hablar con alguien siento miedo.


El estómago se me encoje, los pensamientos se amontonan en mi cabeza y pienso:  ¿tiene sentido lo que digo?, ¿estoy haciendo una pregunta estúpida?, ¿utilizo las palabras correctas?, ¿cómo va a reaccionar la otra persona?.


Me apetece salir corriendo, escapar.

Cuando tengo que hablar en grupo -y todos me miran- es aún peor. Mi corazón late a 200, me sudan las manos y yo quisiera estar muy lejos. La taquicardia y la tension en el estómago son horribles; estoy tan nervioso que no puedo ni moverme. La mayoría de las veces no me salen las palabras. Me quedo callado. Solo quiero que todo acabe cuanto antes.


Si tengo problemas con los ejercicios en clase y alguien me pregunta como voy, le digo que bien; para que se vaya y me deje en paz. Es mucho peor el miedo a tener que hablar con él que la sensación de fracaso por no entender nada.


Ir al colegio es un infierno para mi. La mayoría del tiempo estoy solo y apartado. Nadie juega conmigo, a veces tengo la sensación de que no existo, y si se acercan es aún peor, se meten conmigo y pueden ser muy crueles.


Cuando llego a casa y mis padres me preguntan cómo me ha ido, les digo que bien. No quiero preocuparles y tampoco me gusta que piensen que soy débil.


No me gusta la vida.


Lo único que me gusta es estar en mi habitación y jugar con el ordenador. Pero siento todo el tiempo que estoy haciendo algo mal, que me estoy perdiendo algo y me pregunto porqué soy así.

 

Testimonio de un niño anónimo

2 comentarios

dom

20

sep

2015

False Memorys

"No sabemos quién somos hasta que nos oimos contando nuestra historia"

 

La memoria humana no es infalible. No funciona como un ordenador que almacena y ordena los recuerdos por orden de aparición. Nuestra memoria es dinámica. Nuestra autobiografia es voluble y susceptible de modificaciones. El cerebro va seleccionando e integrando en nuestra historia lo que le interesa recordar, quedando aquello que no en una especie de limbo. Y a la hora de recordar dependerá mucho de nuestro estado de ánimo el que recordemos unas experiencias u otras y cómo las recordemos. Que la memoria funcione de manera aparentemente tan ineficaz tiene una explicación. Nos protege de recordar cosas que preferimos olvidar, lo cual es bueno para nuestro autoconcepto.

 

Si la memoria fuese infalible nos ocurriría lo que les ocurre a aquellos que no pueden olvidar: tampoco pueden vivir.

 

 

La psicóloga norteamericana y experta en memoria Elisabeth Loftus estuvo estos días en Berlín para hablar del tema al que ha dedicado su vida de investigadora: las "memorias falsas".

 

En los años 60-70 se produjó un fenomeno social curioso, y sospechosamente similar al que observará Freud medio siglo antes. En el transcurso de la psicoterapia algunos pacientes accedian de pronto a recuerdos traumáticos y estos iban desde haber sido víctimas de abusos sexuales de niños hasta haber sido obligados a participar en misas satánicas.

 

Además, los perpetradores de estas atrocidades, solían ser los padres. De pronto multitud de padres se vieron acusados, según ellos falsamente, por sus hijos de violadores.


Freud -presionado por el puritanismo de una época que no podía aceptar que estas cosas ocurriesen, y menos aún en el seno de familias respetables y acomodadas- tuvo que retractarse y "reconocer" que los pacientes se habían imaginado los abusos: era el deseo de los pacientes el que les llevó, de niños, a fantasear sexualmente con sus padres, los complejos de Edipo y Electra nacían, son los hijos los que quieren acostarse con sus padres, siempre.

 

Los años 60 y 70 fueron una época muy distinta y mucho más liberal que la de Freud. La gente se revelaba en las calles contra los políticos, contra el establishment, pero había resistencias y en definitiva el tabu seguía siendo tabu. Elisabeth Loftus fue una de las científicas que salieron en defensa de los padres y a ella debemos la interesante teoría de que estos falsos recuerdos podían haber sido inducido por los propios terapeutas.

 

La situación terapeutica es muy delicada. En la intimidad de la consulta el paciente se encuentra sólo e impotente ante un terapeuta incompetente o demasiado implicado que puede causarle mucho daño.

 

Pero aun siendo esto cierto, no lo es menos que el abuso sexual de padres a hijos existe y ha existido siempre y que también existe la amnesia postraumática y es posible acceder, en el curso de la terapia, a recuerdos reprimidos no inducidos por el terapeuta.

 

La memoria colectiva funciona de forma similar a la individual; las sociedades prefieren no cuestionar, pues cuestionar es dudar, la duda precede a los cambios y tendemos a la inercia. La situación de impotencia -siempre que no transpase un límite- es preferible a la de libertad.


No queremos creer que el mal existe -y no precisamente en el infierno- y que, en ocasiones, los padres son los peores verdugos. Nadie quiere creer esto y si hay gente dispuesta a hacerlo, antes de indignarnos y acusarles de crédulos, deberiamos preguntarnos porqué, pues los recuerdos son muy manipulables pero los sentimientos de los que emanan son mucho más sólidos.

1 comentarios

dom

06

sep

2015

Modelo de madre

La madre es el medio a traves del cual el niño aprende a interpretar el mundo. Por medio de la madre y basándonos en su comportamiento, sus expresiones, sus miradas, sus gestos y más tarde, sus palabras, consegiremos -o no- entender el funcionamiento del mundo y de las personas.

 

Las emociones y el comportamiento en sociedad -al igual que el lenguaje- tienen que aprenderse. Nacemos con el potencial pero este sólo se desarrollará adecuadamente si en las etapas sensibles de nuestro desarrollo temprano nos proporcionan las experiencias necesarias.

 

Daniel Tammet un joven ingles diagnosticado de Asperger (una forma de Autismo) y cuya memoria y capacidad de cálculo son tan extremas que le han hecho merecedor del síndrome del sabio, dedica en su libro "La poesia de los números" -una declaración de amor a las matemáticas- un capítulo a su madre.

El capitulo, que parece estar totalmente fuera de contexto, se llama "Modelo de madre".

 

Dice Tammet que su interés por entender a su madre surgió de su absoluta incapacidad para hacerlo. Y no fué por no intentarlo:

"de pequeño resolví que si conseguía reunir suficientes recuerdos y someterlos a un patrón estadístico, podría predecir el comportamiento de mi madre".

 

Tammet creo en su cabeza un "modelo" de madre imaginario a partir del cual intentaba predecir la conducta de ésta. Solo había un problema; no funcionaba. Tammet explica: "Puede que ella notase el espionaje al que la sometía y quisiera pillarme infraganti, o quizás es que simplemente le aburria la rutina: en cualquier caso, a veces decidía revolverlo todo. Lo peor era que en las escasas ocasiones en que mi madre se convertía en un émulo de mi modelo, la desasosegante sensación de deja-vu me resultaba nauseabunda. Me preocupaba que fuese síntoma de algún poder oscuro en mi interior, o peor aún, del deterioro del libre albedrio de mi madre."

 

Y es que si el modelo funcionaba ¿cómo estar seguro de que su madre existiese más allá de su cabeza?. Si esto fuese así la soledad sería ya absoluta.

Die Tammet que la comprensión entre individuos depende de nuestra capacidad de predicción. Si no somos capaces de predecir el comportamiento de la gente que nos rodea, necesitaremos aumentar las medidas de control. Y cuando este control fracasa estrepitosamente nos queda la opción de refugiarnos en mundos más fiables: los ordenadores, la lavadora, la música, los juguetes mecánicos o los números. En ningún caso las personas.

 

Tammet comenzó a rodearse de un mundo de fantasia donde los números le proporcionaban aquello que no conseguía encontrar en las personas: seguridad.

 

Tammet, que resuelve operaciones matemáticas con una precisión y rapidez que escapa a nuestro entendimiento, que es capaz de aprender una lengua como el islandes en una semana (!!) dice de su madre (y la frase la extrapola a la vida social y emocional):

"Mi madre ha sido siempre un misterio para mí. Hemos tenido toda mi vida para llegar a conocernos, pero no me parece que haya sido suficiente, ni mucho menos. Su comportamiento se me escapa: mi capacidad de comprensión no basta. Por más que lo intento, no soy capaz de entenderla."

2 comentarios

mié

02

sep

2015

Viagra para mujeres

El 17 de Octubre de este año la industria farmaceutica volverá a frotarse las manos. Las mujeres con poco deseo sexual podrán adquirir en la farmacia, a cambio de un diagnóstico -"hypoactive sexual desire disorder"- y una receta médica, "Addyi", la Viagra femenina o rosa (el color de las grajeas).

 

Tomando un Addyi al día y con suerte y voluntad las mujeres conseguiran disfrutar de un coito más al mes. A cambio solo tendrán que asumir su condición de enfermas, cambiar sus hábitos alimenticios, renunciar al alcohol, y last but not least, tolerar los efectos no deseados de las píldoras (tensión baja, somnolencia, mareos o fatigas, entre otros).

 

Si eres mujer y te sientes identificada con el síndrome quizás tiene sentido que te plantees algunas cuestiones, antes de comenzar el tratamiento. Aquí algunas ideas.


El Viagra para hombres fue un órdago para la industria farmaceutica. El descubrimiento se debió, como muchos de los grandes éxitos de las farmacéuticas, a una serendipia. Se estaba estudiando un remedio para la tensión y la erección apareció como efecto no deseado. Rápidamente a estos mercaderes se les encendió la bombilla y desde entonces muchos hombres han podido aumentar la vigorosidad y duración de su erección (que no de su relación).

 

El problema de los consumidores de Viagra no era, en la mayoría de las ocasiones, el deseo sexual.

 

Y ese es justamente el supuesto problema que el Viagra femenino pretende resolver.

Salvando excepciones -que no tiene porqué ser patologías- el deseo o la excitación sexual no funciona igual en hombres y en mujeres.

 

Los hombres -por regla general- se excitan más a menudo y más automáticamente. En las mujeres el deseo sexual es más situacional y está más ligado a un estímulo concreto. Además en mujeres la curva del deseo esta sometida a una mayor fluctuación y es más sensible a todo tipo de influencias externas e internas.

Y precisamente por estar el deseo femenino más ligado a un estímulo y ser menos espontaneo, las mujeres suelen tener una menor querencia a "buscar" sexo activamente o alternativas a él -como la pornografia.


No es raro que después de una relación sentimental y monógama larga el deseo sexual disminuya. Y logicamente este cambio no afectará a ambos conyuges por igual. Primera pregunta:

¿Implica esto que uno de los dos está enfermo? y si fuese así ¿quién será el enfermo, el que quiere más o el que quiere menos sexo? 

 

El problema -que es a la vez el Joker de las farmaceuticas- a la hora de responder a esta pregunta es que es que existe una nebulosa acerca de cuánto deseo sexual es normal.

La sexualidad es un ámbito todavía monopolizado por los hombres, basta echar un vistazo a la publicidad y a la sociedad en general.

Mi sensación es que sigue siendo el criterio masculino el que determina cuánto sexo es normal y algunas feministas contribuyen a mantener el status quo al exigir soluciones para problemas que todavía no sabemos si son realmente nuestros.

 

Problemas mal planteados o planteados por hombres.

 

La falta de deseo sexual es un tema tabu entre mujeres -quizás entre hombres lo sea aún más, pero ese es otro tema.

 

Ser poco sexual es algo que hace a la mujer menos atractiva, y esto es algo que las mujeres suelen saber intuitivamente. Antes de medicarte deberias preguntarte si lo haces por tí, por tu pareja o por la relación. En todo caso accediendo a medicarte estas aceptando tácitamente que el problema es tuyo.

 

Me preguntó si esta píldora tan poco prometedora tendrá éxito. Si las  mujeres asumiremos el papel de enfermas y nos identificaremos con él. Y es que no todo son contras, la ventaja de atribuir nuestro "problema" a un desarreglo hormonal, un desequilibrio en el sistema de neurotransmisores o cualquier deficit orgánico es que nos exime de buscar soluciones alternativas.

 

Por mi parte, se me ocurren muchos otros aspectos que cuestionar antes que mis hormonas, y si lo que las pastillas me ofrecen es un polvo más al mes, no pienso renunciar a mi copita de vino.

 

dom

30

ago

2015

El baile y su relación con el inconsciente

A finales de los años cincuenta del siglo pasado Kazuo Ohno y Tatsumi Hijikata, dos artistas japoneses, sobrecogidos por los bombardeos atómicos sobre Hiroshima y Nagasaki y sus consecuencias sociales, crearon un estilo de danza muy particular, el Butoh. En parte heredero de las danzas expresivas europeas, el Butō nace en un contexto historico muy particular. Durante esos años deambulaban por las calles japonesas supervivientes del bombardeo, con los cuerpos quemados y los globos oculares reventados colgando sobre las mejillas.

 

En el principio fue el silencio, como mucho el grito, el verbo vino mucho más tarde. Pero cuando vino, lo hizo para quedarse. Dió forma a nuestro pensamiento cual tirano que expulsa lo que no le place y determina lo que va ser real.

 

Antes de ser exclavos de cualquier otra ideología lo somos del lenguaje.

Pero de la misma manera que un tirano o un regimen autoritario nunca podrá controlar todas las esferas de la sociedad, tampoco el lenguaje hablado conseguirá nunca tener el monopolio sobre la comunicación.

 

Coexisten con él otras formas de comunicación, el "lenguaje no verbal", que no se reduce a los gestos y posturas que acompañan nuestro discurso.

 

Los "lapsus lingua" tan frecuentes entre nuestros politicos son también grietas en el lenguaje, un lenguaje involuntario que nos ocurre en contra de nuestra voluntad y nombra lo que querriamos callar.

 

O el silencio. "El que calla otorga" se dice cuando alguién, ante la oportunidad, no protesta teniendo después que asumir las consecuencias de igual modo que si se hubiese pronunciado. Lo que se sobreentiende es también algo que no necesita ser nombrado.

 

En un nivel superior están los tabus; silencios que dicen más de nosotros que la mayoría de los discursos y tienen una enorme influencia en nuestro comportamiento. Nos guian.

 

En el plano psicológico se puede decir que una experiencia sobrecogedora nos deja "sin palabras". Ante la belleza nos callamos. Y también los traumas nos silencian.

 

Lacan y sus epígonos hablan de una "grieta" que rompe la narrativa de nuestra biografia. Una grieta con enorme fuerza motriz.

 

Estas grietas traumáticas nos vuelven rígidos e inflexible. La consecuencia lógica de una grieta traumática es la evitación fóbica o precaución extrema ante ciertas situaciones que se parecen demasiado al trauma. Pero hay otra consecuencia, otro mecanismo de defensa, que no parece tan lógico pero que es igual de común e incluso puede coexisir con la fobia y el control; la repetición. Una misteriosa fuerza interior nos empuja a reescenificar y reconstruir situaciones en las que, de manera controlada, revivimos el trauma. Sin verbalizarlo.


Los comportamientos más brutales y más inexplicables pueden coprenderse -que no tolerarse- indagando en la biografia de los afectados. Detrás de un pedófilo suele haber un niño abusado. Y tambien la historia tiene tendencia a repetirse.

Al Butoh se le llama la danza hacia la oscuridad. La oscuridad en el alma humana, esa parte oscura para la que no existen palabras. Es el cuerpo el que se expresa en esta danza. Es la grieta la que habla a traves del cuerpo. Los bailarines de Butoh descubrieron la belleza en la sombra. El Butoh nace de la necesidad de expresarse.

 

Y es que cuando ya no se puede callar hay que bailar.


0 comentarios

mié

26

ago

2015

Carta a un niño

Informe psicológico alternativo:


Querido niño:

 

En el mundo de los adultos muchas cosas importantes ya no tienen cabida.

 

Te he pasado diversos tests neuropsicológicos estandar y he visto que hay ejercicios que te cuestan mucho. Tengo la sensación de que cuando tienes que hacer algo, que sabes que no se te dan bien, te cuesta mucho concentrarte. Automaticamente, casi sin darte cuenta, te pones a mirar por la ventana y a pensar en otras cosas.

 

Todavía no sabes leer y escribir como te gustaría y las matemáticas no se te dan bien.

 

Y por desgracia en nuestra sociedad hay cosas que uno tiene que saber y otras a las que no se da tanta importancia.

 

Y alguna gente cree que un niño es menos listo si no sabe leer o contar hasta cien a cierta edad, pero que no sepa pintar o bailar no importa.


Creo que nos estamos equivocando.

 

Te he pasado las pruebas neuropsicológicas, pero tambien he tenido ocasión de observarte haciendo otras cosas. Y he llegado a la conclusión de que eres una niña muy lista.

 

Y para que no creas que te lo digo por decir, te voy a explicar porqué lo creo.

 

Lo primero que llamó poderosamente mi atención fueron tus dibujos. Pintas excepcionalmente bien. Cuando pintas no pareces insegura, al contrario, se te ve segura y decidida y el resultado es fantástico.

 

Cuando pintas no pareces tener miedo a equivocarte.

 

En tus dibujos se ve que tienes mucha imaginación. Los he colgado en mi despacho, para que otros niños puedan verlos.

 

 

 

Creo que eres una persona muy sensible y observadora. Mirabas los cuadros que colgaban en mi despacho con gran interés y hacias preguntas sorprendentes y de gran profundidad.

 

Tus padres me confirmaron que tienes mucha imaginación y que eres muy creativa jugando.

 

Nadie sabe a ciencia cierta porqué tienes problemas en el colegio. Seguramente tuvieses cosas más importantes en que pensar (preocupaciones) y no te interesase lo que decía el profesor en clase. Y cuando te quisiste dar cuenta ya era tarde: habías perdido el hilo. Y como era tanto lo que creias no saber, ya no te ateviste a pedir ayuda.

 

Al final, frustrada, tiraste la toalla. Y ahora todo el mundo dice que tienes problemas de atención y los médicos dicen que con una pastilla te pueden curar.

 

Solo una cosa es segura: eres -a pesar de todos los tests neuropsicológicos- una niña muy lista.

 

Necesitas amor, paciencia y ayuda de los adultos y si estos consiguen dartelo, entonces podrás aprender.

 

Sin pastillas.

3 comentarios

vie

21

ago

2015

La navaja de Okham

Hay un libro para niños en alemán, que todos los de mi generación -y sobre todo las generaciones anteriores- conocen. Se llama "Der Struwwelpeter", en español "Pedro el desgreñado".

 

Fue publicado hacia 1845 por un médico y psiquiatra alemán, Henrich Hoffman, y está compuesto por diversas historietas que narran el triste destino de unos niños traviesos -¿o enfermos?.  

 

Empezando con uno al que un sastre le corta los pulgares por chuparselos, hasta acabar en la niña que muere chamuscada por jugar con fuego, pasando por el que se reía de un negro y fue castigado -por racista-, sumergiendole en un tintero negro, de forma que quedó aún más negro que el original (interesante moraleja).

 

Muchos años después, aparecería en la DDR otra versión de este libro, con más historietas y una tendencia todavía más acusada al escarnio y la burla.

 

En esta segunda versión se hace hincapié en la humillación y el rechazo de la sociedad -empezando por los padres- hacia los niños que se portan mal. 

 

La forma de describir a los niños revela la poca empatía que el autor, y toda una generación, tenían con la infancia.

 

Así por ejemplo, de Martin el tozudo se dice que siempre se quejaba cuando ocurria algo que no le cuadraba, pero que en realidad  no tenía motivos para ello: lo que ocurría es que era malo.

 

El autor pasa de calentarse la cabeza y corta por lo sano con la navaja de Ockham (tambien llamada principio de parsimonia que postula que en general en igualdad de condiciones, la explicación más sencilla suele ser la correcta.)

 

Y es que, ¿para que buscar causas pudiendo decir simple y llanamente que Martín es malo?

 

Niño malo, madre buena.

 

La ilustración que acompaña la historia se encarga del resto dirigiendo tendenciosamente nuestra empatía al mostrarnos a Martín con cara de pocos amigos frente a una madre deshecha en lágrimas. 

 

En otra historia se habla de Angelica la perezosa, a la que se dibuja con una obesidad morbida y cara de despreocupada felicidad. De ella se nos dice que era tan perezosa que solo caminaba para ir a la nevera. Después de describir con minuciosidad -y ensañamiento- su  opulento menu, el autor la hace explotar. Ole ahí. 

 

Imaginen -si pueden- como debía sentirse un niño gordo leyendo esta historia.

Mejor todavia y muy actual, es la historia de Frank loco por la tele: sus padres observan impotentes a su hijo, que se consume delante de la televisión, incapaces por algún motivo misterioso de apagarla.

 

Una amiga que creció en la DDR me comentaba que era común escuchar en boca de padres y profesores la siguiente frase: "a los niños hay que verlos, pero no oirlos".

 

Así que niños, educaros solos, y a ser posible, como decía Felix de Azúa, sonreir y estar sanos aun a costa de vuestra salud. Más os vale.

 

 

Hoy en día ya no se escriben este tipo de libros, ahora somos politicamente más correctos y sabemos que esta mal burlarse de los débiles.

 

Queremos más a nuestra descendecia y queremos que les vaya bien en la vida. Y cuando dan problemas preferimos llevarlos al médico, delegando en ellos la parte de la educación que no nos vemos capaces de afrontar y esperando que les dignostiquen algo y nos receten -en forma de píldora mágica- una solución.

 

Parafraseando a Lampedusa, se podría decir que para los niños todo a cambiado para poder seguir igual, y es que el poder nunca se caracterizó por su capacidad de autocrítica.


2 comentarios

vie

14

ago

2015

Berlín: ciudad de goces y sombras

En la intimidad de la consulta la gente habla de cosas, que en su rutina diaria -por diversos motivos- no tienen cabida.

 

De las sombra, del lado oscuro, de lo ocultable.

 

En mi opinión deberiamos hablar más y más abiertamente de esa parte de la realidad, que tan poco nos gusta mostrar.


Tomemos el caso de Berlín. En principio la ciudad sorprende por la gran tolerancia de sus barrios mas concurridos: toda variedad de estilos y culturas parecen tener cabida aquí.


Cuando llegas a Berlín una sensación de libertad se apodera de tí; piercing, tatuajes, drogas todo parece ser normal y estar aceptado aquí.

 

En Berlín nadie se sorprende -ni te mira- por llevar el pelo fuxia o la cara perforada.Aquí puedes vivir, por fin, tu lado más loco.

 

Sin embargo, andando el tiempo te vas percatando de que esta tolerancia no es otra cosa que indiferencia.


En Berlín la gente no se comunica en los espacios públicos y hay mucha gente muy sola.

 

Y esto explica en parte que ésta ciudad, llena de jovenes, sea una ciudad de singels. 

 

Encontrar pareja puede convertirse en un trabajo fatigante, y eso a pesar de la proliferación de programas como Tinder, destinados a facilitar los contactos.


En una ciudad como Berlín, los temas más existenciales -como la soledad- afloran al cabo de poco tiempo a la superficie. Incluso la libertad, puede acabar siendo un fastidio.

Berlín puede acabar metamorfoseada en una ciudad hostil dónde, a pesar de la enorme oferta cultural y social, te acabes sintiendo más solo que nunca.

Y encima esta soledad te puede doler doblemente pues puede que acabes pensando:

 

- Algo falla conmigo, estoy en Berlin (!) y no disfruto.


Zizek, el polifacético filósofo habla de un sufrimiento genuino en las sociedades modernas. 

 

En un lugar donde las restricciones tradicionalistas (morales y religiosas) han perdido gran parte de su peso, las redes sociales -Faceboock y demás- han asumido sigilosamente su función, y sus códigos morales son tan difíciles de eludir como los de antaño, o más.


El más importante es: Goza, Disfruta, Diviertete.


-Goza!, nos dice nuestra voz más íntima. Y como no lo conseguimos, al menos intentamos aparentarlo.

0 comentarios

lun

03

ago

2015

Procastinar

El cerebro es un órgano obsesionado por el ahorro de energía.

 

Consume mucha energía intentando encontrar y desarrollar patrones que pueda generalizar a cuantas más situaciones mejor. La finalidad es no tener que pararse a pensar en cada situación, lo cual es imprescindible para sobrevivir.

 

El cerebro consume mucha energía intentando ahorra energía.

 

Y visto lo visto el ser humano no aspira a otra cosa: dejar de pensar.

Equivocados, creemos ir en busca de la felicidad y que la felicidad consiste en tener tiempo libre. Pero tiempo...¿para qué?

 

Decía Zizek, el filosofo más cinéfilo, que cuando adquirió su primer video respiró tranquilo pensando que a partir de ese momento ya no iba a perderse ningún programa o película interesantes.


Para su sorpresa acabó ocurriendo justo lo contrario: la colección de grabaciones interesantes creció a un ritmo inversamente proporcional al número de peliculas vistas.

 

Llegó un momento en el que Zizek tomo conciencia de que ya nunca iba a haber tiempo material para ver todo el material interesante acumulado.

 

Lo que había adquirido con el video era la tranquilidad de la posibilidad -engañosa, pues no habría de cumplirse.

 

Lo mismo nos ocurrirá a todos nosotros cuando comprobemos que no hay tiempo para ver todas esas fotos y videos que acumulamos. Por desgracia sólo hay una vida, y el tiempo grabando se resta al vivido.


Y en este caso las matemáticas son exactas.

Robots que aspiran la casa, aplicaciones que resuelven todos nuestros problemas -antes de que aparezcan- humanoides que cuidan a nuestros ancianos...un humorista alemán apuntaba acertadamente que al parecer la aspiración del hombre actual es una vida dedicada al vegetamiento asistido.

 

Lo que antaño fué pecado capital hoy se nos antoja promesa de la felicidad.

 

Y ya hemos cruzando la linea roja. En algunos hospitales psiquiátricos se ha comenzado a delegar la farragosa tarea de "diagnosticar" en los ordenadores. El médico introduce en el programa los síntomas de paciente y el ordenador escupe unos cuantos diagnósticos posibles. Solo queda esperar que a los ordenadores se les de mejor diagnosticar que traducir, aunque no veo porqué habría de ser así.

 

Ya no nos confomamos con delegar tareas mecanizadas. No nos basta con sustituir a las enfermeras o cuidadoras por robots, carentes de empatía -aunque, no seamos tan pesimistas!, también de mala leche.

 

Lo que ahora intentamos -aunque se resisten- es que ellas, las máquinas, piensen por nosotros.

 

Si seguimos así, decía el mismo humorista, llegará un día en el que a las personas no nos quedará más remedio que dedicarnos a las tareas que  las máquinas no quieran hacer.

 

Queremos un sustituto del ser humano, que se ocupe de todo y nos deje a nosotros con más tiempo libre que Oblomov.

 

Pero este personaje literario -caricatura del burgues ruso de principios del siglo XIX- lejos de encarnar el ideal de la felicidad, lo que representaba era el aburrimiento y la superfluicidad institucionalizados.


 

Pero como dice un dicho polaco, "lo que tengas que hacer hoy hazlo mañana, así tienes un día libre". Aunque no sepas para qué, cabría añadir.

0 comentarios

mar

28

jul

2015

El miedo se come las almas

El miedo es constitutivo del ser humano. Su función es avisarnos del peligro. Es la mejor guia para la vida y nadie está libre de él.

 

Si no tuviesemos miedo, no podríamos sobrevivir pues nos expondriamos constantemente a peligros que seriamos incapaces de afrontar.

 

El miedo es un sentimiento innato, pero los miedos, los contenidos los aprendemos.

 

Pero el miedo tambien puede ser desadaptativo y no es el nivel de sufrimiento -pues el miedo adecuado tambien nos puede hacer sufrir- sino el grado de limitación, de inflexibilidad y rigidez que imponga en nuestras vidas lo que lo convierte en patológico.

 

El miedo nos hace precavidos pero tambien obsesivos, ansiosos y paranoicos. Nos hace estar alerta. Por lo que pueda pasar.

 

Que no nos pille desprevenidos, esa es la consigna.

 

Una forma de afrontar el miedo es establecer reglas claras. Normas.

 

 

También las sociedades tienen miedos y establecen normas y se supone que si uno las cumple todo ira bien.

 

Al día siguiente del Referendum en Grecia la Bildzeitung (periódico amarillista alemán) publico un artículo muy significativo.

 

El título era: "Grecia se hunde y los griegos celebrándolo".

 

El Bild parecía incapaz de comprender que, más allás de la hecatombe económica, que era un hecho innegable, el No griego era un triunfo. Que había algo que celebrar.

 

Y es que Grecia parece haberse convertido en el campo dónde se libra la batalla de los miedos alemanes- quizás de Europa entera. Convirtiéndola en chivo expiatorio creemos poder solucionar nuestros problemas -y deshacernos de nuestros temores de una vez por todas- allí. Aunque sea expulsándola.

 

Esta creencia roza lo sobrenatural y no es más que un intento desesperado y agresivo de desplazar la mirada del verdadero foco.

 

De esos que se dedican a jugar con el dinero aún a costa de vidas. Los poderosos, los que mandan a los que nadie se va a enfrentar.

 

El cineastas que mejor retrató la atmósfera (íntima) alemana en los años posteriores a la segunda guerra mundial fue sin duda R. W. Fassbinder.

 

Sus personajes están inmersos en relaciones abusivas y dominadas por  la incomunicación. Son la otra cara de la Alemania del milagro económico. De lo que no se podía hablar existía -a pesar de ello- en la intimidad del hogar.

 

Una de las cosas que me sorprendió gratamente al llegar a Alemania hace quince años es lo presente que seguía estando el holocausto. Casi cada semana había algún programa en la radio, alguna exposición, algún nuevo libro que trataba el tema.

 

Pensé que ya podríamos los españoles -que preferimos no desenterrar nuestro pasado, no vaya a ser que salga algo que no nos guste- tomar ejemplo.  Hoy, quince años después, y a pesar de que no han cambiado las cosas -no pasa semana sin alusión al tema- he cambiado radicalmente de opinión. En parte me pasa como a la mayoría; a veces simplemente no soporto el tema.

 

Intelectualización es un concepto psicoanalítico que designa un mecanismo de defensa donde el razonamiento se utiliza para bloquear la confrontación con un conflicto inconsciente (que en el caso de Alemania no es el holocausto, sino la humillación y la confrontación pública con los horrores cometidos) y su estrés emocional asociado, mediante el «uso excesivo de ideación abstracta para eludir sentimientos difíciles».

 

Quizás sea esto lo que estemos haciendo realmente los alemanes bajo la rúbrica de trabajar el pasado. Pues la confrontación real con un trauma pasa siempre por la emoción y sin emoción no hay superación.

 

Si seguimos así pasaran otros veinte años y seguiremos hablando del tema, para mantenerlo al margen. Y mientras tanto corremos el peligro de repetir -si no aquellas barbaridades- si graves errores y de volver a ser odiados por el resto del mundo.

 

La normativización de la sociedad tiene un problema; si las personas lo toma demasiado en serio acabarán dejando de ser personas. 


Y cuando uno deja de ser persona no soporta la vitalidad del otro.

 

Eso es lo que en el fondo al Bild más le fastidiaba. Los griegos siguen estando, aun sin dinero, vivos.

 

2 comentarios

vie

24

jul

2015

Ser o parecer

No me gustan los diagnósticos.

 

Apoyandose en el modelo biomédico clasifican pensamientos y conductas supuestamente anormales -aunque a menudo tan solo tabuizadas- y las incluyen bajo una rúbrica.

 

Hasta ahí todo más o menos bien: el lenguaje no hace otra cosa.

 

El problema es que automaticamente un diagnóstico pasa a ser una enfermedad y la gente no duda de su "existencia real" sin percatarse de que son construcciones socioculturales. Lo que antaño era un trastorno -como la homosexualidad considerada enfermedad mental hasta los años 70- con el tiempo pasa a ser un modo de vida.

 

Hoy quiero hablar sobre un diagnóstico sobre el que los expertos no acaban de decidirse. El tratorno de personalidad narcisista.

 

En la CIE-10 no lo encontramos entre los trastornos de personalidad consolidados sino en una categoria residual.

Una de las reticencias a la hora de considerarlo un trastorno es, supuestamente, la cantidad de la gente que lo sufre. Es una enfermedad  que va con el zeitgeist.  Y es que no sólo está muy extendido, sino que lo está entre gente con éxito social.

 

Y ese es, en mi opinión, el quid de la cuestión y el motivo de la duda.

 

 

Según la mitología Narciso era un hombre bellísimo pero egocéntrico. La ninfa Eco se enamoró de él y siendo rechazada se vengó provocando que se enamorase de su imagen.

 

Y aunque bien leido el mito hay que reconocer que Eco no carece de perversión, la imagen de Narciso mirando embelesado su reflejo en el estaque a pasado a la historia como alegoría del narcisismo patológico.

 

La personalidad narcisista se caracteriza por lo siguiente:

  1. Tiene un grandioso sentido de autoimportancia (p. ej., exagera los logros y capacidades, espera ser reconocido como superior, sin unos logros proporcionados).
  2. Está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios.
  3. Cree que es "especial" y único y que sólo puede ser comprendido por, o sólo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto estatus.
  4. Exige una admiración excesiva.
  5. Es muy pretencioso, por ejemplo, expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus expectativas.
  6. Es interpersonalmente explotador, por ejemplo, saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas.
  7. Carece de empatía: es reacio a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.
  8. Frecuentemente envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él.
  9. Presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios.


La sociedad -los valores catolicos en cabeza- está empeñada en convencernos de que gustarse demasiado es malo.

 

Y esto no es cierto. El amor propio es sano y necesario para la supervivencia.

 

Negativo es más bien lo contrarío. La falta de amor propio. Y el narcisista (perverso), lejor de quererse demasiado, no se quiere.

Se desprecia profundamente. Es una persona vacia.


Hasta ahí nada le distingue especialmente del resto de las personas, la falta de autoestima y los sentimientos de insuficiencia son cualidades muy extendidas.


El problema es de estrategia. Y eso es lo que caracteriza al narcisista (perverso); para huir y no enfrentarse a sus profundos sentimientos de insuficiencia -que le sumirían en una depresión- se dedica a menospreciar y a hundir al prójimo.


Su lema es; la derrota de mi rival (que será cualquiera que se cruce en su camino) es mi triunfo.

Además, no hay motivación tan potente como la de una persona  impulsada por el miedo a encontrarse con su vacio, con sus penas ignoradas y su insuficiencia.

Y al relacionar la caida del otro con el propio ascenso el narcisista disfruta viendo sufrir a su rival.


Los narcisitas perversos se encuentran en todas las esferas de la sociedad y su dedicación vital será hundir al prójimo. Lo mejor que uno puede hacer es alejarse de ellos/as y no dejarse embaucar en sus tejemanejes, pues su persistencia -por el motivo apuntado anteriormente- es infinita.

 

Si no le es posible alejarse de él al menos no intente una cosa: razonar o iontentar convencerle con argumentos lógicos. No hay nada que le interese menos. El narcisista se mueve en el mundo del parecer, el ser no le interesa, pues el no es nadie.


La apariencia es el mundo en el que se mueve el narcisista. Y los narcisista dominan el mundo.  Por eso la autenticidad cuenta tan poco en la sociedad. Y la apariencia tanto.


Quizás por eso toda emoción es susceptible de ser penalizada. Y por ello en el mundo laboral es importante aprender a simular.


No lo subestimen.


0 comentarios

dom

19

jul

2015

Regreso a la matriz

En el museo Pompidou de Paris hay una habitación concebida por Joseph Beuys. Las paredes son redondas y de fieltro marrón y al entrar uno tiene una agradable sensación de calidez y arropamiento.

 

Un conocido neurocientífico decía que el hombre vive los primeros nueve meses de su vida en perfecta simbiosis con su madre y luego pasa el resto de su vida anhelando esa unión.

 

El mito de la media naranja de Platón habla de ello.

 

Decía Platón que en el principio de los tiempos los seres humanos eran completamente redondos; tenían cuatro brazos, cuatro piernas y dos sexos. Tan perfectos eran, que los dioses sintieron envidia y los cortaron por la mitad. Por piedad les dejaron los organos sexuales para que, al encontrarse dos mitades, se acoplasen perfectamente. De este modo, al menos en el acto sexual, los hombres volverían brevemente a revivir esta plenitud.


El amor sería la única forma de escapar al sentimiento de soledad que nos invade desde entonces.


Otra solución sería la vuelta a la matriz.

 

Todos hemos tenido momentos en nuestra vida en los que hemos deseado volver a la infancia y que algún adulto tomase las riendas de nuestra vida. Y a veces pasan cosas que nos hacen perder la seguridad adquirida.

 

Los psicoanalistas llamán regresión al mecanismo de defensa que consiste en volver a mostrar comportamientos propios de una edad inferior.

Tambien nos podemos quedar estancados en una fase. El típico marido que pasa de depender de su madre a hacerlo de su mujer tan solo es en apariencia un adulto.


Algunas enfermedades tambien nos protegen de afrontar lo que se avecina.


La regresión y el estancamiento nos eximen ante nosotros mismos y ante el mundo de responsabilidad, evitamos progresar - probar y desarrollar nuevas aptitudes- y podremos permanecer dónde estemos.

 

Pues quién sabe qué no espera allí, quizás no seamos capaces de afrontar los retos.

 

Ya lo dice el dicho: "más vale malo conocido...." y encima a veces lo conocido no es tan malo...a veces tan solo es aburrido.

 

En su teoria psicosocial del desarrollo de la personalidad Erick Erickson hablaba de que la formación de la personalidad consiste en la superación progresiva de etapas.

 

En el punto de inflexión entre etapas se produciría una crisis y dependiendo de cómo la superemos seguiremos adelante o nos estancaremos. La superación de las etapas requiere mucho valor, pues siempre nos enfrentamos a algo desconocido.


Síntomas de estancamiento pueden ser sentimientos constantes de rumiación, frustración o aburrimiento. Darle vueltas a alguna preocupación hipotetica, sobre la cual no tenemos ninguna influencia puede ser una excusa para no enfrentarnos a frentes más reales.

Una experiencia traumática tambien puede hacernos regredir. Es el caso de muchos soldados despues de haber vivido el horror.

 

Erase una vez un padre que no podía querer a su hijo. Un día enervado por sus chillidos se hartó y decidió darle una buena lección.

 

Fuera de sí, lleno la bañera de agua hirviendo y allí lo sumergió.


Cuesta imaginar que pasó por la mente del niño en ese momento pero en los días siguientes perdió muchas de las faculatades que había adquirido; dejo de hablar, dejo de ir en bici, dejo de saber comer solo, dejo de nadar....se convirtió en un bebe de seis años.

 

Poco a poco fue reaprendiendo algunas cosas, pero nunca volvió a ser el mismo. Y nunca consiguio ser autonomo.

 

El mundo era malo y lo mejor era quedarse en casa -con su madre- aun a costa de su vida.

A falta de amor sólo le quedaba volver a la matriz.

 

0 comentarios

sáb

11

jul

2015

Sexus

Erase una vez una niña de tres años que vivía en un barrio marginal.

No tenia padre y su madre trabajaba de prostituta. Una noche se despertó y vió como su madre era acuchillada por un hombre. El hombre se marchó y la niña se quedó sola en casa, con su madre muerta.

Varias horas después fué rescatada por la policia.



Años después, el psiquiatra que se ocupaba de ella observó que la niña persistía en repetir siempre el mismo juego; para empezar éste debía tumbarse en el suelo. Ella se acercaba a él e iba dando vueltas a su alrededor... le acariciaba la cara, le sacudia, le traia una galleta -el debia permanecer quieto- y finalmente se acostaba encima de él y permanecia allí un rato hasta que daba por terminado el juego.


Después de haber jugado muchas veces, el juego terminaba con la niña llorando.


Y al cabo de un tiempo dejó de jugar a ese juego.


A esta conducta en psicología se la llama reescenificación del trauma.

Un trauma es un lugar sin palabras, un agujero en la conciencia, un espacio no verbalizable.

 

La fuerza movilizadora de este espacio vacio y tan cargado emocionalmente puede ser potente que llege a dominar la vida del individuo, empujandole a repetir siempre la misma conducta o situación.

 

Pues el trauma chilla por salir pero al carecer de lenguaje no puede ser reflexionado con lo cual se repite a modo de eterno retorno.

 

La falta de palabras es el motivo principal por el que un trauma acaecido de niño dominará en mayor medida la conducta del adulto. El niño no puede verbalizarlo. El espacio vacio para el trauma es mayor.

 

El sexo tambien es un lugar sin palabras.

 

En los humanos, a parte de ser un instinto animal y servir a la procreación, el sexo es un lugar idoneo para simbolizar espacios silenciados.

 

El sexo es además de instinto símbolo, tiene un lenguaje propio y personal y las infinitas variantes que toma en los humanos dan prueba de ello.

 

Entre las prostitutas -que se dedican libremente a la profesión- hay un gran número de ellas que han sufrido abusos sexuales de niñas. La tendencia a la repetición de esta experiencia traumática en la vida adulta tiene la ventaja de que esta vez ellas tienen el control -manejan el marco- y la sensación de control para alguien que lo perdió de una manera brutal de muy joven es vital.

 

La posición del misionero podría ser un símbolo de la dominación de la mujer por el hombre.


La impotencia podría simbolizar una sensación profunda de insuficiencia.

 

La pelicula "Im Keller" de Seidls muestra como tendencias masoquistas o sadistas pueden ser integradas en una relación si los partenaires se complementan y lo aceptan como un juego en el que los límites están establecidos. Gracias al control, el miedo puede transformarse en placer. Ese es otro aspecto curioso del sexo; la simbolización puede ser compartida. Entre dos o más personas.

 

Y es que reescenificar una experiencia traumática libera de tensión.

 

Y el sexo, en los humanos, es mucho más que un instinto, es también un lenguaje.

 

0 comentarios

dom

05

jul

2015

La fábrica de locura

Decía Eric Fromm en "Patología de la normalidad" que en parte educar consistía en enseñarnos una serie de ideales y valores cuyo seguimiento nos llevaría irremediablemente al fracaso.

 

Una buena parte de la vida adulta deberiamos emplearla en desaprender estos valores -pues no sirven. (Para el que este interesado en ver cómo le puede ir a uno en la vida si sólo ve el lado positivo de las cosas le recomiendo fijarse en Joy, uno de los personajes de la pelicula de Todd Solons "Happines".)

 

Nuestros pedagogos tampoco nos dicen la verdad cuando nos enseñan como funciona la sociedad, pues omiten siempre el lado oscuro (enchufes, corrupción, mafias o el poder del dinero). A base de golpes aprenderemos, con suerte, a movernos por la vida.

 

El ámbito de la salud mental tampoco está libre de estas fatas morganas. Dando por supuesto que existe algo así como normalidad, tendemos a creer que la aparición de nuevos síndromes y enfermedades psiquiátricas obedece a los avances de la ciencia.

 

Pero no.

 

En 1952, el primer manual diagnóstico contaba con 106 enfermedades mentales, en 1994 el DSM-IV ya incluía 297 y la tendencia es inflacionaria.

Pero si no es la ciencia la que las descubre....¿de dónde salen estas enfermedades?

 

Tomemos por ejemplo de la depresión, ese estado de ánimo alicaido cuya designación ha ido variando a lo largo de la historia y que hasta 1960 se consideraba una enfermedad "éndogena" que afectaba a unos pocos y se trataba en instituciones psiquiatricas.

 

Por aquel entonces la depresión se trataba con benzodiacepinas (Valium). Pero de pronto (1996) la organización mundial de la salud anuncia que a parte de las enfermedades cardiovasculares la depresión iba a ser uno de los grandes problemas de salud de las siguientes décadas.

 

¿Cómo se explica esto?

 

Sociólogos y psicóanalistas invocaron la existencia de una sociedad depresiva... pero podría ser más sencillo: los laboratorios farmaceuticos habían lanzado un campaña de sensibilización ante la enfermedad. Y es que a mitad de la decada de los 80 el efecto adictivo de las benzodiacepinas y sus efectos perniciosos a largo plazo no podían seguir ocultandose. Esta información provocó un bajón en las ventas de estos medicamentos y era necesario producir nuevos para tratar la depresión.


Se promocionó la enfermedad para introducir el tratamiento.

 

La industria farmaceutica -bien asesorada- se decidió para ello por los ISRS, que habian sido sintetizados en 1972 sin saber muy bien para qué.

 

Los antidepresivos modernos -que se anunciaba como sustancias no adictiva- nacian. El Prozac comenzó a hacer furor.

Y como cualquier empresa, tambien la farmacéutica tiene que mantener su rendimiento lo cual significa básicamente buscar constantemente nuevos mercados para comercializar sus medicamentos. Los laboratorios precisan constantemente de nuevas enfermedades mentales (las más rentables), preferentemente crónicas, para legitimar, promocionar y comercializar sus psicofármacos. Con Pregabalin por ejemplo, se trata por la epilepsia pero tambien la fibromialgia, la fluoxetina sirve tanto para la depresión, como para el duelo o el síndrome premenstrual.

 

Y patologizados están todos los ámbitos de nuestra vida emocional: más de dos semanas de duelo por la muerte de un ser querido nos convierte en potenciales pacientes, problemas de memoria en la edad adulta nos hace candidatos del (MCI) deterioro cognitivo leve y así con todo.

 

La vida interior y emocional es siempre sospechosa...

 

Desencanto; tampoco la psiquiatria esta libre de la influencia de las leyes del libre mercado. Somos consumidores; de enfermedades y de remedios.

 

Lo que la industria farmaceuticas gana en este proceso es obvio: dinero. Los psiquiatras tambien: poder. Pero y nosotros, ¿los afectados?

 

¿Alguién se explica porqué nos resistimos tan poco a convertirnos en enfermos mentales?

0 comentarios

sáb

27

jun

2015

Skills in pills

If you want to die

or if you want to chill

Even if you want to be high

Whatever happens-take a pill


The first I take against depression

The socond is pure energy

The green one for my self agression

Than the red one-extasy

Extasy,-sy, -sy, -sy


All the left ist right

All the black is white

All the fast walk slow

All the loose is thight

All the heat is snow

All the high was low

All the grief is fun

Allthe, all the rain is sun


If the jake gets really strong
The pink one goes with boobs and blow
I keep fucking all night long
Orange is for... I don't know
Grey one for my perfect sleep
Yellow for my need for puke

The blue one keeps my boner steep

I take two, just to be sure

Skills in pills
Skills in pills
Skills in pills
Skills in pills

The white one for whatever pain
In the end I start to cry
So I take the first again
I have a last one
And I hope to die


Till Lindemann


0 comentarios

vie

12

jun

2015

Humillados y ofendidos

Viendo el panorama político actual -con los nuevos partidos emergentes- uno podría caer en la trampa de pensar que la actualidad es complicada.


Nada más lejos: todo sigue siendo igual de sencillo. Y, como ha sido siempre, la lucha sigue siendo una lucha entre dos clases: la de los poderosos y los impotentes.


Y aunque hace tiempo que los (más) poderosos dejaron de estar en la política -quizás nunca lo estuvieron- siguen siendo los actores que mejor representan la obra.


Los poderosos tiene el poder y el que tiene el poder tiene mucho que perder con lo cual el miedo debería ser el sentimiento imperante.


Pero estos poderosos a menudo lo son desde hace tanto tiempo que han perdido la memoria y con ella -aparentemente- el miedo. Han llegado a confundir el orden social vigente con el orden natural.  Para ellos es natural y se debe a su propio esfuerzo -y no a su condición de poderosos- que tengan los mejores trabajos, los mejores sueldos y veraneen el los lugares más caros. Eso es tan natural como que el sol salga por el este.


Es así y así esta bien. Así que dejemos de remover.


Cuando los poderosos se ven enfrentados a esa extraña situación que es que un impotentes ose cuestionar el orden natural de las cosas, primero se reirá y después -antes de tener miedo- se sentirá ofendido. 


Y es que... ¿cómo se atreven esos a pensar que ellos también podrían ocupar nuestros lugares, desempeñar nuestras funciones?


Quizás al principio intenten -acostumbrados como están al abuso del lenguaje- hacer entrar en razón a los impotentes, pero si no lo consiguen pronto perderán el dominio de sí mismos y de sus discursos.


De pronto el lenguaje se independizará de su voluntad y comenzarán a decir cosas que ni siquiera sabían que pensaban. Pues, como el miedo, estaban muy enterradas -hasta ahora no había hecho falta pensarlas. Los lapsus se harán cada vez más frecuentes, siendo ellos, al principio, los primeros sorprendidos; ¡no se sabían capaces de tanta pasión!. ¡Lo que les están obligando a decir!


Y la pasión irá en aumento si los impotentes, inconscientes, no retroceden....En la historia ya se conocen las barbaridades que los poderosos han llegado a decir (y a hacer). Obligados, claro.



0 comentarios

jue

21

may

2015

El salto cuántico

La locura todo lo cura, dice la canción.

 

La locura- y su forma socialmente aceptada, la fe (en la politica, la economia, la religión, el estado o en lo que sea) tiene al menos dos funciones:

  • nos protegen de una realidad que sospechamos no podemos soportar (penas, conflictos, tristezas, pérdidas, finales, traumas....)
  • y nos libra de  responsabilidades (por no verlas o por delegarlas).



El ser humano sólo soporta la realidad dosificada; dónde comienza su impotencia suele terminar su realidad.

 

Nuestra mente se encarga de gestionar estos conflictos con independecia de nuestra voluntad. Las soluciones pueden verse como saltos cuánticos del pensamiento:  abandonamos una realidad para pasar a otra.

 

Veamos algunas de las estrategias de nuestra mente.



Estrategias para no sufrir (o sufrir menos):

 

1) La Fe

 

Seguramente la más extendida y sana. Se trata de adherirse a cualquier locura colectiva. Así nos dotamos de identidad y delegamos responsabilidades.

 

La fe es ese punto donde nuestro cerebro decide dejar de pensar y comienza a confiar.

 

2) La locura(o delirio personal)


Cuanto más individualizada menos efectiva pues más trabajo nos supondrá defenderla de ataques externos (psiquiatricos, por ejemplo, pues la sociedad teme las locuras personales y prefiere a un individuo triste antes que a uno loco)

 

 

La fe es más recomendable pues si es verdadera nos permite confiar plenamente.


 

Estrategias contra el miedo:

 

Tener miedo es necesario para nuestra supervivencia. El miedo nos avisa de que hay peligro. Pero el miedo como estado nos hace enfermar.

 

El miedo tiene que estar localizado pues es más soportable tener miedo a algo concreto. Quizás la forma más sana de miedo sea la llamada fobia simple.

 

1) Las fobias simple



La sensación vaga de amenaza se concentra en un objeto o una situación, objeto o animal, algo que sea localizable, tangible, concreto. Algo que podamos temer y evitar. Por ejemplo una lagartija.

 

Las fobias simples son fáciles y rápidas de tratar, pero estas terapias cortas y sencillas tienen un problema; al eliminar la solución aparece el problema; cuando el miedo a lo concreto desaparece, el miedo en abstracto vuelve.

 

2) Las obsesiones

 

Una obsesión es una idea fija alrededor de la cual giran todos nuestros pensamientos.

 

A diferencia de las estrategias para no sufrir, las estrategias contra el miedo son más flexibles, todavía no se ha producido el salto cuántico, se mueven un punto crítico, un punto de inflexión. Desde la obsesión tenemos varias opciones; volver a la realidad, saltar a la locura -o a la fe- o permanecer, aunque esta última sea quizás la opción más dura y la que más energía consume.

 


La obsesión tambien frena el pensamiento, pero tiene la desventaja de que no nos tranquiliza pues este no para sino que comienza a girar en espiral.


La fe cura y la obsesión enferma, agota.

 

Por eso los locos no van a terapia y los obsesivos si.

Las obsesiones pueden deshumanizarnos. En la película "La vida es bella" de Roberto Benigni hay un nazi obsesionado con los acertijos. Tán centrado está en intentar resolverlos que deja de  percatarse de lo que pasa a su alrededor; no percibe el gesto sulicante del judio - atónito ante su ceguera. Su obsesión le impide pensar, que es lo más práctico que puede hacer en su situación.

 

La obsesión no solo puede despojarnos del sentido de la realidad sino tambien de toda empatía.

 

 

En la película de John Carpenter "They live" el protagonista encuentra en un descampado de Los Angeles unas gafas que permiten al que las lleva ver la esencia. Las gafas despojan al mundo de mentiras, falsedades y demagogias. 

 

El mundo a traves de estas gafas es aterrador y la resistencia a ponerselas -el miedo a la libertad- queda patente en la escena en la que John Nada intenta convencer a su amigo de que se las ponga y se ve obligado a utilizar la violencia.

 

Puede que ponernos las gafas no sea la mejor solución,  no nos aportaran consuelo ni tranquilidad, pero es la única opción que podemos elegir libremente.

 

Y sobre todo es la única que nos permitira movernos.

 

0 comentarios

sáb

16

may

2015

Fantasea, a ver que pasa....

Hay psicoterapeutas que sostiene que la mejor forma de separar a una pareja es que uno de los dos haga terapia. 

 

¿Qué pasa en la terapia?

 

Un experimiento: coje papel y lápiz e intenta liberar tu imaginación del corsé de la cotidianidad.

 

Imagina un futuro feliz y descríbelo.

 

 

¿Dónde estás?, ¿qué pasa en tu vida?...¿es muy distinta a la actual? ¿qué es lo distinto? ¿sigues en tu trabajo?... y si es el caso...¿qué has hecho para que tu situación cambie? y ...¿quién está contigo en ese futuro feliz?

 

Puede que al intentar hacer este ejercicio te sorprenda que no es tan fácil (ni agradable) como parecía. Igual te pillas amonestándote, poniéndote pegas, censurandote a ti mismo:

 

- No, no seas fantástico, eso no realista!

 

Puede que llegue un momento en el que, irritado y con mal sabor de boca, dejes el lápiz a un lado y pienses;


-menuda tonteria de ejercicio.



Aunque quizás lo que te sorprenda sea verte visualizando un futuro que nada tiene que ver con tu presente y al darte cuenta pienses:

 

-Ey! cuidado, para! no pienses más.

 

Lo bueno de la fantasia es que no tiene límites (más que los que uno mismo le pone). Lo malo es que al final toca volver y puede ser un fastidio.

 

Los niños infelices fantasean mundos imaginarios llenos de elfos, enanos, ninfas, monstruos, hadas buenas, principes...... Quizás el miedo a fantasear con personajes reales sea en ellos todavia mayor que en los adultos.

Es normal; si imaginasen una vida en la que tienen una madre que cuida de ellos, un padre que les lleva de excursión y les explica el mundo y un colegio donde tiene amigos con los que divertirse el golpe al volver a su triste realidad sería todavía mayor, con lo cual fantasear no tendría sentido.


Mejor imaginar mundos imposibles, en los que la felicidad sea posible, y que tengan, a ser posible, poco que ver con la vida gris y triste en la que les ha tocado vivir.


Y es que el principal problema de un niño es que no puede zafarse de su realidad. Los adultos, a veces, si.

 

El hombre está hecho de tiempo...y el pasado y el futuro son parte del presente. Si huimos del pasado y no queremos fantasear solo nos quedará reaccionar a lo que vaya pasando.

 

Kierkegaard, fundador de la filosofía existencialista, decía que el hombre es una mezcla de libertad y necesidad, de finito e infinito. Tenemos libertad de fantasear y necesidad de aceptar nuestras limitaciones  -y nuestro pasado.

 

La fantasia nos hace libres pues despierta nuestro sentido de la posibilidad sin el cual la vida se vuelve monótona.

 

La terapia puede excitar el sentido de la posibilidad, lo cual da miedo, pues es la posibilidad, la libertad, lo que más tememos los hombres.


Tanto para el individuo como para la pareja el sentido de la posibilidad es una gran aventura.

 

Haz la prueba; coge papel y lápiz.

1 comentarios

lun

04

may

2015

Cerca y lejos

Supercoco ya sudaba -allá por los ochenta- para enseñarnos la diferencia.

 

Cerca y lejos, arriba y abajo...¿Por qué se esmeraría tanto en enseñarnos banalidades que todo el mundo sabemos?

 

Quizás porque intuía que son justamente esas banalidades las que explican los misterios más profundos de la naturaleza, en este caso humana.

 

Volkhard Knigge, director de la "Gedenkstätte Buchenwald" (antiguo campo de concentración nazi y hoy lugar conmemorativo, literalmente lugar para la reflexión), critica en una entrevista la intención de algunos pedagogos y padres alemanes de convertir la visita a un campo de concentración en asignatura obligatoria para los niños alemanes a partir de cierta edad.

 

 

Una tonteria- sentencia lapidario. El susto no enseña.

 

 

Es cierto, el susto asusta, y el asustado no reflexiona sino que reacciona.

 

Y los niños necesitan un mínimo de madurez para enfrentarse a esta asignatura: las atrocidades perpetradas por sus ancestros.

Socrates es considerado por algunos como el primer psicoterapeuta. Vanguardista como era, comprendió que para hacer reflexionar a alguien no hay mejor método que llevar el tema al terreno personal. De nada sirven los sermones, lo personal es lo que nos hace reflexionar. Lo que no nos toda, lo genérico, lo lejano queda archivado en forma de saber moral sin efecto práctico en la mayoría de las ocasiones.

 

Cuando algo nos toca personalmente o lo vemos cercano es más fácil que nos haga pensar.

 

Y es que un niño podría preguntarse, enfrentado a la realidad de las camaras de gas y la aniquilación en masa de judios (y otras comunidades) en la Alemania de mediados del siglo pasado, qué tiene que ver eso con él.

 

La pregunta no es banal -ni debería escandalizarnos- el niño tiene razón ¿qué culpa puede recaer sobre alguien nacido despues del año 2000 de algo sucedido 60 años antes?

 

 

Knigge no se queda en la crítica sino que hace una propuesta; relacionar Auswitz -y como se llegó ahí- con el mobbing en los colegios.

 

 

Tampoco ahora debería escandalizarnos la comparación: el mecanismo es el mismo y aunque el resultado, por suerte, no suele ser tan nefasto, es fácil imaginar la tortura que supone para un niño que sufre mobbing asistir al colegio cada día.

 

Además el mobbing no se da solo en el colegio, sino que lo encontramos en todas partes... en el trabajo, en el vecindario, en un partido político e incluso en casa. Esto tiene la ventaja de que no solo los niños puedan aprender de ello, sino tambien los adultos. Y es que el que más y el que menos lo conoce, el mobbing, bien sea por haberlo vivido en sus carnes, por haberselo inflingido a alguien o como observador pasivo. Quizás incluso haya alguien que pueda laurearse con la hazaña que supone haberse sublevado o haber defendido al débil, pero serán los menos. Como fueron los menos en la época nazi los que se pusieron de parte de las víctimas.

He ahí la diferencia entre cerca y lejos. Lejos está el nazismo y presionar a los niños para que se identifiquen con las víctimas, obligarles a sentir piedad u horror puede no surtir el efecto deseado.

 

El nazismo esta lejos, el mobbing cerca. Esa es la diferencia. Ya lo decía supercoco.

1 comentarios

jue

23

abr

2015

Tabu

Un tabu es una conducta moralmente inaceptada por la comunidad.

 

Los tabus cumplían en las sociedades primitivas -y lo siguen haciendo en la actual- funciones importantes de cohesión social e identidad grupal. Son los antecedentes a las leyes y su incumplimiento, hoy como ayer, es severamente castigado.

 

Cada grupo social tiene sus tabus, aquellos aspectos sobre los que no se puede hablar. Estos se transmiten de generación en generación de forma indirecta y casi siempre inconsciente.

 

El lenguaje es un vehículo potentísimo de transmisión de tabus, su potencia radica en que no somos consciente de esa función suya.

 

Que el lenguaje sirve para comunicarnos lo sabemos, pero que tambien acota aquello de lo que se puede hablar no es tan obvio.

 

 

Cuando un niño comienza a hablar muere un poco, pues acepta este marco.

 

Wittgenstein decía aquello de que "de lo que no se puede hablar hay que callar"; hay aspectos vivenciales que por motivos no siempre inocentes no tiene cabida en el lenguaje.

 

A menudo se podría decir que "de lo que no se puede hablar no existe". Oficialmente. Y cuando los niños, o los esquizofrénicos comienzan a nombralo -para lo cual a menudo necesitan inventar un lenguaje- se les penaliza; se les tapa la boca literalmente.

 


Hay un tabu muy potente que ni la secularidad ni la psicología ha conseguido romper.

 

El tabu del cuarto mandamiento: Honraras a tu padre y a tu madre.

 

Parece sobreentenderse que los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos. En mi trabajo con niños he aprendido que esto no es cierto. 

 

 A veces los padres no quieren lo mejor para sus hijos, a veces quieren lo mejor pero hacen otra cosa, a veces están ocupados en sobrevivir y no tienen tiempo de querer nada para ellos....se dan todas las posibilidades.


Y si es cierto que homo homini lupus, las personas que más capacidad tienen de hacernos daño -por obra u omisión- son los padres. Simplemente porque están ahí -o no- en nuestra etapa más vulnerable. En la etapa en la que más indefensos e impotentes somos.

 

Pero la rebelión contra los padres rara vez ocurre, y cuando ocurre va acompañada de fuertes sentimientos de culpa -que suelen sofocarla rapidamente.

 

 

Y la naturaleza parece ser sabia y haberse ocupado de que no tengamos conciencia de nuestra época más vulnerable, de nuestros primeros años de vida. En los primeros tres años de vida se desarrolla, en interacción con el medio, nuestro cerebro, se sientan los cimientos de nuestra personalidad.

 

Estos son, en realidad, los años más importantes de nuestro desarrollo.

 

Quién sabe si seguiriamos existiendo como especie si fuesemos conscientes de ellos.

 

 

Pero menos mal: de lo que no se puede hablar no existe.

En esta noche en este mundo

 


Las palabras del sueño de la infancia de la muerte
nunca es eso lo que uno quiere decir
la lengua natal castra
la lengua es un órgano de conocimiento
del fracaso de todo poema
castrado por su propia lengua
que es el órgano de la re-creación
del re-conocimiento
pero no el de la resurrección
de algo a modo de negación
de mi horizonte de maldoror con su perro
y nada es promesa
entre lo decible
que equivale a mentir
(todo lo que se puede decir es mentira)
el resto es silencio
sólo que el silencio no existe


II

no
las palabras
no hacen el amor
hacen la ausencia
si digo agua ¿beberé?
si digo pan ¿comeré?


III

en esta noche en este mundo
extraordinario silencio el de esta noche
lo que pasa con el alma es que no se ve
lo que pasa con la mente es que no se ve
lo que pasa con el espíritu es que no se ve
¿de dónde viene esta conspiración de invisibilidades?
ninguna palabra es visible

sombras
recintos viscosos donde se oculta
la piedra de la locura
corredores negros
los he recorrido todos
¡oh quédate un poco más entre nosotros!

mi persona está herida
mi primera persona del singular

escribo como quien con un cuchillo alzado en la oscuridad
escribo como estoy diciendo
la sinceridad absoluta continuaría siendo lo imposible
¡oh quédate un poco más entre nosotros!


IV

los deterioros de las palabras
deshabitando el palacio del lenguaje
el conocimiento entre las piernas
¿qué hiciste del don del sexo?
oh mis muertos
me los comí me atraganté
no puedo más de no poder más
palabras embozadas
todo se desliza
hacia la negra licuefacción


V

y el perro de maldoror
en esta noche en este mundo
donde todo es posible
salvo
el poema


VI

hablo en fácil hablo en difícil
sabiendo que no se trata de eso
siempre no se trata de eso
oh ayúdame a escribir el poema más prescindible
               el que no sirva ni para
               ser inservible
ayúdame a escribir palabras
en esta noche en este mundo

0 comentarios

dom

19

abr

2015

El amor me espanta

Créeme cuando te diga
que el amor me espanta
que me derrumbo ante un "te quiero dulce"
que soy feliz abriendo una trinchera.

Créeme cuando me vaya
y te nombre en la tarde,
viajando en una nube de tus horas
cuando te incluya entre mis monumentos.

Créeme cuando te diga que me voy al viento
de una razón que no permite espera
cuando te diga que no soy primavera
sino una tabla sobre un mar violento.

Créeme si no me ves si no te digo nada
si un día me pierdo y no regreso nunca.
créeme que quiero ser machete en plena zafra
bala feroz al centro del combate.

Créeme que mis palabras tienen de arcoiris
lo que mis manos de canciones finas
créeme, créeme
porque así soy y así no soy de nadie.

Que lo lógico no es lo real lo aprenderemos, si tenemos suerte, des-aprendiendo lo que nos han enseñado.


Aprendemos lo lógico, experimentamos la vida. Y la vida no es lógica, y lo que cuenta es la experiencia.

 

Lo lógico es querer y querer que te quieran. Lo real es que alcanzar esa lógica puede llevarnos toda una vida.


Y que algunos no lo conseguiran nunca.


El amor puede espantar y -aunque no suene nada lógico- hay algunos que se mueven con más facilidad en ambientes hostiles, pues es hostilidad lo que conocen, se han criado en las trincheras o han pasado demasiado tiempo en ellas.


En ese caso, si llega el amor y el impulso es salir corriendo -en dirección opuesta.



Y no corren en balde, corren porque intuyen la decepción. Más que intuirla, la han vivido ya, sobrevivido.... e intuyen que no podrán sobrevivirla una segunda vez.


No les espanta el amor; les espanta la inminencia de la decepción, de la pérdida inevitable.



Huyen por instinto de supervivencia.

Y es que por qué jugar con fuego, si ya dejaron atrás ese tiempo -el de la dependencia y las ilusiones frustradas- si han superado (con éxito) la infancia y son -al fin- autosuficientes.



Mejor dirigir la energía a ámbitos más controlables, al trabajo, por ejemplo, dónde la lógica funciona, los (pocos) sentimientos que hay se controlan y las decepciones son más predecibles (y soportables)...


Tengamos la vida bajo control; no habrá subidas, pero tampoco caidas.



Hagamos del amor un monumento, con el que poder soñar -a distancia.


Como, Ida, protagonista de la pelicula de Pawlikowski, que despues de probar las mieles del amor hace sus maletas y vuelve al convento, a entregarse a un amor que nunca podrá decepcionarla.

0 comentarios

dom

12

abr

2015

Niños quemados

Hay un diagnóstico de moda entre adultos-currantes: el síndrome de Burnout, del desgaste ocupacional o del trabajador desgastado.

 

Los síntomas que lo caracterizan no difieren de los de la depresión clásica, pero el hecho de que su nombre aluda a las causa lo distingue de esta -que algunos parecen creer que aparece por generación espontanea.

 

Y es que, si bien es cierto que hay gente que, por su biografia, es más propensa a sufrir episodios depresivos, no lo es menos que el trabajo puede ser un claro desencadenante.

 

Así por ejemplo la sensación crónica de que las exigencias superan los recursos puede llevar a un agotamiento incapacitante.


Pero de todos los factores laborales con potencial de quemar hay uno que destaca por su potencial: el humano. Homo homini lupus. No hay nada peor para el hombre que el hombre mismo- como tampoco hay nada más terapeutico.

 

El otro día en la sala de espera del médico dos enfermeras en recepción ofrecian un espectáculo lamentable.

 

A pesar de que nada indicaba que existiese una jerarquia entre ellas, una, la mayor, dominaba la situación y la otra se comportaba con una sumisión inexplicable; cualquier cosa que hacía o decía era comentado por su compañera -en voz alta quién sabe si para que todos pudiesemos oirla o indiferente a todos- que, enervada, le hacía saber porqué lo que acababa de hacer o decir estaba mal hecho o dicho. Constantemente.


La "víctima" no se reveló ni una vez y la escena era, incluso para los espectadores, difícil de soportar. La expresión de la chica -de resignación- era un cuadro, pero ella no protestó ni una sola vez en las dos horas estuve observando la escena. No se quejó ni una vez.


Ocho horas. Cinco días a la semana.

 

Era muy joven, pero le augüro un futuro laboral poco placentero y probablemente en algún momento se vea afectada por el síndrome.

 

La escena invitaba a intervenir pero en el fondo la suerte de la muchacha estaba echada.


Los adultos deberiamos contar entre nuestras capacidades con la de defendernos.

 

Y es que ahi afuera, nadie, si no lo hacemos nosotros, lo hará.


Solo ella misma podría haber puesto fin a la situación, pero obviamente esta chica no contaba con esa capacidad. La de defenderse.

 

Debe de haber algún motivo por el cual este síndrome afecte oficialmente sólo a los adultos.  Es demasiado duro, dice demasiado de nuestra sociedad, aceptar que los niños están quemados antes incluso de haber empezado a trabajar. Quemados por sobreexigencias parentales y escolares, pero sobre todo por carecer de la capacidad de defenderse.

 

Una niña de doce años me contaba el otro día que sufría abuso escolar desde que tenía uso de razón.

 

-¿Y cual es el motivo? ¿De qué te acusan? ¿Por qué se rien de tí?- le pregunté -pues no había nada en su aspecto que diese pistas. 

La pregunta pareció perturbarla...se quedó pensativa....

-No lo se- dijo - pero ahora que lo dice, en el vecindario era igual. Tambien allí me apartaban, se reían de mí.


¿Porqué?- volví a insistirle.

 

No supo contestar.

 

Hacía medio año el mobbing en el colegio había terminado de forma casi abrupta.

-¿Cómo?

-Tuve un par de ataques epilépticos, el profesor convocó a la clase y explico, que yo estaba enferma. Lo dijo con una expresión entre aliviada y resignada.

 

Ahora sí era una víctima. Oficial. Aunque los niños -provistos de un sexto sentido- siempre lo supieron.

 

Los niños pueden ser crueles. La sociedad es cruel. Y los padres deberiamos de enseñarles a defenderse en lugar de dedicarnos a negar la evidencia.

lun

23

mar

2015

Quo Vadis?

Cuando no entendemos el mundo es mejor tener algo a lo que aferrarse. Y puestos a aferrarnos mejor aferrarnos a algo seguro, exacto e invariable. A algo que no nos decepcione. Por ejemplo a los números.

 

Las matemáticas siempre han atraido a cierto grupo de melancólicos con tendencias aspergerianas y especialmente perturbados por la tendencia humana a cambiar de opinión.

 

Los números, los ordenadores y los datos nos ofrecen la seguridad que los humanos no pueden ofrecernos.

 

El perfeccionismo es hoy en día una cualidad muy aplaudida.

 

Hay que optimizarse y para ello se nos ofrece una variada gama de posibilidades. Podemos mejorar nuestro físico machacándonos en el gimnasio,  rendir más con ayuda de dopaje cerebral y si lo que queremos es estar más sanos podemos recurrir a los datos.

 

Además de las visitas preventivas al médico hoy podemos estar constantemente pendientes de nuestra salud gracias a un aparatito que podemos llevar siempre encima -Self-Quantified-   y que nos avisa de cuando hemos alcanzado el nivel óptimo de calorias -con lo cual el resto del día tendremos que limitarnos a beber agua o te sin azucar-, cuándo hemos dado suficientes pasos y cuando tenemos que levantarnos del sofa y dar un paseo, aunque no nos apetezca.

 

 

En resumen; nos controla  y amonesta a todas horas.

 

 

Las voces críticas se jactan de que hemos llegado a un punto en el que el estado puede tranquilamente delegar la tarea de la explotación. Gracias a los Self-Quantificed a partir de ahora se tratará de una autoexplotación.

 

¿Con qué fin?

 

Aparentemente sin temor de que se les acuse de haber perdido el norte completamente algunos optimistas y defensores de este estilo de vida nos promenten -sin base ninguna- una vida más larga e incluso la inmortalidad.

 

Y es que, si la autooptimización se convierte en el sentido de la vida, habrá que alargarla para creer que es un sentido-para-algo.

 

Controlados y obsesivos, pero al menos inmortales.

 

 

Milan Kundera, en su novela "La lentitud" decía que la velocidad era la forma de éxtasis que la revolución técnica había brindado al hombre.

 

Al volar, o ir en moto a toda velocidad, el hombre se olvida de su cuerpo y de su pasado y tiene la sensación de vivir en el presente. Se olvida del miedo.

Pero como vemos para olvidarse del miedo -supuestamente- no hace falta vivir en el presente. El Self-Quantificed tambien pretende que nos olvidemos del miedo. Del miedo a estar haciendo algo mal. Con el Self-Quantificed entregamos a la base de datos la responsabilidad sobre nuestras vidas. Si a pesar de ellos nos aparece un cancer, al menos habrá alguien a quien dirigir nuestras quejas.

 

Quizás algún día el aparatito esté contento con nosotros y los datos sean benévolos -aunque teniendo en cuanta la cantidad de variables que es capaz de medir, estos días serán singularidades.

 

 

Alguien dijo que el sentido de la vida era vivir.

 

Pero vivir es un término muy abierto; podemos vivir deprisa o pasar la vida preparándonos para vivir -aunque la decepción al encontrarnos, a pesar de toda preparación, al final, con la muerte de todos modos, puede ser brutal.

 

¿Por qué habrá desaparecido el placer de la lentitud? -se pregunta Kundera. ¿Se habrá ido con los caminos rurales, los prados y los claros?

 

¿A qué se debe esa veneración de la velocidad?

 

Para empezar a vivir propongo empezar sustituyendo a Tinder por Schubert...pero para ello tenemos que levantar la mirada de nuestro iphone.

 

 

 

0 comentarios

dom

15

mar

2015

Singularidad

La inmortalidad debe de ser el sueño más viejo de los seres humanos.

 

Y si creemos a los tranhumanistas nunca hemos estado más cerca de conseguirlo.

 

 

El transhumanismo es un movimiento cultural e intelectual  internacional que tiene como eventual objetivo transformar la condición humana mediante el desarrollo y fabricación de tecnología ampliamente disponible, que mejoren las capacidades humanas, tanto a nivel físico como psicológico o intelectual.

 

 


 

La fecha del advenimiento de la Singularidad, la fija el matemático y autor de ciencia ficción y creador del concepto, Vernor Vinge en el año 2030.

 

Llegado ese momento el hombre y la máquina se fusionarán creando un ente de inteligencia superior. Un Superhombre o Posthombre.

 

Ray Kurzweil, con su Bestseller "The Singularity is Near" popularizó el concepto. Él fija la fecha para el 2045.

 

La inmortalidad consistirá en superar nuestro sustrato biológico imperfecto y transferir nuestra conciencia a otro más estable y duradero; el de las máquinas.

 

Me parece interesante que etimologicamente, singular tambien significa, sólo; sin otro de su especie. Y es que si pensamos las teorías de los transhumanistas hasta el final el otro se hace realmente imprescindible: ¿para que lo necesitamos si con ayuda de nuestra superinteligencia y de la tecnológia podremos proporcionarnos todos los placeres que necesitemos- inclusive orgasmos más largos e intensos?

 

 

Dicen que melancólico es aquel cuyos pensamientos giran en torno a si mismo más que en torno al mundo. Cada vez más melancólica se está volviendo nuestra sociedad. La hiperespecialización de las disciplinas y los individuos, nos ha llevado a incubar ideas de grandeza llegando a creer que podemos explicar el mundo basándonos en nuestros míseros e incompletos conocimientos e ignorando el resto.

Así los transhumanistas hablan de transferir nuestra conciencia al ordenador, sin reparar en que a día de hoy, no se sabe a ciencia cierta qué es la conciencia y no se comprende -ni de lejos- como funciona el cerebro. Lo que si se sabe con seguridad es que no funciona como un ordenador, y que necesita del resto del cuerpo para funcionar.

 

Respecto al sufrimiento que pretenden eliminar, los transhumanistas parecen creer que eliminando la muerte y el dolor (ambas metas ya de por si bastante increibles y ni de lejos conseguidas) se habrá eliminado el sufrimiento. Pero...

 

¿que hay del aburrimiento?

 

Y ¿que pasa con otros problemas directamente relacionados con la inmortalidad como la superpoblación o la ecología?

 

¿y que hay de la desigualdad social?

 


Los transhumanistas suponen que estos aspectos colaterales se irán resolviendo solos, en una analogía clara a la ley de los mercados, que también se autoregulan, como ha quedado demostrado después de la última crisis mundial.

Hace más de medio siglo el filósofo alemán Martin Heidegger ya trató el tema de la tecnología moderna. Según él habría que dejar de imaginarla como una "herramienta" al servicio del hombre y comenzar a pensarla como un "ente", un "proceso " autónomo e incontrolable.

 

El tecnicum, como él lo llamaba es nuestro hijo y a la vez nuestro dueño. Somos sus creadores y sus esclavos. Y si nos descuidamos acabará dominando nuestras vidas.

 

Ya ha llegado el momento; el tecnicum ya nos dicta la vida que debemos llevar, moviles para estar constantemente conectados, aplicaciones que arrojan datos inutiles sobre cada insignificante movimiento que hacemos, que cuentan las calorias que ingerimos, los latidos de nuestro corazón, los pasos que damos para que podamos estar constantemente optimizándonos a nosotros mismos.

 

Si necesitamos todo eso o no, es algo que ni se plantea: está ahi, para hacernos la vida más fácil.

 

Más interesante me parece la visión de Stanley Kubrik -entre otras cosas porque su pelicula nos hace reflexionar -a diferencia de los transhumanistas que apelan a nuestra fe.


En su pelicula futurista 2001 Kubrik no muestra al hombre y a la máquina más que fusionados colaborando estrechamente. Pero cuando el conflicto, la sospecha surge, vuelve de pronto a regir el "salvese quien pueda". Para el hombre y para la máquina.


La amistad entre ellos era fingida. 



La imagen del humano expulsado al espacio, la inmensa soledad que esta imagen transmite, me parece la mejor alegoria de la Singularidad que se avecina.


1 comentarios

lun

09

mar

2015

La mentira estructuradora

La crítica que Zizek hace del sistema capitalista destaca un aspecto poco comentado de éste: su cinismo.

 

La actitud cínica es amarga cuando viene de los oprimidos pero arrogante y perversa cuando los que hacen uso de ella son los poderosos.

 

El cinismo -cuando viene del poder- es perverso porque pretende invalidar los argumentos de los perdedores haciéndoles parecer ignorantes o tontos. Pues los poderosos -ese es el mensaje- no sólo son los ganadores y los listos sino que además son -¿acaso alguien puede demostrar lo contrario?- los buenos. 

 

El ejemplo con el que Zizek ilustra su teoría es una conocida cadena de cafeterias que se promociona apelando a su labor social.

 

El mensaje de este establecimiento es el siguiente: una parte del dinero de cada café que tú te tomas nosotros lo destinamos a ayudar a gente de paises tercermundistas.


Pero resulta que el tercer mundo existe, y seguira existiendo, -y en ello radica la perversidad del argumento- gracias al sistema que la susodicha cadena de cafes representa.

 

 

Esta estrategia no es nueva, es la del rico que hace actos de caridad, para lavar su conciencia y poder disfrutar de su excedente sin remordimientos.

 

Y la cadena de cafés es aun más refinada; no sólo lava su propia conciencia sino que además nos ofrece la oportunidad de lavar la nuestra, y lo único que nos pide a cambio es que bebamos su café.

 

¿Qué menos se puede pedir?


Eso es una mentira estructuradora. Está tan incrustada en el sistema, tan fundida con él que puede resultar una tarea muy farragosa -y que no compense- empeñarse en encontrarle la brecha.

Las mentiras estructuradoras del sistema capitalista tiene una función muy importante: asegurar su hegemonia.

 

En el ámbito de la salud son las grandes empresas farmaceuticas las encargadas de asegurar el dominio del dinero.

 


El juramento hipocrático era un juramento público que hacían los médicos antes de empezar sus prácticas. Su contenido era de carácter ético, para orientar la práctica de su oficio,  el juramento se basa en la responsabilidad del ser humano y su conciencia de ella.

 

En este código se apela explicitamente a la importancia de no causar daño al paciente, así como a no dejarse corromper.

 

Ambas cosas están ocurriendo hace tiempo en el ámbito de la salud, pero la mentira estructurada consigue silenciar todas las voces críticas. ¿Cómo? Apelando a su cientificidad.

 

La medicina tradicional es científica. La medicina alternativa no es científica.

 

La medicina alternativa no se adhieren al método cientifico; la prueba controlada aleatoria. La prueba controlada aleatoria es un procedimiento científico con estatus de dogma de fe.

 

 

En la llamada medicina basada en la evidencia (atención al nombre), que es aquella que todo médico que se precie debe practicar, el nivel de evidencia clínica hace referencia un sistema jerarquizado, basado en estudios de investigación, que ayuda a los profesionales de la salud a valorar la fortaleza o solidez de la evidencia asociada a los resultados obtenidos de una estrategia terapéutica.


Estos son los niveles de evidencia científica

  • Ia: La evidencia proviene de metaanálisis de ensayos controlados, aleatorizados, bien diseñados.
  • Ib: La evidencia proviene de, al menos, un ensayo controlado aleatorizado.
  • IIa: La evidencia proviene de, al menos, un estudio controlado bien diseñado sin aleatorizar.
  • IIb: La evidencia proviene de, al menos, un estudio no completamente experimental, bien diseñado, como los estudios de cohortes. Se refiere a la situación en la que la aplicación de una intervención está fuera del control de los investigadores, pero cuyo efecto puede evaluarse.
  • III: La evidencia proviene de estudios descriptivos no experimentales bien diseñados, como los estudios comparativos, estudios de correlación o estudios de casos y controles.
  • IV: La evidencia proviene de documentos u opiniones de comités de expertos o experiencias clínicas de autoridades de prestigio o los estudios de series de casos.
 


La medicina basada en la evidencia ha sustituido al juramento hipocrático y los niveles de evidencia representan para los científicos poco menos que los diez mandamientos para los cristianos.

 

Si leemos los puntos con detenimiento y ojo crítico veremos que el criterio de los expertos, o sea, la experiencia del médico, se encuentra en el último nivel: ya no vale nada.

 

La tecnocracia ha conseguido desplazar el facto humano al último estrato (de evidencia).

 

Y ese es justamente el talón de Aquiles de la medicina tradicional, y a la vez el motivo de que las llamadas medicinas alternativas florezcan -para estupefacción de los científicos que no comprenden como a pesar de su empeño en explicarle a la gente las ventajas del método científico los muy ignorantes siguen prefiriendo permanecer ignorantes y tener fe en la homeopatia.

 

Lo que éstos médicos científicos no parecen ser capaces de ver es la mentira estructurada de las empresas farmaceuticas. Y esto no ocurre gratuitamente. Las farmaceuticas han conseguido hacerse tan imprescindibles en el ámbito de la salud que han dejado al médico sin más indumentaria que los medicamentos.


¿Y cómo va a prescindir un médico -sobre todo si es psiquiatra- de la única heramienta que le queda?


Y así los medicamentos han dejado de ser cuestionables. 


El dinero es el poder, las farmaceuticas sus representantes, los medicamentos el instrumento y el punto ciego el factor humano, ese que habían pretendido poder eliminar.


La semilla de la destrucción de todo sistema suele encuentrarse en su interior y si el empeño del hombre consiste en eliminarse a si mismo, al final lo acabará consiguiendo.

0 comentarios

dom

01

mar

2015

Solitude

Dichoso aquel que es amado sin tener que hacer nada a cambio.

 

Dichos Narciso, tan bello que todo el que lo vé lo ama al instante.  Narciso... ese ser solitario, siempre con un espejo cerca, indiferente al amor y a los otros.

 

Dicen que el melancólico es aquel cuyos pensamientos giran más en torno a sí mismo que en torno al mundo. Podríamos ver al narcisista como a un melancólico claudicado; él ya no espera que nadie le ame. Ha aprendido a ser autosuficiente. Se ama y eso es lo único que importa. Su vida ya tiene un sentido. Puede contemplarse en el espejo, y deleitarse con su imagen.

 

El mundo ya no es importante.

Los responsables de decidir qué diagnósticos se incluyen en los manuales de psiquiatría -qué se consdera en cada época un trastorno y qué no- estuvieron debatiendo seriamente excluir el trastorno de personalidad narcisista de los manuales diagnósticos.

 

El motivo: es demasiado frecuente en la sociedad occidental (la más interesada en estas etiquetas).

 

Me imagino que tambien el hecho de que los síntomas de este trastorno se asemejen tanto a los valores occidentales vigentes tambien les debía de incomodar.

 

¿Las claves del éxito en nuestra sociedad convertidas en trastorno?...algo falla.

 

Finalmente decidieron mantener el trastorno...¿atisbo de cordura? ¿inconsecuencia?... ¿miedo inconsciente a una sociedad completamente autista? Secreto de sumario.

 

Síntomas de Narciso:

 

  1. Tiene un grandioso sentido de autoimportancia (p. ej., exagera los logros y capacidades, espera ser reconocido como superior, sin unos logros proporcionados).
  2. Está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios.
  3. Cree que es "especial" y único y que sólo puede ser comprendido por, o sólo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto estatus.
  4. Exige una admiración excesiva.
  5. Es muy pretencioso, por ejemplo, expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus expectativas.
  6. Es interpersonalmente explotador, por ejemplo, saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas.
  7. Carece de empatía: es reacio a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.
  8. Frecuentemente envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él.
  9. Presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios.

Y vacilante e indeciso, desorientado ante las alternativas - melancolia o narcisismo- esta el hombre actual, el currante. Aun en busca de la perfección perdida, alentado por libros de autoayuda, eslogans publicitarios, gimnasios, dietas, medicamentos que aumentan nuestra potencia (tambien la mental).

 

El profesor de la universidad Berlinesa Byung-Chul Han ha reinterpretado el mito de Prometeo. Según él el sujeto actual es esclavo del rendimiento, que "se cree en libertad pero se haya tan encadenado como Prometeo. El aguila que devora su hígado en constante crecimiento es su álter ego, con el cual está en guerra. La relación del aguila y Prometeo es una relación de autoexplotación. El dolor de hígado, que es indoloro, es el cansancio".

 

La melancolia.


Observamos a Narciso con envidia, pues nosotros, por el contrario y a pesar de nuestros esfuerzos, no conseguimos ser amados. Observamos a Narciso pero no vemos su soledad que es todavía más acusada que la nuestra que, aunque desesperanzados y cada vez más perdidos, seguimos buscando el contacto.

9 comentarios

dom

22

feb

2015

Sobrevivir y defenderse (aun a costa de la vida)

El inconsciente es esa parte del individuo, ese agujero, que no puede ser simbolizado, es decir, que no es ni comprensible ni comunicable.

 

 

El tamaño del inconsciente debe de mantenerse acotado si queremos permanecer en la realidad. Si llega a abarcar demasido corremos peligro.

 

Cada experiencia traumática (en especial aquellas que sufrimos de pequeños cuando carecemos genuinamente de lenguaje, es decir de capacidad de simbolizar experiencias) incrementa el tamaño de nuestro inconsciente y nos separa del mundo.

 

Para ilustrar esto, Zizek, propone que observemos detenidamente el cuadro de Kasimir Malewitsc  "Cuadrado negro". 

 

Según Zizek, el espacio negro, el cuadrado, representa el inconsciente, el vacio, el superavit, lo que no puede ser comprendido; el trauma. El borde blanco encarnaría "la realidad"; lo que puede ser o ha sido comprendido y comunicado.

 

Este cuadro a su vez habría influido decisivamente en la obra de Rothko. Según Zizek la obra tardía de Rothko puede entenderse como una lucha desesperada por evitar que el negro -lo incomprensible- acabe invadiendo todo el espacio.

 

Y es que cuando la diferencia entre el negro y el fondo sea igual a cero todo será inconsciente. Nada podrá ser ya comprendido ni comunicado.

 

Todo se volverá desconexión, soledad, autismo.

 

 

Así podemos imaginar un brote psicótico: de pronto el espacio entre el inconsciente y lo simbólico, lo comunicable, desaparece y el individuo deja de vivir en el mundo real. El negro ha desplazado el fondo y al psicótico sólo le queda defenderse.

 

 

Una experiencia traumática es aquella que nos acerca a la muerte.

 

Haber percibido su existencia de cerca provoca que desde ese mismo momento toda nuestra energía se concentre en evitar que algo así vuelva a ocurrir. 

 

¿Cómo? Evitando a toda costa que nos olvidemos de la experiencia.

 

A partir de ese momento, el sentido de nuestra vida es no olvidar.

 

 

El efecto Zeigarnik postula que todo probema irresuelto tiende a permanecer más tiempo en la psique. Un trauma es un proceso incomprensible e irresuelto que tiene que permanecer irresuelto. De éste modo se evita que nos relajemos asegurando así nuestra supervivencia; no nos volveran a pillar desprevenidos, ni relajados.


No volverá a ocurrir.

 

¿Y que pasa con las noches? No es el sueño un estado relajado durante el cual procesamos -en especial durante la fase REM- las experiencias?

 

Si. Y quizás por ello la gente traumatizada no duerme bien; despiertan constantemente, tienen pesadillas, insomnio....


También por la noche funciona la defensa. Tampoco por la noche descansamos ni procesamos.

 

 

El problema es que el ser humano, al menos el hombre moderno occidental adulto, en tiempos de paz, no necesita esta defesa, pues su precio es la tranquilidad.

 

Sobrevivimos a costa de sufrir.

 

Para la humanidad tiene sentido. Para el individuo -el arriba descrito- no.

 

Según Zizek acercarse demasiado al vacio, al inconsciente, lleva a la aniquilación del lenguaje, de lo simbólico, de los otros. Y sin ellos, sin este orden simbólico que organiza "la realidad", el individuo deja de existir.

 

Después de un último intento desesperado de salvarse -sustituyendo esta tensión mínima entre el negro y el gris de sus últimos cuadros por atrevidos rojo y amarillo- Rothko se suicidó cortándose las venas.

 

0 comentarios

dom

15

feb

2015

La noche mágica

El hombre no ha hecho otra cosa que inventar un Dios, para poder vivr sin tener que matarse.

F. Dostojewski

 

Es imposible pasar por la vida sin ser tocado por el sufrimiento y la insatisfacción, sin tener que recurrir de algún modo a la idea de redención; en vida o última ratio, y en vista de que lo primero no suele ocurrir, después de esta.

 

A mayor sufrimiento -y más temprano- más arraigada la necesidad, mas imprescindible recurrir a esta idea para soportar las frustraciones constantes sin sucumbir. A mayor penuria vivida más patente se hará esta idea-ssensación en nuestra vida, llegará a dirigirla, a convertirse en su centro.

 

La noche mágica. Con ella suenan los jugadores; una noche mágica, que cambie su destino, que les proporcione una suma suficiente con la que poder dejar de jugar para siempre. Una noche en la que su suerte de un giro y se salven.

 

¿Y después?... después nada.

 

La noche mágica es el final, la salvación absoluta, la redención... la noche mágica es anhelo, esperanza: El paraiso. Como decía Dostojewski, "¿qué soy hoy? un cero, ¿qué puedo ser mañana? ...puedo descubrir al hombre en mí antes de que se haya perdido".

 

La noche mágica es nuestra última oportunidad.

 

La idea de salvación no es exclusiva del jugador; guia la conducta de la mayoría de nosotros pues inconscientemente (a diferencia del jugador que ha tomado conciencia de ello y repitiendo obsesivamente la jugada ha comenzado a  conjurarla compulsivamente) la mayoría de nosotros vivimos con esa esperanza.

 

Un trabajo, una casa en propiedad, una pareja, unas vacaciones, la tan anhelada fama, el final de nuestra depresión, el comienzo de nuestra felicidad.....  Y cuando la noche mágica, al fin llega, decepcionados, o simplemente insatisfechos, comenzamos a imaginarnos la siguiente -en el mejor de los casos.

 

"Mañana, mañana todo cambiará"

F. Dostojewski

 

1 comentarios

dom

15

feb

2015

Lo real y lo subjetivo

La objetividad es siempre la de un autor, es decir subjetiva

Andrej Tarkowski

 

 

En Julio del 1929 apareció en la revista alemana Archiv für Psychiatrie und Nervenkrankheiten un árticulo títulado "Sobre el electroencefalograma del hombre" de Hans Berger. El autor presenta en él los interminables experimentos que ha llevado a cabo durante años en animales y personas con la intención de registrar la actividad eléctrica cerebral. El resultado, al fin, es una curva de actividad eléctrica continua y rítmica para la cual Berger propone el término "Electroencefalograma". Su artilugio era capaz de registrar ondas en nuestro cerebro, aplicando electrodos en la superficie del craneo y de traducirlas a un patrón escrito.

 

Como podremos imaginar, Berger no tenia ni idea de qué significaban estas ondas.

 

Esta nueva posibilidad no aportaba ningún aligeramiento a la vida diaria, no suponía ninguna distracción y ni siquiera su utilidad médica era todavía vislumbrable. Pero la promesa que encerraba era aun mayor: la elucidación de nuestros pensamientos....."hoy es todavía un jeroglifico indescifrable, pero mañana podremos quizás, reconocer en él las enfermedades mentales y pasado mañana seremos capaces incluso de escribir cartas en el lenguaje del cerebro".

 

El hombre tiene la curiosa cualidad de crear cosas que no entiende, cuya aplicación práctica tendrá que definir a posteriori. Cual Dios que crea al hombre y no imagina lo que esto implica.

 

El electroencefalograma se fue perfeccionando y es hoy en día un instrumento imprescindible en el diagnóstico de la epilepsia. Hasta tal punto es imprescindible que llamamos a aquello que registra "datos objetivos" para contraponerlo a aquello que nosotros podamos ver.

 

De este modo un ataque epiléptico ya no es algo que vemos sino algo que el EEG registra. Si vemos un ataque, pero el EEG no nos muestra, eso que nosotros hemos decidido que sea su correlato, el ataque epiléptico no es tal.


Si no vemos nada pero el EEG registra, entonces será que estamos sufriendo un ataque.

 

Sin su correlato correspondiente no estamos teniendo un ataque epiléptico sino psicógeno, que viene a querer decir subjetivo. Menos serio.  Pues ante él si somos realmente impotentes.

 

El EEG ha acabo sustituyendo a nuestro juicio. No nos fiamos de nuestra mente, queremos información palpable, visible y olvidamos que al final también esa información debe pasar por el filtro de nuestra subjetividad.

 

El EEG se ha intentado aplicar a otros ámbitos de la medicina. Se ha registrado la actividad de gente disgnósticada de esquizofrenia, depresión etc...siempre con la intención más o menos clara de encontrar algo con lo que sustituir nuestro juicio subjetivo, con la esperanza de que llegue un día en el que podamos precindir completamente de él.

 

Pretendemos crear algo que nos permita, al fin, dejar de pensar, que despeje nuestra última duda, que nos permita predecir el futuro.

 

Pero casi 100 años despues de que Berger registrara el primer EEG la promesa de leer los pensamientos a partir de él no se ha cumplido. Seguimos sin poder diagnosticar ninguna enfermedad mental -a parte de la epilepsia, que se considera neurológica- guiándonos por el EEG. Seguimos siendo incapaces de traducir las ondas a pensamiento. Como mucho podemos decir en algunos casos si alguien esta concentrado o relajado, durmiendo o despierto.

 

Tambien podemos saber si alguien esta muerto o vivo.

 

Pero eso ya sabiamos hacerlo antes.

 

Si queremos saber lo que pensamos o lo que sentimos tendremos que fastidiarnos y seguir hablando.

 

Lo que más nos molesta es que, a pesar de todo el avance tecnológico, al final seguimos dependiendo de nuestra subjetividad. No hay forma de deshacerse de ella.

La pregunta es...

 

¿a qué se debe este empeño?

 

¿a qué esta desconfianza tan profunda en nosotros mismos?

 


 

 

1 comentarios

lun

09

feb

2015

La duda

Descartes llegó a la existencia por la duda. Puedo dudar de todo -pensó- menos del hecho de que dudo.

 

El personaje de "Memorias del subsuelo" está convencido de que el hombre ama el sufrimiento, pues éste es negación, duda, y la duda es el único motivo de la conciencia.

 

Sin la duda me puedo abandonar a los instintos.

 

Sin la duda todo es fácil y rectilineo.

 

Sin la duda la conciencia se hace innecesaria.

 

 

Y la conciencia ocupa -según Dostojewski- el rango más elevado en la escala de valores del hombre. Donde no hay duda no hay esperanza. Donde la duda acaba no solo no hay nada más que hacer, sino tampoco nada más que buscar.

 

Y eso nos atemoriza.

 

Pues el ser humano tiene un miedo instintivo, inherente a su naturaleza, a alcanzar la meta. A dejar de dudar.

 

Como ser imprudente que es, ama el proceso de aspirar pero le teme, como a ninguna otra cosa, a la llegada. Y puede que por ello el sentido de la vida humana no sea más que eso; un constante aspirar sin llegar nunca.

 

A aspirar dedicamos nuestra vida, por aspirar lo sacrificamos todo, pero encontrar, llegar... eso nos aterroriza. Puede que sospechemos que al final de la escalada no hay nada y que una vez ALLÍ nos encontraremos con que atisba muerte.

 

 

El hombre cínico de las profundidades se pregunta también porqué estamos -a pesar de la obviedad de nuestra querencia por el sufrimiento- tan irrevocanlemente convencidos de que sólo lo normal, lo positivo, solo la felicidad es ventajosa para nosotros.

 

Seguramente esta creencia que sigue las leyes de la lógica no sea aplicable a la naturaleza contradictoria del ser humano.

 

¿No ama el hombre, en la misma medida que la felicidad, el sufrimiento, el caos y la destrucción?

 

Sin ellos, sin la duda, sin el caos, sin la destrucción llegariamos a la meta y que allí nos encontrariamos con que 2+2 son 4 y ...

 

¿después?

 

 

Es por eso -nos dice el hombre de las profundidades- que nunca renunciaremos a nuestros males.

 


1 comentarios

jue

05

feb

2015

La búsqueda

El planeta Solaris está rodeado de un oceano misterioso que tiene la propiedad de leer la conciencia de los que se aproximan a él enviándoles después visitantes, que son imágenes virtuales extraidas de su conciencia y materializadas. El líquido del planeta se encuentra en constante evolución, transformandose sin repetirse nunca.

 

Alrededor de este misterioso planeta se ha desarrollado una ciencia; la solaristica.

 

Kelvin debe asumir el mando de una misión de la que sus actuales responsables parecen haber perdido el control. En la base están ocurriendo cosas extranas que nadie puede explicarse.

 

Los integrantes del proyecto -resolver el misterio de la solaristica- son el astrobiólogo Sartorius, el cibernáutico Snaut y el fisiólogo Gibarian.

 

Al llegar a la nave Kelvin se encuentra con que Gibarian se ha suicidado.

-No te asustes si te encuentras con algo que no somos yo ni Snaut. Le previene Sartorius.

Kelvin quiere saber qué es lo que puede encontrarse, pero Sartorius le aclara que lo que vea sólo depende de él mismo.

 

Gibarian antes de suicidarse dejó un mensaje para Kelvin en el que le prevenia que, pasase lo que pasase, lo más importante era que no pensase que era locura. Y que él no veia otra solución que la aniquilación del oceano; su destrucción supone la única posibilidad de contacto con el mostruo.

 

 

Gibarian se ha suicidado incapaz de soportar sus visitantes, de enfrentarse a su conciencia. Sartorius, un ser cínico y frio, tambien tiene sus visitantes: un enano demoniaco que simboliza la ceguera de la vida. No le perturba pues no existe vínculo emocional con él. Sartorius ha vendido su alma a la ciencia. Se ha entregado a la búsqueda de la verdad científica.

 

Por otra parte esta Snaut. Un ser sin conciencia, sin pasado, desolado, sin entusiasmo; un hombre sin porvenir. Derrotado.

 

 


Solaris gira en torno a una pregunta básica, planteada por Snaut, derrotado, pero lúcido:

-¿Y si el tan ansiado contacto con el planeta fuese eso -el encuentro con la propia conciencia?

-¿Y si el problema del hombre estuviese en el hombre y para resolverlo debiese mirarse a sí mismo?

 

¿Qué es lo que buscamos?

¿Qué significa nuestra curiosidad científica ilimitada?

 

Sigue Snaut:

"¿La ciencia? Una necedad. En realidad no queremos conquistar otros mundos. No necesitamos otros mundos. Queremos un espejo. Buscamos contacto pero nunca lo encontramos. Al ser humano le hace falta otro ser humano."

 

Queriamos el contacto con otra civilización...Se ha establecido el contacto! El microscopio ya puede mostrarnos nuestra horrible fealdad, nuestra locura, nuestra vergüenza!

 

 

Destrozemos el oceano.

0 comentarios

lun

26

ene

2015

La realidad

En la última entrega de la revista alemana Hohe Luft hay un artículo sobre las drogas, en concreto sobre la experiencia subjetiva de drogarse:

 

¿Qué pasa cuando estamos bajo los efectos de una droga?

 

¿Cómo es, por ejemplo, la experiencia de tomar heroina?

 

En la película "Erase una vez en America" el protagonista visita regularmente un antro chino para fumar opio. Desde fuera se vé claro: necesita evadirse de sus tormentos, anestesiarse.

 

Pero... ¿que experimenta?

 

Cuentan que la heroina es la droga de la felicidad absoluta, parece ser que es una felicidad tan plena, que aquel que la experimenta olvida incluso sus necesidades fisiológicas: todo esta bien como esta...esta perfecto...El mundo es capaz de darnos ese calor que tanto necesitamos, es un buen lugar para vivir...no hace falta moverse, no hace falta nada.

 

Esta experiencia es tan real como cualquier otra, diaria. Los autores la llaman Realidad 2 -la realidad bajo los efectos de la droga- para distinguirla de la Realidad 1; el día a día. La gris rutina. El mundo sin emociones fuertes...positivas.

 

La Realidad 1, la compartimos con la gente que nos rodea. Es la realidad intersubjetiva, en la que todos estamos inmersos. Cada uno a su manera, pero hay algo común, algo que todos parecemos ver, algo de lo que podemos hablar y podemos comunicar. Es una realidad social.

Merleu-Ponty, filósofo existencialista y psicólogo infantil pensaba que la percepción de la realidad iba asociada a una confianza ancestral básica en el mundo y en los otros.

 

En circunstancias ideales nuestro nexo social -los padres a la cabeza- irían corrigiendo constantemente, casi sin que nos apercibiesemos de ello, nuestras percepciones. Si, por ejemplo a causa de deprivación o aislamiento, este factor corrector no tuviese lugar, aparecerían -los experimentos sobre deprivación sensorial muestran que ya al cabo de pocas horas- síntomas como alucinaciones y paranoias.

 

 

Dependemos, lo queramos o no, del prójimo si queremos permanecer en la Realidad 1. La realidad intersubjetiva, compartida. Tenemos que fiarnos de nuestros padres, familiares, amigos, profesores...para permanecer aquí. Y tenemos que seguir fiándonos más tarde, del mundo, para no salirnos.

 

Si no lo hacemos, si no entramos en el juego social, si perdemos la confianza en el mundo...corremos el peligro de salirnos de esta realidad. Y el precio es muy alto; la desconexión. El aislamiento. El miedo. La paranoia.

 

La lucha constante por no volvernos locos. La soledad, al fin.

 

El problema es que las correcciones que el medio social hace no siempre son las que el sujeto necesita. La familia, la sociedad pueden estar perturbadas y para vivir entre ellos hay que dejarse perturbar.

 

Este dilema será la semilla que provocará en el sujeto el crecimiento de una tercera realidad -al margen de la compartida- que quizás vaya aunmentando con el tiempo, desplazando a la Realidad 1 y empujándonos hacía la Realidad 2.

 

 

Las drogas tienen la facultad de distender nuestra relación con el mundo, nos aislan de los otros, crean una distancia entre nosotros y el mundo, una indiferencia...Nos pueden llevar al cielo; pero será siempre un cielo particular, autosuficiente en el que sólo podremos permanecer mientras el efecto dure. La Realidad 2.

 

 

Cuanto más pequeña se va haciendo la Realidad 1, más nos tentará la Realidad 2 y cuanto más tiempo pasemos en esta realidad virtual, más difícil se nos hará soportar la primera.

 

Es el circulo de la adicción; el problema no es la droga.

 

El problema es la Realidad 1.

 

Puede que esa tercera realidad, esa de la que quizás hablaban los antifilosofos, la más personal, subjetiva, auténtica, sea la única alternativa para una vida satisfactoria. Pero tambien es ésta la que más energia requiere.

 

Y más valor; pues aquí estamos sólos pero sin anestesia.

 

Igual habría que combinarlas....

 



2 comentarios

mar

20

ene

2015

Mal de amor

En 1621 Richard Burton, un erudito inglés, publicó bajo la rúbrica "Anatomia de la melancolia" un compedió que pretendía abarcar todas las facetas de esta afección.

 

El libro está dividido en tres partes y una de ellas está dedicada al mal de amores.

 

Burton llena seis páginas (!) disculpandose ante un lector imaginario, irritado al ver éste tema abordado en un manual que pretende ser serio.

 

Comineza citando a Erasmo de Rotterdam "el amor es para un erudito un asunto imprudente e irrisorio" para terminar defendiendo la inclusión del trastorno en el manual, por representar una parte significativa del tema que le ocupa. La melancolia.


Clasificación

 

Comienza enumerando los diferentes tipos de amor -y es sintomático del capítulo entero que no hace diferencia entre el amor en sí y el mal de amores-; para Burton son lo mismo.

 

Ahí tenemos por ejemplo al "amor heroico" (también llamado lujuria excesiva). Existen diferencias territoriales, algunos pueblos se ven más afectados que otros. Los orientales y los paises del sur son más lujuriosos. Además, hay ciudades que -por causas que Burton no concreta- destacan en este aspecto sobre el resto del mundo. Por ejemplo Valencia (!) urbs est jam tota lupanar (toda la ciudad es un burdel). Cómo puede un hombre resistir las tentaciones en un lugar así!- se pregunta el autor.

 

Etiología

¿Qué provoca el amor? ¿Qué nos hacen sucumbir a "la peor de las pasiones"?

Los ojos. Son la antesala del amor. Mirar es el primer paso...los ojos son como dos cuchillos afilados que dejan penetrar la belleza, se hunden en el corazón y agujerean el alma.

 

Fenomenología

Y como en todo manual diagnóstico moderno -pero con mucho más humor- no podía faltar una enumeración detallada de los síntomas.

 

Burton se regodea ridiculizando a los amantes...

 

La mayoría de ellos, dice, pierden la cabeza. Son tan ciegos como tontos -y ambos aspectos van unidos.

 

Se les reconoce por su palidez y la delgadez extrema (lo dicho, imposible discernir si se refiere a los enamorados o a los despechados). Algunos sudan, jadean, tiemblan...en casos extremos incluso llegan a sangrar por la nariz al escuchar el nombre de la amada.

 

Pero los síntomas más claros -prosigue- sólo se reconocen cuando los amantes están juntos...una palabra... un beso... un halago...un beso...una pregunta tonta... un beso...y cuando él ya ha exprimido su cerebro y agotado su repertorio siempre podrá volver a echar mano de besos y abrazos; son siempre bienvenidos.

Aún cuando los amantes estén fuera de sí de embelesamiento, el amor es en la mayoría de los casos una plaga y fuente de sufrimiento.

 

Melle e felle fecundissimus amor. Empédocles, el filosofo, hablaba de un amante que practicándosele la autopsia se le encontró "el corazón quemado, el higado ahumado y los pulmones secos"...el diagnóstico estaba claro.

 

Tratamiento

Y por fín lo más importante -el libro de Burton pretende ser ante todo útil-; el tratamiento.

 

"Muchos dudan de que el amor tenga remedio"-dice...

 

"facilis descensus Averni,

sed revocare gradum,

superasque evadere ad auras,

hic labor, hoc opus est"

(el descenso al infierno es fácil, lo difícil es salir).

 

El que quiera sanar del amor ha de saber que la primera regla es el ejercicio y la dieta. Entre las pócimas y las hierbas indicadas destaca el cilantro; dificulta la erección del hombre.

 

Las siguientes estrategias parecen sacadas de un manual de autoayuda:

  • intentar insuflar en los amantes una pasión semejante pero de signo contrario...decirle por ejemplo "ha muerto tu amigo" o "has perdido todos tus bienes".
  •  difamar a la amada

 

 

En penultimo lugar, no podía faltar, el suicidio; el peñon leukadiko, conocido en grecia; todo amante que se arrojaba por él sanaba al instante.

 

Pero la mejor cura, la más rápida y segura, la más infalible es -aqui hay consenso absoluto entre todos los médicos de la antigüedad- dejar que los amantes se encuentren y se entreguen a su pasión...

 

optataque gaudia carpant....


4 comentarios

jue

15

ene

2015

Sentido de la posibilidad

"Si existe el sentido de la realidad, debe existir también el sentido de la posibilidad. El que lo posee no dice, por ejemplo: aquí ha sucedido esto o aquello, sucederá, tiene que suceder; más bien imagina: aquí podría, debería o tendría que suceder; y si se le demuestra que una cosa es tal como es, entonces piensa: probablemente podría ser también de otra manera. /.../ Lo posible abarca, sin embargo, no sólo los sueños de las personas neurasténicas, sino también los designios no decretados de Dios. Una experiencia posible o una posible verdad no equivale a una verdad auténtica menos el valor de la veracidad, sino que tienen, al menos según la  opinión de sus defensores, algo muy divino en sí, un fuego, un vuelo, un espíritu constructor, y la utopía consciente que no teme a la realidad, sino que la trata como problema y ficción."


R. Musil (El hombre sin atribtos)

El conductismo radical sufrió una herida incurable por los años 60. Entre otras cosas pesaba la crítica de Chomsky, linguista estadounidense.

 

 

Chomsky fue uno de los propulsores de la llamada "Revolución cognitiva" en la psicología científica. Según él, ni el condicionamiento clásico ni las teorías del aprendizaje podrían explicar nunca como un sistema finito -en este caso el lenguaje- era capaz de generar respuestas infinitas.


Paralelamente se sucedían los experimentos que mostraban que ante un mismo estímulo existian diversas posibilidades de respuesta. No cupo otra se tuvo que volver a contratar a la mente.


La "Revolución cognitiva" había comenzado.



Decía Chomsky, y en mi opinión la frase seguira siendo válida durante mucho tiempo que "es posible  -apabullantemente probable- que podamos aprender más sobre la vida y la personalidad humana de una novela que de la psicología científica".

 

Poco a poco los científicos - que por regla general van por detrás de los artistas y del sentido común - se han dado cuenta de que además de la mente, de la razón, hay otro actor al cual van a tener que contratar. Las emociones. Y he ahi el siguiente cambio de paradigma que apunta; la "Revolución emocional". 

 

El hombre no solo piensa, tambien siente. No hemos avanzado mucho, se podría pensar.

 

Puede que el sentido de la posibilidad sea uno de los aspectos que nos diferencien de los animales...aunque tambien es imaginable que lo posean. En todo caso el origen de la libertad humana, la diversidad, la chispa de la vida, y tambien la semilla de su perdición puede que encuentren en él su origen.

 

Y como todos los sentidos, tambien el de la posibilidad, es susceptible de quebrar si se le sobre- o infraestimula. Si se le deja campar a sus anchas -privando al sujeto de orientación- puede acabar por desbordarle y atraparle en la mente, bloqueado e incapaz de actuar; convertido en sujeto de la posibilidad.

 

Si por el contrario se le cortan las alas, el resultado puede ser parecido. Entonces tendremos el aburrimiento, el tedio, el hombre de la necesidad, su energia deberá concentrarla en reprimir las posibilidades y convencerse de que la suya es la verdadera.

Común a los paradigmas actuales, se acerquen más o menos a la "revolución emocional", es la creencia de que existe un aprendizaje, una huella, que explica y agota al sujeto. Esta es la opinión del neuropsicoanalista Eric Kandel.

 

Según Kandel es la huella que el aprendizaje graba en el cerebro lo que explica la memoria, el comportamiento humano y en definitiva el sujeto.

 

Eric Laurent, autor de "Lost in Cognition" plantea que lo que se pierde con la reducción del sujeto a una huella es el inconsciente, el hombre de la posibilidad.

 

Y es que ya lo decía Musil; "en la actualidad, el sentido del presente está totalmente sobreestimado; todo lo que és podría ser pefectamente de otro modo".

2 comentarios

sáb

10

ene

2015

La farola

A la neurología (y a la medicina en general) le esta pasando lo mismo que al borracho que buscaba las llaves debajo de la farola, a sabiendas de que no las había perdido allí. Las nuevas y mejoradas técnicas de imaginería cerebral proporcionan fotos cada vez más definidas de nuestro órgano pensante. A los médicos se les llena la boca contando teslas.


Hemos sucumbido a la técnica; las llaves tienen que estar ahí.

La lógica es la misma que la del borracho; a más luz más probabilidad de encontrarlas. Al final tendrán que aparecer.


El borracho tiene a su favor que él al menos sabe que no están allí...solo que esa farola daba tan buena luz!

 

Me sigue obsesionando el destino trágico de aquella niña cuya madre temía que sufriese alguna enfermedad grave. Para cerciorarse de lo contrario la llevaba constantemente al médico. Poco a poco iban apareciendo síntomas; alergias al principio, bronquitis, fiebres... finalmente el primer ataque epiléptico.


Llegó un momento en el que ya no cupo duda: la niña estaba grave.

 

El miedo de la madre aumentaba. Y el de la hija. Quizás, impotente e incapaz de soportar la mirada preocupada de la madre, su cuerpo decidió tomar el relevo.



Los representantes de la salud tambien seguimos estudiando a la niña. En el cerebro hay algo, el electroencefalograma no miente. Sigamos pues,  buscando, no se nos vaya a pasar por alto. Hay que seguir alumbrando y buscando ahí las causas de eso que quizás (solo quizás) nuestra búsqueda esté provocando.

 

Todos esos síntomas justifican con creces el miedo de la madre (que no al revés).

 

Ese chiste viejo del hombre y la farola esta lleno de filosofía. Nos habla de nuestros miedos -a lo nuevo y lo ambiguo- de fetiches, de tabus y sobre todo de nuestra desconfianza crónica hacia el sujeto.


Hemos creado la técnica y la hemos elevado a la categoría de un Dios.



Debajo de la farola el borracho sabe lo que debe hacer.

0 comentarios

lun

05

ene

2015

La confusión

Hay que sonreir y estar sano, aun a costa de la propia salud

"Historia de un idiota contada por él mismo". Félix de Azúa

 

 

Sin duda debe tratarse de un malentendido.

 

Lo único cierto es que aquel que se estira la piel de pronto parece más joven. Si, puede que tambien sea, a la vez, cierto que no ha rejuvenecido en realidad; aquellos que le conocen creen saber su edad. Y él mismo tambien la sabe.

 

¿Pero... sabe que no ha rejuvenecido?

 

Puede que este confundido.

 

 

El idiota de la novela de Azúa sobrevivió su infancia gracias a una sonrisa que años después, viéndola en fotos, se le antoja estupida. No, no era estupida, era una de las pocas armas que tenía: la sonrisa y la salud.

Sonreir y estar sano fueron las dos decisiones existenciales que tomó de niño, cuando tan poco margen tiene uno.

 

Estar sano le salvo de la enfermedad.

Sonreir no pudo salvarle de la tristeza. Pero tan idiota no era; él no había decidido ser feliz.

 

 

Un día -ya a salvo de la infancia- el idiota decide desprenderse de la sonrisa y dedicarse a investigar el amor y la vida.

 

Esta decisión, que tomo de adulto, me parece más heróica que aquellas, que más que decisiones fueron necesidades.

 

Ésta, la de desprenderse de la sonrisa, fué un acto de valentia.

 

Es difícil deshechar algo que promete ser el secreto de la felicidad.

Pero él -experto en sonreir- sabía que el método no era efectivo.

Servía, si, para pasar desapercibido, para integrarse en el mundo de los otros, pero no para ser feliz.

 

Cualquiera puede prolongar la infancia y seguir con la sonrisa puesta. Tal vez en las noches más oscuras se pregunte qué estará haciendo mal. Pero siempre podrá poner la radio.

 

Y es que no hay acto más heróico que el reencuentro con uno mismo.


Puede que a base de estirarse la piel uno se acabe diferenciando tanto de si mismo que llegue un momento en el que el reencuentro sea imposible. Quizás ahí nos sobrevenga la merte y nos salve de la cita. Quizás sea ese el objetivo, inconsciente, claro.

 

Así es que: Sonrie y se feliz, aun a costa de la vida

0 comentarios

jue

18

dic

2014

Las madres helicóptero

Los orígenes del concepto se remontan a la obra Between Parent & Teenager del psicólogo israelí Haim G. Ginott.

 

Lo que caracteriza a las madres (y padres) helicóptero es un estílo educacional marcado por una alta necesidad de control de sus hijos. Esta necesidad suele radicar en un miedo excesivo, unido a la creencia o esperanza de que fuese posible protegerlos de todo. Otra motivación puede ser, ver en el hijo un proyecto de vida, una extensión de uno mismo, una superficie de proyección en la que hacer realidad los sueños frustrados.

 

Sea como sea, los padres helicóptero sobreprotegen a sus hijos.

 

Y sí, los hijos de los padres helicóptero crecerán más seguros; puede que caigan menos a menudo del columpio o que de adolescentes tengan menos accidentes.

 

Por desgracia la sobreprotección es un arma de doble filo y con esos cuidados extras los padres están privando a sus hijos de una experiencia primordial para el desarrollo psíquico: la sensación de capacidad, de ser capaces de resolver los problemas por si mismos.

Recuerdo el caso extremo de una niña de diez años cuya sensación de autocapacidad estaba tan mermada que no era capaz de hacer pácticamente nada sin la ayuda de su madre. Esta la acompañaba a todas partes; en especial al hospital, pues la niña había desarrollado todo tipo de síntomas.

 

Llegó un momento en el que no era capaz de estar sola ni siquiera en su habitación. En el colegio tenia muchos problemas, en especial cuando percibia que la estaban examinando; en esos momentos caia en un estado de estupor y los profesores tenían que llevarla a una habitación aparte, donde permanecia hasta que se recuparaba. A consecuencia de este comportamiento su aprendizaje se había estancado.

 

Todos estos síntomas confirmaban a la madre en su sospecha de que "con su hija pasaba algo grave" de forma que regularmente la llevaba al médico a hacerle todo tipo de revisiones. Los médicos, que tampoco entendían estos síntomas tan diversos, le aplicaban todo tipo de pruebas -cada vez mas agresivas- de forma que iban apareciendo pequeñas anomalias. Estas anomalias que, de forma aislada, no hubiesen tenido ninguna relevancia, pasaban a tenerla porque se iban acumulando.

 

Lo malo era que junto con la sensación de no ser capaz de nada, en la niña se había ido gestando otra convicción: algo grave pasa conmigo.

 

Pánico era el resultado. Ya no podía dormir sola, tenia pesadillas y un miedo atroz a que alguien muriese.

Por las noches comenzó a tener alucinaciones: veía ojos que la observaban por todas partes.

 

Si en ese momento a los padres se les hubiese ocurrido llevarla al psiquiatra puede que un nuevo y fatal diagnóstico se hubiese sumado a los que ya tenía: esquizofrenia.

 

La resistencia del sistema; padres, médicos etc.. a contextualizar los síntomas es enorme. Hoy en día se suelen entender de forma aislada. O se les ve como un fenómeno neurobiológico y punto.

 

Según la psiquiatria actual, una alucinación es la consecuencia de una disfunción del sistema dopaminérgico. La solución es un neuroléptico.

 

Esta resistencia es facilmente explicable: el medicamento no solo tiene efectos positivos (y negativos) inmediatos sino que cumple una función aun más importante; exculpabiliza al sistema. Es el cerebro de la niña el que no funciona, el culpable -o enfermo que a efectos viene a ser o mismo.

 

Pero como decía el neurocientifico Thomas Fuchs: si las enfermedades no significan nada, entonces no hay nada que aprender, ni nada que cambiar, ni nada que hacer.


Tambien como miembros de la sociedad hemos perdido la sensación de capacidad: la delegamos en los médicos.

 

 

Pero como decía uno de los fundadores de la medicina psicosomática "no hay nada físico sin sentido ni nada psíquico sin cuerpo", por desgracia seguimos perdidos en el cerebro.

 

1 comentarios

vie

12

dic

2014

El hombre de la catástrofe

"El hombre de la catástrofe carece de destino, carece de cualidades, carece de caracter.

Su horrendo entorno social lo atrae con la fuerza de un remolino vertiginoso, hasta que renuncia a oponer resistencia y el caos brota en él como un geiser de agua hirviente. A partir de ese momento el caos se convierte en su hogar. Ya no existe para él el regreso a un centro del YO, a la certeza sólida e irrefutable del Yo: es decir, se ha perdido, en el sentido más estricto de la palabra "

 

Hace unos días me acordé de esta cita -creo que es de Cioran. Conocí a uno de estos hombres de la catástrofe, aunque más bien debiera decir niño, pues apenas tenía 17 años.

 

Su padre -que a su vez fué maltratado física y moralmente por su padrastro-  nunca había querido tenerlo y le humillaba y ofendía constantemente.


El punto algido de la relación entre ellos-y puedo imaginar que de la vida del niño- ocurrió cuando, a la edad de cinco años, el padre, incapaz de soportar alguna rabieta típica de esta edad, le llevó al baño y le metio en la bañera con agua hirvendo.

 

Puede que el niño hasta ese momento hubiese podido encontrar algún tipo de sentido a las humillaciones y agresiones sufridas. Pero esto era algo premeditado. El padre le había hecho daño a conciencia.

 

Es difícil construir una biografia retrospectivamente y con tan pocos datos, pero como decía Proust, hay meses en la vida que no tienen ninguna importancia, que sobran, y luego hay minutos en los que todo se decide.


A partir de ese momento este niño se convirtió en un hombre de la catástrofe.



Al poco tiempo de ocurrir este episodio el niño sufrió lo que los psicólogos llaman una regresión, es decir, perdió muchas de las facultades que hasta el momento había adquirido. De pronto no sabía ir en bici, ni nadar, ni comer o beber sin ayuda. Tuvo un ataque epiléptico.

 

La mayoria de estas funciones las fue recuperando, pero le quedó una incapacidad selectiva para aprender y recordar. Una amnesia anterograda. En el colegio fue incapaz de aprender, o aprendía y olvidaba lo aprendido al poco tiempo.


Su cuerpo estaba en el aula, pero su mente estaba en la guerra. Preparándose para ella.


Los numerosos test de inteligencia que se le aplicaron desde el momento en que comenzó a ir a la escuela siempre mostraban el mismo resultado: retraso mental.

Sin embargo conocía a la perfección todos los personajes y tribulaciones del señor de los anillos y aprendía sin problemas las canciones que le gustaban.

 

Lo que nunca olvidó -me lo dijo el mismo- fue el trauma (aunque el nunca lo hubiese llamado así).


No lo olvidó, pero lo habia perdonado, a su padre.

 

¿Cómo se perdona eso? -quise saber-.


Lo habia entendido, pues ahora tambien él odiaba a los niños. No soportaba su presencia. Le ponian muy agresivo...

 

Para seguir viviendo con ese episodio en su biografia acabó identificado con su padre.


Èl se había perdido.


vie

05

dic

2014

Homo homini lupus

"Fuera con el Pyramidon y todos esos remedios! A las causas de los dolores de cabeza en lugar de a la farmacia! Siento no conocer mejor su biografia, para saber, dónde se encuentra el origen de esos dolores de cabeza. Por otra parte, no se siente usted asqueada por lo artificial de las píldoras? No le resultan esos remedios -más allá de cualquier efecto que puedan tener, todavía más insoportable que sus dolores de cabeza- de los cuales uno puede al menos decir, que son naturales?


Por lo demás solo existe cura de persona a persona, como tambien el sufrimiento solo se transfiere de persona a persona..."


F. Kafka. “Cartas a Felice”

 

 

Según Hobbes, en su estado natural, el hombre es un lobo para el hombre. Se comporta con sus iguales de forma cruel. Menos conocida es otra frase de Hobbes, la otra cara de la moneda; el hombre es un Dios para el hombre.

Ambos aspectos son reales.

 

Las notivcias nos lo recuerdan todos los días; el hombre es su peor enemigo. Los acontecimientos más traumáticos, aquellos que dejan una huella más profunda y tienen un poder aniquilador más grande, son aquellos que el hombre provoca a sus iguales: violaciones, vejaciones, torturas, humillaciones, violencia, neligencia, guerras... dejan una marca mucho más profunda, agitan mucho más nuestra confianza básica, que cualquier catástrofe natural o accidente.


Es la intencionalidad de estos actos lo que los hace incomprensibles, in-integrables.


Lo que nos hace dudar -en el peor de los casos dejar de creer- de la naturaleza humana. De nuestros jefes, amigos, familiares y, en casos extremos ,de nuestros padres.

 

 

Y es que si el hombre es nuestro enemigo, entonces ¿quién nos protege?

 

Yo soy de la opinión de Kafka y pienso como él, que así como los mayores males vienen del hombre, tambien las curas más efectivas.


En un canal de television alemán hace unos días hicieron un programa sobre la relación entre la psique y el cuerpo. El título del programa era “Curate a ti mismo”, y mostraba gente que ante enfermedades mortales decidieron, no limitarse a ponerse en manos de la medicina tradicional sino hacer algo ellos mismos. En la mayoria de los casos echaron un vistazo a su vida y vieron que habían estado viviendo sin darle importancia a lo importante.



Lo que a la mayoria les faltaba eran relaciones personales satisfactorias.

Al final del programa el professor Schubbert puntualizó: No se trata de curarse a si mismo, nos curamos a través de los otros.

En la novela “Viaje al fin de la noche” el protagonista Ferdinand Bardamu, traumatizado por sus experiencias en el frente, profundamente decepcionado por la mediocridad y absoluta falta de solidaridad del prójimo, concluye para sí una noche de desesperación.

 

-          Al final de las decepciones hay que volver, a pesar de todo, a los hombre.

 

Es lo que hay.

0 comentarios

sáb

29

nov

2014

La mirada del otro

"Algo así como como un bebe no existe" decia Winnicott refiriendose a que es imposible imaginar un bebe sin su madre. Ambos forman una unidad y si falta la mirada de la madre, el "alma" del bebe no se desarrolla.


Pues el alma no está en el cerebro, como proclaman los científicos, el alma ocurre entre las personas.


Sin la mirada del otro no somos nadie. Literalmente; dejamos de existir.



 

"Así ha sucedido; soy yo el que me veo entre cuantro velas, que proyectan fantásticas sombras en la habitación y que es lo único que me distrae en esta soledad; tengo los brazos rígidos a lo largo del cuerpo; en las mangas se me han hecho algunas cortaduras (entre la gente del pueblo y pobre que viste a los muertos, existe la costumbre de hacer estos cortes con una tijera en la ropa cuando está en buen estado, pues creen que es la manera de hacerla respetar a los violadores de supulturas, que en otro caso se apoderan de ellas para usarlas o venderlas en las prenderías), lo mismo que en el pantalón, por las que asoma el blanco de la camisa y el calzoncillo. Un pañuelo negro, que seguramente subió la portera, oprime fuertemente mi mandíbula y deja marcada una raya en el pelo, que tengo algo crecido; seguramente lo puso para que no se desarticulara mi mandíbula y no me desfigurara; para mi es un tormento; varias veces he intentado chillar, abrir la boca; pero este pañuelo parece de hierro, me oprime con tal fuerza que me impide hacer cualquier movimiento; la lengua la tengo seca, como de papel, y siento las venas de mis sienes hacer tic-tac al compas del viejo reloj de caja alta que tiene un ventano tapado por un cuero por el que se asomaba a cantar un gallo al dar las horas; su pédulo daba de vez en cuando en los costados de la caja con un ruide seco parecido a los huesos de una calavera muy pesada. Los ojos los tengo cerrados, pero veo tan claramente la habitación como cuando tenía vida.

Los balcones están abiertos de par en par y corridas las persianas; de vez en cuando llega distante hasta mí el ruido de las ruedas de algún carro o el taconeo de algún transeunte sobre las losas. Lo que más me inquietaba y me producía verdadero horror es el no oír los pasos en toda la casa; parecía estar desierta, nadie me velaba, se habían olvidado de mí; una mosca se posó en mi mano y la recorrió durante un largo tiempo; yo la notaba, pero ella hacía su recorrido sin la menor preocupación sobre una cosa inerte como una mesa, un trapo; sentía muy cerca el olor de los cirios, que chisporroteaban, y que con el viento que entraba por los balcones, daban siniestros bandazos a lo largo de las paredes, y creía adivinar a través de los cristales de una vitrina pintada de negro, cuyos estantes estaban llenos de figuras góticas de maravillosos policromados, la sonrisa burlona y casi humana de una virgen primitiva a la que yo tenía gran cariño, con la cara muy brillante y blanca como un clown; era la única nota pesimista entre tanta tristeza; corría la cera y caía en gruesas gotas sobre la alfombra con un ruido seco y desagradable; de pronto, el viejo hizo que rodara un candelabro hasta mi caja; sentí el terrible pánico de ser quemado, quise gritar, pedir socorro, pero fue en vano; ni un grito salió de mi garganta; quise mover mis brazos, pero fue inutil: estaban rígidos; hice un supremo esfuerzo por incorporarme, pero no pude conseguir ni moverme una linea; la luz fue disminuyendo por momentos; sólo veía pequenas lucecitas por el techo, parecidas a las estrellas; luego nada, estaba muerto..."


La España negra. José Gutierez Solana.

1 comentarios

vie

21

nov

2014

Perdidos en el cerebro

 

Imagine esto: usted tiene un trabajo que no le gusta, al que dedica más horas de las que quisiera, en el que no se lleva bien con sus compañeros y al cual, para más inri, no encuentra ningún sentido.

 

Después de varios años así llega un día en el que no puede levantarse de la cama.

 

Diagnóstico: Depresión.

 

Para su sorpresa -y quizás alivio- su psiquiatra ni siquiera le pregunta por sus circunstancias. Le aclara directamente, que la depresión se debe a una falta de serotonina en el cerebro.

 

Solución: unas pildoras milagrosas con algunos molestos pero inevitables efectos secundarios.

 

 

 

En la página WEB de un centro de asesoramiento psiquiátrico español explican qué es y a qué se debe el trastorno por deficit de atención con hiperactividad, por ejemplo:

 

 

Pregunta (tendenciosa):Tienen los padres la culpa del TDAH de sus hijos?

Respuesta (rotunda): NO. No, los padres no tienen la culpa y no acepte que nadie se la eche.

 

 

También en este caso se da por supuesto que la culpa se encuentra en el cerebro…seguramente en el sistema dopaminergico.

 

Me imagino a los psiquiatras asesorando a los padres; deben de sentirse como los curas, librando constantemente a sus fieles de culpa.

 

-No, no es su culpa, el cerebro de su hijo es el culpable, esta defectuoso.

 

Da igual que usted se divorcie, que esté constantemente peleando con su mujer, que su marido le pegue, que sus hijos vean cinco horas al día la televisión, se lo pasen jugando a la consola o solos en casa. No se preocupe por esto (y que nadie le haga preocuparse!): eso no le influye.

 

Es el cerebro: esta defectuoso.

 

 

Ese es el mensaje.

 

 

Pero alguien dijo que llegada una edad la obsesión por sacudirse la culpa de encima se convierte en algo un poco cutre.

 

 

Y es que donde no hay responsabilidad –llamemosle culpa si prefieren- tampoco hay nada que aprender.

 

Si ante la depresión del adulto o los problemas del niño no tengo influencia, tampoco tengo nada que hacer. Una píldora mágica y ya tenemos, en el mejor de los casos, una solución de corta duración y un problema a largo plazo (la adicción física o psicológica).

 

 

Nos hemos dejado deslumbrar hasta tal punto por las neurociencias,  que hemos pasado a responsabilizar al cerebro de todo. El es culpable de cualquier pensamiento, palabra, obra u omission. Èl y solo él.

 

No cabe duda; estamos perdidos en el cerebro.

 

Apoyándonos en una aparatesca cada vez más rimbombante y precisa pretendemos entender al hombre y no nos damos cuenta que estos artilugios no producen absolutamente ningún conocimiento. Cuando hayamos hecho zoom en todas las estructuras cerebrales y creamos haber descifrado el cerebro –suponiendo que sea posible descifrarse a si mismo- nos daremos cuenta de que estas imágenes nos dicen de la persona tanto como el código genetico. Nada.  

 

Entonces, un tanto humillados, volveremos a recurrir –hacienda como que no nos damos cuenta - a la subjetividad.

 

Esa subjetividad que con tanto empeño habiamos creido poder erradicar.

 

 

 

1 comentarios

jue

13

nov

2014

Caos, miedo y control

Jurgen Kritz, en su libro "caos, miedo y control" describe la siguiente escena: Un bebe llora, su madre lo mece y lo tranquiliza.


Lo que la madre transmite a su hijo cuando lo consuela es, en primer lugar, la sensación de que todo está bien, de que ella domina la situación. El niño percibe que todo está bajo control. El caos se reduce

 

Una madre estresada - por contagio del llanto de su hijo o por sus propios problemas - no podrá calmar a su bebé; su expresión verbal, su voz, sus gestos y sus actos delatarán su impotencia o desbordamiento con lo cual, en lugar de tranquilizar a su hijo hará que su nivel de estrés aumente.

Lo que éste percibe es que el caos no es dominable.

 

Esta impotencia producirá en él el efecto contrario al deseado; el llanto se intensificará, la madre se estresará más y el hijo acabará gritando desconsoladamente.

Y es que el niño siente que ante el caos que percibe y que no entiende no hay nadie capaz de protegerle.

 

Todos necesitamos en mayor o menor medida sentir algún tipo de control.

Si finalmente la madre de la escena inicial es capaz de tranferir a su hijo el mensaje, todo esta bien, éste podrá a ver el mundo como un lugar que vale la pena explorar. El niño ha aprendido -la falacia necesaria que todos debemos aprender para poder vivir sin demasiados miedos- que el mundo es predecible.


Si no consigue aprenderlo su vida estará llena de miedos y el control le obsesionará.


Por desgracia la sensación de seguridad relativa no es para siempre, podemos perderla como consecuencia de una experiencia traumática. Cuando muere alguien repentinamente o nos ocurre algo que sacude nuestros cimientos, podemos sentirnos tan impotentes frente al mundo que lleguemos a pensar que éste no es un lugar bueno para vivir.

 



Muchas de las  acciones del ser humano van dirigidas a superar el caos y crear un orden. Un orden en el poder vivir sin ser presa del miedo.


Pero este orden puede degenerar en rigidez.


Las medidas que el hombre toma para ordenar el caos pueden rozar el absurdo o carecer absolutamente de sentido. La religión con sus rituales y sus credos pretende dotar al mundo de sentido y establecer un orden.

 

Tambien la ciencia, cuyo motor, la curiosidad, se alimenta del deseo de dominar el caos.

 

O las obsesiones. Controlamos el cerrojo para asegurarnos de que no pasará nada. Pero a pesar de que la puerta esta bien cerrada, nuestro miedo no disminuye con lo cual nos vemos obligados a seguir comprobando. Y ahi está la espiral. El cerrojo nunca podrá calmarnos porque no es la fuente real de nuestro miedo. Tan solo es un representante, un punto de proyección en nuestro intento desesperado de reducir la complejidad y hacer algo.

Jurgen Kritz en su libro llama la atención sobre los paralelismos entre las obsesiones-compulsiones y el método científico vigente; ambas aspiran a reducir el caos:

  • Excluyendo las variables incontrolables e impredecibles
  • Reduciendo las variables dependientes
  • Extrayendo información para pronosticar el futuro
  • Intentando ocultar o negar las propias intenciones y motivaciones, pretendiendo que no existen
  • Reduciendo nuestra experiencia al ámbito previamente definido y seguro

Lo que en el caso particular de las obsesiones y miedos es considerado una patología pasa a ser una virtud en el caso general de la ciencia o la religión.

 

Así pues, la obsesión por el control acaba siendo un grave problema; reduce nuestra flexibilidad, nuestra capacidad de vivir nuevas experiencias y de aprender. Hace que nuestra vida se vuelva monótona.

 

En el caso de la sociedad, además el ser humano se ha embarcado en una empresa imposible: controlar la naturaleza. Pero ya han advertido algunos nosotros somos tambien parte de la naturaleza y la parte nunca podrá dominar al todo. Como mucho podrá destruirlo.

 

En ello estamos.

 

 

 

 

2 comentarios

sáb

08

nov

2014

De lo que no se puede hablar....

Comunicarse no es hablar.

 

La comunicación precede al habla y se sirve de ella, pero nunca la agota.

 

A los dos o tres años los niños comienzan a utilizar el lenguaje. A los adultos nos parece un gran avance; por fin vamos a entenderlos, por fin van a saber expresarse y podrán decirnos lo que piensan.

 

Adios a las rabietas.

 

Pero los niños se comunican desde el momento de nacer. Se podría decir que, esta comunicación pre-verbal es incluso más autentica. Tan auténtica como la comunicación no verbal, que no se reduce a la mímica y los gestos, sino que incluye nuestras acciones y seguirá predominando durante toda nuestra vida, por encima del lenguaje.


Un niño que llora es que tiene alguna molestia. Puede que esta molestia no sea grave, pero algo le pasa o algo quiere. Tambien el silencio rotundo y prolongado de un bebe puede estar diciendonos algo.

 

El lenguaje es un sistema de representación que nos permite generalizar, dirigir la mirada a lo normativo, abstraer de lo individual y único e integrarnos en lo social y compartido.

 

Pero en este proceso socializador se pierde algo de real. Vamos renunciando a ello -al menos a comunicarlo- de forma casi imperceptible. A medida que aumenta nuestra capacidad de comunicación, disminuye nuestra ideosincrasia. Nos socializamos.


Y llegado un momento incluso olvidamos que las palabras son el sistema que utilizamos para representar la realidad. No son la realidad. No la sustituyen ni la agotan.

El lenguaje, como todo sistema de representación, siempre será imperfecto. Lo mismo ocurre con los diagnósticos que aspiran a representar los trastornos psíquicos y acaban representando a las personas que se identifican completamente con ellos; Yo soy depresivo, epiléptico, esquizofrénico....



Lacan decía que lo que se pierde en ese proceso de traducción de lo real a su código es el inconsciente. El inconsciente es lo que hay entre las palabras y los hechos. Y el que se identifica con su etiqueta, con las normas o cualquier otra idea compartida renuncia en parte al sujeto que hay en él, a lo subjetivo, lo individual e ideosincrásico para convertirse en un enfermo, una estadistica o una pieza de la sociedad, dependiendo del nivel de identificación.





Y llegado un momento incluso olvidamos que las palabras son el sistema que utilizamos para representar la realidad. No son la realidad. No la sustituyen ni la agotan.

El lenguaje, como todo sistema de representación, siempre será imperfecto. Lo mismo ocurre con los diagnósticos que aspiran a representar los trastornos psíquicos y acaban representando a las personas que se identifican completamente con ellos; Yo soy depresivo, epiléptico, esquizofrénico....



Lacan decía que lo que se pierde en ese proceso de traducción de lo real a su código es el inconsciente. El inconsciente es lo que hay entre las palabras y los hechos. Y el que se identifica con su etiqueta, con las normas o cualquier otra idea compartida renuncia en parte al sujeto que hay en él, a lo subjetivo, lo individual e ideosincrásico para convertirse en un enfermo, una estadistica o una pieza de la sociedad, dependiendo del nivel de identificación.


Hay niños que no aprenden a hablar. Otros que en pocos meses o semanas pierden todo el lenguaje adquirido. Y de los llamados esquizofrénicos es conocido que inventan sus propias palabras.


Cuando los psicólogos que trabajamos con ellos conseguimos transcender las etiquetas (los diagnósticos) y adentrarnos en sus historias personales encontramos en ellas algo de lo que no se puede hablar.


Puede que cuando el espacio entre lo individual y lo normativo sea demasiado grande, los niños acaben haciendo suya la frase de Wittgenstein que decía; "De lo que no se puede hablar hay que callar"...(o inventar).

 

1 comentarios

vie

31

oct

2014

La huida

Tengo una amiga con la que suelo quedar de vez en cuando para ir al cine. Nuestro gusto cinematográfico difiere bastante, de modo que vamos alternando. Esta vez le tocaba a ella elegir y fuimos a ver Song from the Forest.

 

Mis prejuicios me habían estado preparando para una película -a mi amiga le gusta todo lo étnico- en la que a través de la vida de un pueblo de salvajes se nos muestra la locura del mundo occidental, visión que comparto, con lo cual me parecía que me iba a aburrir un poco.

Nuestra sociedad, los padres como representantes de ella en la familia, suelen estar empeñados -no sin motivo- en preparnos para el mundo real.

En esto consiste la educación. En hacer de nosotros seres adaptados. Esta adaptación puede llegar al extremo, muchas veces consecuencia del miedo o la experiencia de nuestros propios padres, de obligarnos a dedicar nuestra vida a algo que no nos interesa.

 

Es la tragedia del ser humano; como no tiene fin en sí mismo (los griegos lo llamaban entelequia) éste se le impone. Ser próspero, llegar a ser alguien, ser feliz, pasar desapercibido, ser un buen ciudadanos etc..
Cuando el empeño -la presión- invertido en hacer de nosotros alguien supera un umbral puede surtir el efecto contrario; en nuestras mentes se fraguarán sueños escapistas que nada tendrán que ver con el fin que nos tenían preparado. Esto en el mejor de los casos. En el peor perderemos la motivación. O sucumbiremos.

 

Y es que estas concesiones (muchas veces aceptadas por los hijos como mal necesario y transmitidas a las siguientes generaciones) pueden dejar una herida tan grande que nunca deje de sangrar.

 

Decía Cioran que "cualquier concesión que hagamos va acompañada por un empequeñecimiento interior del que no nos damos inmediatamente cuenta". Y aunque es cierto que sin pequeñas concesiones no podriamos vivir en sociedad, muchas de estas pequeñas concesiones no son tan pequeñas como pensamos.

 

Las grandes concesiones son nocivas para la salud.

 

Renunciar a un sueño es una gran concesión. Más aun cuando no hay motivo aparente para hacerlo, o el motivo que hay no es nuestro.

El miedo es un mal guia y obligar a nuestros hijos a renunciar a sus sueños puede salirnos caro.

 

Louis Sarno (Song of the Forest) quizás cansado de no poder ser él mismo renuncia a su sociedad y se va a vivir con los Bayaka-Pigmeos. Una de las cosas que le fascinan de esta comunidad es que le dejan estar entre ellos sin hablar ni entender nada. Pues simplemente estar.

 

Desgraciadamente esta situación no dura mucho y, años después le vemos de nuevo enfrentandose a una sociedad que le exige justamente eso que él no tiene, aquello de lo que un día creyó poder huir: dinero.

 

 

Decía Mark Twain que la historia no se repite, pero rima.

0 comentarios

jue

23

oct

2014

Utopia: El progreso

Imaginemos un futuro no tán lejano: la tecnología médica ha avanzado tanto que es capaz de detectar en nuestro cerebro cualquier alteración y relacionarla con una perturbación psíquica.

 

La depresión se la localiza en el lóbulo temporal, la esquizofrenia se debe a una mala conexión entre el lóbulo temporal y el frontal, el deficit de atención se produce a consecuencia de un retraso en la maduración del lóbulo prefrontal.... y esto no acaba aquí; también la timidez está localizada, una amígdala demasiado grande nos traiciona en situaciones sociales.

 

Solo hay un pequeño problema: a pesar de los avances en el diagnóstico los remedios siguen siendo limitados.

 

Existen medicamentos pero son igual de inefectivos -a medio plazo- que los de antaño, eso si, tienes menos efectos indeseados, nos repetiran los médicos. Además, siempre nos quedará la cirugía -las voces críticas en este terreno callaron hace tiempo, como tambien lo hicieron en el caso de la cirugía estética.

 

Y aunque los cirujanos, siempre tán honestos y humildes, nos avisarán de que no pueden prometernos que salgamos convertidos en Einstein, por intentarlo que no quede!

Si con esto no tenemos bastante,  unos aparatitos se habrán ido labrando un lugar en nuestra vida. Hoy nos preguntamos cómo narices viviamos sin ellos!

 

Se trata de unos chips que llevamos integrados al brazo y de los que nunca nos separamos (en un pasado no tan lejano ocurría de vez en cuando que las personas lo olvidaban en casa, como quien olvida las llaves. Por suerte ya nunca más tendremos que sentir esa inquietud, que invadía ese día a nuestros antepasados.

 

Y es que la sensación de desconexión del mundo era total.

 

Los de nueva generación se nos integran pocos minutos despues de nacer, aun antes de ser entregados a nuestra madre, ya que de esta forma ella puede controlar, desde un primer momento, nuestro nivel de bilirrubina, colesterol y, no menos importante, el estado de nuestras heces.)

 

Por las mañana estos aparatos, después de darnos los buenos días, nos informarán de cómo hemos dormido; al despertar tenemos una polisomnografía de la noche -así como gráficos y estadisticas de los últimos meses- a nuestra disposición, en la que podemos comprobar, mientras desayunamos, si hemos dormido bien, es decir, si hemos pasado por todas las fases del sueño, en el orden y duración correcta o nos hemos saltado alguna.

 

Ya no tendremos que sentir que estamos cansados, lo sabremos: un vistazo al EEG nos dará la clave.

Al salir de casa, el chip seguirá cumpliendo sus funciones; por ejemplo, nos avisará si aceleramos demasiado nuestro corazón al correr para alcanzar el metro, o de si el croisant que desayunamos tiene demasiadas calorias etc...

 

Tampoco tendremos que preocuparnos de llamar a alguién al salir del trabajo (los que tengan que salir, pues la mayoría podremos trabajar desde casa) para tomar una cerveza; el aparatito nos habrá seleccionado 10 personas interesantes para chatear, y si estamos demasiado cansados, el mismo se pondrá a chatear por nosotros, para que no perdamos amigos.

 

Se podría pensar que con todos estos avances tecnológicos, nos sobrará tiempo para dedicarnos a lo que más nos gusta. Pues no, para nuestra sorpresa, cual hombres grises, al llegar la noche, estamos tan cansados o más que nuestros ancestros y de vez en cuando nos preguntaremos sorprendidos:

 

¿Qué ha pasado con mi tiempo?

 

Pero esa no es la cuestión, la pregunta es:

 

¿Estamos seguros que ésto es futuro?

1 comentarios

vie

17

oct

2014

El método paranoico-crítico

En las enfermedades psiquiatricas, cada vez más, el orden de los factores está alterado. Los trastornos se subordinan a los métodos de diagnóstico y tratamiento vigentes. A medida que la técnica -pharmakon- médica avanza, las enfermedades salen del cajón de sastre de la psiquiatria y pasan al de la neurología.

 

Se suele creer que las enfermedades neurológicas son aquellas cuya causa se localiza en el sistema nervioso; pero no nos engañemos; de la mayor parte de enfermedades neurológicas existentes estamos lejos de conocer la causa.

 

Lo único que sabemos es que con la tecnología actual somos capaces de localizar correlatos. La técnica a sustituido ya al hombre, o está en camino de hacerlo, a la hora de la que clasificar las enfermedades.

 

La empresa farmaceutica procede de modo similar.

 

Sin duda alguna el top ten de los trastornos psiquiátricos en la infancia, y desde hace poco ganando terreno en la edad adulta, es el trastorno por déficit de atención.

 

Su síntomas son problemas de atención, hiperactividad e impulsividad.

Los psiquiatras prefieren diagnosticar este trastorno, antes que buscar problemas afectivos o familiares que desencadenen estos síntomas. Tambien los padres, suelen preferirlo e los profesores, sobrecargados, imploran a las familias, que por favor, acudan a un especialista.

Pero lo cierto es que los problemas de atención siempre han sido la consecuencia de cualquier tipo de melancolia o ansiedad.

Los motivos por los cuales predomina este diagnóstico son diversos; Zeitgeist, falta de tiempo, de interés, pensamiento práctico y poco inclinado a la complejidad, y, sobre todo, que ahora supuestamente en este caso los psiquiatras, de nuevo tiene algo que ofrecer a sus jóvenes pacientes: Metilfenidato.

 

Mentiría si dijese que alguna vez me he sentido inclinada a probar las drogas; tengo poca experiencia en este campo. Sin embargo, desde que trabajo en el hospital con niños y observo la ligereza con la que se les medica, los psicofármacos si vienen interesandome. Pues si quiero criticar, mejor será hacerlo con conocimiento de causa.

 

El otro día comencé mi experimiento: metilfenidato.


Siempre pensé que yo tenía todos los síntomas del trastorno así es que para la ocasión elegí un día en el que necesitaba concentrarme especialmente. Aunque el mecanismo no se conoce ni de lejos con exactitud, al metilfenidato se le supone un efecto parecido a la cocaina. En niños hiperactivos se dice que el efecto es paradojico; les tranquiliza.

 

 

En mi caso los efectos se redujeron a hastio y dolor de cabeza (efectos secundarios frecuentes). Si mi capacidad de concentración aumento o no, no pude saberlo, pues directamente decidí no hacer lo que tenía que haber hecho.

 

Me sentí aliviada de ser adulta y poder elegir no seguir tomándolo, pues si fuese un niño, y desde fuera se me ve más calmada, igual a mis padres o profesores concluyen que estoy mejor (pues ellos si lo estarían claro) y me obligan a seguir tomándolo.

 

El pintor surrealista Dali decía que la única diferencia entre un loco y él mismo, era que él no estaba loco.

 

Lo mismo podría decir yo con respecto a los niños con déficit de atención. La única diferencia es que yo no tengo el diagnóstico, ni voy a tomar medicamentos.

 

Uno de los problemas de estos niños es que no pueden inhibir los pensamientos; las asociaciones entre ideas se suceden en sus mentes sin que sean capaces de controlarlas. Comienzan con un tema y terminan con otro. O no terminan ninguno.

 

Esto es, en especial para los niños en edad escolar un gran problema; cómo permanecer sentados, y supuestamente concentrados, ocho horas al día?

 

Supongo que Dali tenía este problema, pero tuvo la genial idea de sacarle provecho.

 

Lo llamo el método paranóico crítico y lo definió como un método espontáneo de conocimiento irracional basado en la objetividad crítica y sistemática de las asociaciones e interpretaciones de fenómenos delirantes.

 

 O sea, aprovechando que tengo muchos pensamientos activos, pensamientos que en realidad no están relacionados, los observo y hago algo con ellos.

 

Este método es aplicable a cualquier actividad, la pintura, la poesia e incluso las ciencias.

 

Dejemonos de fármacos y aprendamos de este método.

 

 

1 comentarios

vie

10

oct

2014

Veo, veo

El ser humano, a diferencia de otros animales, al llegar al mundo no es capaz de valerse por si mismo; depende de sus cuidadores para sobrevivir.

 

Este estado de dependencia se alargará unos años ya que su cerebro no está terminado al nacer, sino que se sigue desarrollando en constante interacción con el medio, en especial con la madre o primera persona de referencia, que será la primera representación del mundo a la cual el niño tendrá acceso.

 

Esta plasticidad cerebral que conlleva una independencia relativa de los instintos se traduce en una capacidad de aprendizaje y adaptación sin parangón en el reino animal.

 

Y es que, como dijo cierto biólogo molecular, la historia de la evolución puede verse como una emancipación progresiva del determinismo genético. Si existe el libre albedrio, este es mayor en el ser humano que en cualquier otra especie; nuestros grados de libertad son inmensamente mayores.

 

No somos totalmente libres pero tampoco estamos geneticamente determinados. Mucho menos de lo que algunos neurocientíficos quieren hacernos creer.

 

La función de los genes esta subordinada al ambiente; estos se activan o desactivan dependiendo de nuestras vivencias.

 

Esto, que puede parecer una ventaja, pues nos permite aprender y adaptarnos, es tambien nuestro talón de Aquiles.

 

 

Y es que si lo que aprendemos depende de lo que nuestro medio nos enseñe, entonces éste será determinante para nuestro desarrollo. Y si vivimos en un medio hostil tambien nos adaptaremos a él. Tambien el ambiente nos determina.

 

 

Un bebe de tres a cuatro meses ya cuenta con una memoria implicita -o prodedimental- suficientemente desarrollada para generar patrones de interacción que se adapten a los de sus cuidadores.

 

Estos patrones de interacción, Stern los llamaba "Schemes-of-being-with", funcionarán como guias de nuestro comportamiento. Durante el proceso de socialización, nuestros padres, de una forma casi imperceptible irán corrigiendo y ajustando estos patrones, de forma que poco a poco vayamos adquiriendo la capacidad de aplicarlos con flexibilidad a las diferentes situaciones y personas.

 

Si estos ajustes, esta retroalimentación externa, no se producen, ya sea por insensiblidad, negligencia o cualquier otro motivo, el niño se encontrará solo con su subjetividad y carecerá de criterios para validar su comportamiento.

 

Un vínculo seguro, o sea, una madre sensible capaz de ir realizando estos pequeños e imperceptibles ajustes en nuestra percepción (adaptando nuestra subjetividad a la de los demás) es lo que nos proporciona la confianza básica necesaria, la convicción de que lo que vemos es real.

 

Y es real porque es compartido.

 

Esta confianza básica es el factor protector más importante contra síntomas psícoticos; en primera linea alucinaciones y delirios.

 

Hoy en día la psicología, dominada por la corriente neurobiológica, está abandonando la hermeneutica y sucumbiendo a explicaciones sencillas, supuestamente basadas en la evidencia, pero tautológicas; describen pero no explican nada.

 

 

Arrastrados por la moda neuro nos olvidamos del saber acumulado durante muchos decenios. No deberiamos renunciar a este basto saber.

 

Merleau-Ponty, el filosofo de la percepción decía respecto a las alucinaciones: "La percepción se desarrolla en interacción con el medio ambiente, en especial, por ser el ser humano un ser social, con las personas. En el caso ideal, el nexo social ira corrigiendo de forma sutil y practicamente imperceptible nuestras impresiones. En caso de faltar este factor correctivo  (por deprivación) o de ocurrir sin tener en cuenta nuestras necesidades (maltrato o abuso) el resultado será una susceptibilidad a patologías de la percepción: alucinaciones y delirios".

 

Según Merleau-Ponty la percepción humana no esta determinada por nuestro cerebro sino que depende -tambien- de factores intersubjetivos.

 

El ser humano es un ser social y como tal esta inmerso en un nexo de relaciones sociales. Si estas faltan -o fallan- no solo pueden aparecer miedos y depresiones sino tambien paranoias, alucinaciones y delirios.

0 comentarios

vie

26

sep

2014

Pequeños traumas

Tanto la CIE-10 como el DSM definen el trauma como un acontecimiento extraordinario y catastrófico que amenaza nuestra existencia. Esta definición tan acotada hace que experiencias de humillación crónica, mobbing o incluso deprivación emocional no puedan considerarse sensu stricto como traumas.

 

Es por este motivo que los manuales diagnósticos ofrecen una categoría para el llamado "monotrauma" -el trastorno por estrés postraumático- pero fracasan con traumas más sutiles pero crónicos o experimentados en la infancia temprana.

 

Para los traumas complejos el DSM cuenta con un cajón de sastre, el DESNOS (Disorder of Extreme Stress not otherwise specified) que permite diagnosticar a las personas que no cumplen los criterios del Trastorno por estrés postraumático y a las cuales, por su edad, no se les puede diagnosticar un trastorno de personalidad.

 


Todos estos problemas son artificiales; surgen del hecho de pretender objetivar lo subjetivo.

La literatura nos ofrece la posibilidad de acercarnos a la experiencia subjetiva, que hoy en día, incluso en la anamnesis psiquiátrica, ha quedado subordinada a la simple enumeración de síntomas.

 

Veamos este fragmento extraido de "Cartas al padre" de F. Kafka:

 

"Solo recuerdo con claridad un suceso de los primeros años. Quizás tu tambien lo recuerdes. Una noche, yo, lloraba sin cesar pidiendo que me trajeran agua, no sin duda porque tuviera sed, sino probablemente en parte para fastidiar y en parte para entretenerme. Como algunas amenazas violentas no habían producido efecto, me sacaste de la cama, me llevaste al balcón, y me dejaste allí un rato, en camisa, solo ante la puerta cerrada. No pretenderé decir que eso estaba mal, puede ser que en ese momento no hubiese otra forma de conseguir el descanso nocturno, pero quiero caracterizar con ello tus metódos educativos y su efecto sobre mi.

 

Sin duda esa vez fuí obediente, pero había sufrido un daño interior.

 

Nunca pude establecer, de acuerdo con mi naturaleza, la relación correcta entre lo lógico, para mí, de aquel absurdo pedir agua, con lo extraordinariamente terrible de verme llevado afuera. Todavía años más tarde me perseguia la visión aterradora de ese hombre gigantesco, mi padre, esa última instancia, que podía, casi sin motivo, venir de noche a sacarme de la cama y llevarme al balcón, a tal punto yo no era Nada para él."

 

F. Kafka

Este acontecimiento, aparentemente sin importancia tuvo un efecto vehemente en la personalidad del escritor. Seguramente no fué el episodio en concreto el que traumatizó a Kafka pero ese momento de ser llevado al balcón condensa lo que Kafka denomina "tus métodos educativos y su efecto sobre mi".

 

 

Lo que la definición de trauma obvia es que éste está siempre en relación con las herramientas para defenderse con las que una persona cuenta. Un niño es completamente dependiente de sus padres; apenas tiene armas para defenderse, con lo cual la humillación, el desprecio o el ninguneo son para él una amenaza vital y a su identidad.

 

Este pequeño fragmento de Kafka nos acerca a su obra. El hombre insignificante e impotente que se enfrenta, sin fuerzas ni esperanzas, a una última instancia, omnipotente e incomprensible, en una odisea sin sentido y condenada de antemano al fracaso.

 

Como vemos un pequeño trama fue suficiente para una gran obra.

0 comentarios

vie

19

sep

2014

El miedo a la intimidad

Hoy en día parece ser un miedo sistémico.

 

-Berlín es una ciudad de paso, me decía el otro día alguien. -La gente está de paso, no quiere comprometerse, no sabe que va a hacer con su vida, no sabe que pasará mañana. La ciudad, y la época, invita a las relaciones esporádicas. Aplicaciones como Tinder facilitan la tarea.

 

Y es que, ¿para qué comprometerse con alguien, si mañana puedo encontrar a otro mucho mejor?.

 

¿Qué puede haber de malo en dejar una puerta abierta?

 

No podemos decidirnos, y es que decidir es saber renunciar. Y a renunciar no estamos dispuestos.

 

El psicoanalista alemán acuño en los 80 el concepto del "miedo a la intimidad" y como la mayoría de las veces, el nombre aparece, pero el fenómeno está por llegar. Y ahora está expandiendose por el mundo como una epidemia.

La gente se siente sola y recurre a las relaciones esporádicas para consumirlas como drogas. Y después del consumo uno se siente tan solo como antes.

 

El escritor norteamericano Foster Wallece escribió que contra la soledad existencial la literatura podía ser un antídoto pues nos permite asomarnos a la mente de personajes de ficción que, aun sin ser reales, ofrecen una superficie de proyección y una intimidad que no tenemos con nadie. No sabemos lo que pasa por la mente de las personas que nos rodean, pero podemos saber qué y cómo piensa el protagonista de una novela.

 

En la vida diaria no hay tantos momentos de intimidad.

 

¿Cada vez menos?

 

¿Ha sido siempre así?

 

Adam, el protagonista de Enemy, la nueva pelicula de Denis Villeneuve, sufre miedo a la intimidad. Adam teme a la mujer, teme ser devorado por ella.

 

Pero su miedo no acaba aquí...huir de alguien es más fácil que huir de algo que se lleva dentro. Adam no solo tiene miedo a la mujer, sobre todo se teme a si mismo. Hay algo extraño en él. Y entonces aparece el doble, ese personaje tan inquietante.

 

 

Es difícil que dos personas intimen; "tu estas demasiado lejos, yo estoy demasiado cerca, ninguno de los dos estamos aquí", dice un estribillo alemán y da en el clavo.

 

Tan difícil como enfadarse con la persona adecuada, en el momento adecuado y en la medida adecuada es intimar con alguien. Solemos estar en otro sitio. A menudo en algún lugar de nuestra historia en el que, bien de forma progresiva bien traumática, perdimos la confianza en el otro.

 

Cuando ocurre el milagro del enamoramiento, por un momento caen las barreras y nos sentimos uno con la otra persona. Pero esta pérdida de control, esta regresión de los sentimientos a estadios en los que nuestra dependencia del otro era real, puede provocar una sensación de perdida de control tan grande que haga que prefiramos huir a volver a depender de alguien.

 

Ida, la monja de la pelicula de Pawel Pawlikowski conoce de pronto al hombre de su vida. Un hombre que le ofrece la posibilidad de intimar.

-¿Y ahora qué? pregunta Ida después de su primera noche de amor. Él le ofrece ir al mar.

 

En la siguiente secuencia vemos a Ida con la maleta en la mano, de vuelta al convento.

 

¿Miedo a la intimidad?